Cuando menos lo esperaba, el silencio me dio todas las respuestas

No tengas miedo de quedarte a solas y en silencio, porque será entonces cuando puedas encontrar la solución a muchos de esos problemas que te afligen y cuya respuesta está en tu interior

Vivimos en un mundo tan ruidoso que apenas nos permitimos escucharnos a nosotros mismos. Buscar compañía, evitar estar lo menos posible solos, todo esto hace que huyamos de algo muy importante: el silencio.

A mucha gente le aterra esta ausencia de ruido o, al menos, de ruidos potencialmente conocidos. Por ejemplo, el sonido de un coche, los bomberos, gente hablando…

Lee: Cómo el ruido afecta nuestra salud

Cuando se encuentran en la naturaleza se empiezan a poner nerviosos. Cualquier sonido extraño les hace saltar desconfiados.

No obstante, sobre todo, de lo que quieren escapar es de ese silencio interior que los acecha.

¿Por qué huimos del silencio?

semaforo-y-paraguas-negros

Huimos del silencio para no encontrarnos con esos problemas que nos sacuden en nuestro día a día. Tememos tener que reflexionar sobre ellos, enfrentarnos al dolor, mirarlos a la cara.

Sin embargo, es en este silencio donde se encuentran todas las respuestas cuando consideramos que todo está perdido, que el mundo se termina.

Alguien que se encuentra bloqueado o que no es capaz de poner fin a una relación no puede salir de esta vorágine de malestar porque tiene miedo a escucharse.

Siempre es mejor mantenerse en la mentira, o eso es lo que creemos. Seguir bajo esas expectativas, escondiéndonos en ese ruido que nos genera malestar pero que, de alguna manera, alimentamos.

Descubre: La trampa mortal de las expectativas

Nos transformamos en víctimas, cuando en realidad sabemos dónde está la solución. Optamos por huir en vez de sacar toda nuestra fortaleza y terminar con lo que tanto daño no está haciendo sufrir.

Es duro ser valientes y buscar en el silencio las respuestas. Es difícil quedarse callado y observar el mundo y lo ocurrido sin juzgar ni criticar.

Las respuestas se encuentran dentro de nosotros

mujer-sola

Cuando la vida se vuelve en nuestra contra, cuando consideramos que tenemos mala suerte, debemos empezar a escudriñar dentro de nosotros mismos.

Lo natural es que le comentemos nuestros problemas a algún amigo o familiar, e intentemos que ellos nos den una solución. Sin embargo, aquí la responsabilidad es toda nuestra.

Si accedemos a ayuda profesional nos daremos cuenta de esto. Los psicólogos, por ejemplo, no juzgan, no te dan la solución, sino que nos toman de la mano y nos guían para que sepamos encontrar esas respuestas que buscamos.

A veces dudamos de nosotros mismos y por eso tendemos a centrarnos siempre en lo que es externo a nosotros. Nos equivocamos, sin duda, pues toda solución reside en nuestro interior.

Creemos que no podemos, que somos débiles o que no sabemos cómo encaminarnos de nuevo. No obstante, todo esto es fruto de una clara ausencia de escucharnos.

No te pierdas: El saludable arte de disfrutar del silencio

Hay una vocecita en tu interior que te indica hacia dónde tienes que ir. Tan solo debes escucharla y, para eso, el silencio será tu mejor aliado.

Bucear en nuestro interior

niño-interior-herido

Bucear en nuestro interior es terrible, a veces, porque esto en ocasiones implica toparnos de frente con ese niño herido que aún llora dentro de nosotros.

En otras circunstancias puede implicar encontrarnos con esas partes de nosotros mismos que negamos y que rechazamos.

En este caso, es importante mantener nuestra mente abierta y aceptar que podemos cometer errores.

¿Has dado alguna vez un paseo por la naturaleza en silencio o has necesitado llevar música en tus oídos? Esto ya determina si te da miedo o no enfrentarte a esa ausencia de sonidos.

No tengas miedo a mirar a los problemas de frente. No te vamos a negar que sentirás dolor, pero ¿acaso este remite cuando huyes de todas las dificultades que te asolan?

Lo más probable es que la respuesta sea un “no”. Así que deja de utilizar esta táctica tan dañina y que no soluciona nada, sino que lo empeora todo.

Antes de irte lee: Una dosis de soledad es necesaria en nuestras vidas

heridas-emocionales

En el silencio te encontrarás a ti, tu mejor aliado, quien sabe qué debe hacer sin miedos, sin expectativas, sin quizás…

Ha llegado el momento de dejarse de excusas y te ponerse manos a la obra. Seguir por el mismo camino no cambiará las cosas.

Cuando te sientas perdido, cuando todo tu mundo parezca derrumbarse, reencuéntrate contigo en el silencio, porque en él encontrarás la solución a lo que te está pasando.