¿Qué pasa cuando te rascas una picadura de mosquito?

¿Te has preguntado qué es lo que sucede en tu cuerpo cuando te rascas una picadura de mosquito? A continuación responderemos a tu pregunta.

Aunque un gesto tan automático como rascarse una picadura de mosquito pueda parecer algo inofensivo, lo cierto es que puede acarrear consecuencias más relevantes de lo que podamos creer.

Según los expertos en entomología de la Universidad de Florida una picadura de mosquito se da cuando un mosquito hembra sondea la piel con su boca y encuentra un lecho capilar cerca de la superficie de la piel de un ser humano. Es justo en esta
parte de este proceso de sondeo cuando el mosquito libera saliva, en el lugar de cada sonda, bajo la piel del huésped.

En ese proceso hay que tener en cuenta que la saliva ya contiene unas proteínas que el sistema inmunológico del huésped percibe como sustancias extrañas. Por lo tanto, el cuerpo responde a la agresión de forma inmediata en el lugar de la picadura; a través del abultamiento de la piel y el escozor en la misma.

Lo habitual es que esto ocurra solo durante unos pocos días de picazón pero también puede causar reacciones alérgicas e infecciones, de mayor o menor intensidad. Para saber si una picadura de mosquito sencilla puede derivar en algo más ten en cuenta las siguientes claves.

El escozor se debe a que nuestra propia piel libera una sustancia conocida como histamina la cual ayuda a combatir otras sustancias potencialmente nocivas, como lo es la saliva del mosquito.

La histamina hace que los vasos sanguíneos de alrededor de la picadura se agraden y por eso se produce el abultamiento. También irrita los nervios y, por ende, propicia la comezón.

¿Cuándo puede ser algo más que una picadura de mosquito?

Cómo determinar una picadura de mosquitos

Si tras una picadura comienzas a sentirte mal y adolorido, así como varios de los siguientes síntomas, lo mejor será que acudas a tu médico para que te realice una revisión. Solo él podrá determinar si se trata de una picadura de mosquito inofensiva o si se trata de algo que requiera mayor atención.

  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Cefaleas.
  • Sarpullido.
  • Malestar general.
  • Inflamación de la garganta.

Visita este artículo: 8 remedios naturales para calmar las picaduras de abeja

¿Por qué nos pican los mosquitos?

La picadura de mosquito en la piel humana.

Según los investigadores el proceso de picadura de los mosquitos comienza a unos 50 metros de distancia de nosotros, ya que a esa distancia ya son capaces de oler nuestra presencia por el CO2 de la respiración. Se trata de una señal que es capaz de disparar la búsqueda de la presa.

Esta señal no los guiará directamente hacia nosotros, pero hará que pueda localizar en dónde hay posibles fuentes de alimento. Lo que hace el mosquito es seguir el olor del gas contra el viento para ver de dónde proviene, de esta manera, se mantiene atento durante su vuelo.

Cuando el mosquito se acerca a examinar toda posible fuente de alimento que encuentra en su camino, realiza un proceso de descarte de opciones. Si no detecta más pistas químicas que le hagan ver que se trata de un humano, continuará su búsqueda hasta dar con uno.

El mosquito puede percibir a un ser humano a partir de unos 10 metros de distancia pero es a unos 20 centímetros cuando ya puede detectar el calor. Es aquí cuando entran en juego algunos factores como la humedad y el olor corporal.

Con estos factores en cuenta, el mosquito se dirige hacia un lugar de aterrizaje en la superficie del cuerpo, como pueden ser los pies o los tobillos. Cuando el mosquito ya está a unos 3 centímetros de nuestra piel, todos los signos le confirman que se trata de u nser humano aterriza y pica.

Te recomendamos leer: 4 repelentes caseros contra los mosquitos

Medidas de prevención

Los repelentes realmente ahuyentan a los mosquitos

Para evitar las picaduras de mosquito existen varias opciones. Algunos repelentes bioquímicos, como la citronela, son muy efectivos ya que no poseen el fuerte olor ni el tacto desagradable de otros y sí hacen su efecto de manera adecuada.

También funciona, como repelente natural, el aceite de eucalipto limón. También se le conoce bajo el nombre citriodiol pero no es recomendable su uso en los niños menores de 3 años.

Otra buena solución natural para combatir esas molestas picaduras radica en la combinación de ciertos ingredientes. Por ejemplo, si a la vainilla o al aceite de citronela (Cymbopogon citratus) se le añade una concentración del 5% de DEET (N-Dietil-meta-toluamida) se aumenta el tiempo de duración del repelente y, por tanto, se protege mejor la piel.