Cuando los bolsos y mochilas afectan a la salud

Yamila Papa Pintor · 12 abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 2 enero, 2019
En este artículo hablamos sobre los posible problemas en la columna que, tanto niños como adultos, pueden tener al cargar con mochilas y bolsos demasiado pesados y sobre cómo podrían prevenirse.

Continuamente, vemos a los niños en la calle yendo a la escuela con mochilas pesadas. Cuando vamos al trabajo, llevamos una gran carga con decenas de carpetas, el ordenador portátil y todo tipo de objetos, y durante las vacaciones también actuamos de la misma manera.  No obstante, deberíamos saber que los bolsos y las mochilas demasiado pesadas pueden afectar a nuestra salud

Los niños y los grandes bolsos y mochilas

Los niños y las grandes mochilas

Con todas las clases y actividades extraescolares que tienen los pequeños, hoy en día, es común verlos con pesadas mochilas cargando todo lo necesario para su jornada.

La carga excesiva sobre sus hombros puede traer como consecuencia problemas y lesiones en la espalda desde temprana edad, aunque, tal y como señala este estudio publicado en Pediatría Atención Primaria, no hay asociación entre el dolor de espalda y el peso de las mochilas, por lo que habría otros factores que influirían en dicho dolor, aunque son necesarias más investigaciones.

Los expertos indican que la mochila de los niños para ir a la escuela no puede superar el 15 % de su peso corporal para evitar dolores de espalda, aunque lo ideal sería hasta el 10 % de su peso, como muestra esta publicación de la revista Fisioterapia.

El tamaño del bolso no es realmente el problema, sino las cosas que se cargan en él. La presión y la tracción sobre la musculatura y las articulaciones provocan, por ejemplo, que el pequeño camine encorvado hacia adelante.

Este exceso de peso por la mochila puede provocar escoliosis infantil e, incluso, cifosis (curvatura anormal de la espalda) o artrosis precoz, como se muestra en esta investigación llevada a cabo por un grupo de investigadores de la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de CES. También puede impedir un correcto crecimiento de los huesos.

No olvides leer: 4 ejercicios básicos para prevenir la escoliosis

Mochilas

¿Y qué sucede con las conocidas mochilas con carro o ruedas? Si bien en su momento parecía que se trataban de la solución a este problema, lo cierto es que hay quien cree que no son del todo correctas, ya que los niños tiran de ellas con un solo brazo y el esfuerzo es desequilibrado.

Además, tienen que poner el cuerpo hacia adelante para transportarlas. No obstante, resulta necesario realizar más estudios sobre este tema.

Algunos consejos para padres que tienen hijos en etapa escolar son:

  • Elegir mochilas con correas anchas y acolchadas.
  • Usar bolsos con firmes ajustes y respaldo acolchado.
  • Mantener la bolsa a 5 cm por encima de la cintura.
  • Repartir el peso y organizar los libros más pesados más cerca de la espalda.
  • Llevar siempre la mochila con las dos correas.
  • Mantener la espalda recta y, si es posible, coger libros con las manos.
  • Cargar solo lo importante de cada día.
  • Evitar usarla más de 15 minutos consecutivos.

Bolsos y mochilas pueden ser perjudiciales para la salud

El bolso es perjudicial para la salud

No solo los niños sufren por el peso de sus mochilas escolares. También los adultos que pasan muchas horas fuera de casa y realizan diversas actividades pueden padecer problemas en la columna y espalda.

La utilidad de un bolso o una mochila es indiscutible para los que salen muy temprano por la mañana, van al trabajo, al gimnasio, a la universidad… Sin embargo, este complemento no siempre es nuestro aliado debido al peso excesivo que recae en nuestra columna. Algunas personas llevan hasta 10 kg de peso todos los días.

El uso continuado de bolsos y mochilas puede provocar molestias en los hombros, los brazos o en las manos. Pero, sin dudas, quien se lleva la peor parte es la espalda.

Puede que te interese: 6 problemas de salud que te ocasionan dolor de espalda

Cómo utilizar los bolsos

Hay que equilibrar el cuerpo para que la carga no sea tan pesada. Usar bolsos y mochilas demasiado colgantes, es decir, con las correas en su máxima longitud, puede resultar más peligroso que la cantidad de peso que se transporta, porque tira el cuerpo hacia atrás y podría ser perjudicial para la columna.

En el caso de usar ese tipo de bolso llamado tote bag (un capazo de gran capacidad para poner muchas cosas) hay que tener cuidado y no sobrecargarlo. Muchas veces, se comete el error de llenarlo hasta el tope sin pensar en el peso que después habrá que llevar de aquí para allá durante horas.

Si tienes un bolso cartera estilo satchel de tiras largas, lo aconsejable es llevarlo cruzado o en el antebrazo, y cambiarlo cada cierto tiempo al otro lado.

Si el bolso es de asas cortas, hay que tener cuidado de no sobrecargar demasiado y de evitar usarlo mucho tiempo seguido (hasta 10 minutos por lado). De lo contrario, el codo se podría sobrecargarse y provocar epicondilitis lateral.

Los bolsos tipo bandolera son los más adecuados para evitar dolores en la espalda, aunque es preciso tomar ciertas precauciones. Por ejemplo, que tenga una tira acolchada y llevarlo lo más cerca del cuerpo posible para que el balanceo no moleste ni lastime.

En el caso de los clutch, se puede pensar que su pequeño tamaño no es problema, pero tampoco hay que despreocuparse por él. Cambia de mano cada cierto tiempo para no forzar demasiado las articulaciones.

Las pautas básicas para el bolso

bolsos

Si te duele la espalda, el hombro o el brazo de tanto cargar mochilas o bolsos, presta atención a estas cuatro recomendaciones que te damos a continuación:

  • Elige bolsos pequeños.
  • Rebaja el peso de la carga a máximo 1 kg.
  • Cambia de posición el bolso cada 5 o 10 minutos para que la circulación de la sangre no se corte.
  • Prefiere una mochila para la espalda y con las dos correas para que la columna no se resienta.

Además, es bueno hacer ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda y mantener una postura correcta todo el día, aunque no se esté llevando el bolso. Asimismo, evita el sedentarismo y camina lo más erguido posible.