¿Cuándo un bebé debe empezar a beber agua?

La alimentación exclusiva de leche hasta los 6 meses garantiza que el bebé esté hidratado. Tu hijo toma el agua que necesita a través de la leche, sea materna o de fórmula láctea.

El título de este post tiene una respuesta obvia. Por supuesto que el bebé necesita empezar a beber agua desde el día que nace. Y en efecto lo hace. Solo que no toma agua en su versión cristalina, sino el agua que le proporciona la leche.

La leche que exclusivamente recibe el bebé amamantado o alimentado con fórmulas lácteas, durante sus primeros 6 meses de vida, le proporciona el agua que necesita para mantenerse hidratado.

El agua en la leche materna

La Organización Mundial de la Salud considera que el bebé debe ser alimentado de forma exclusiva y a demanda con lactancia materna. Esto se entiende como que no necesita de ningún alimento, ni agua, ni frutas, cereales, nada; que no sea la leche de su madre durante su primer semestre de vida.

La leche materna tiene la proporción perfecta de agua y nutrientes que necesita el bebé recién nacido. Cuando el bebé es amamantado de forma exclusiva no necesita agua, porque la leche se encarga de mantenerlo hidratado.

Leche materna.

El bebé llorará porque tiene hambre o tiene sed. Cuando su madre le ofrece el pecho, la primera leche que recibe es más acuosa, por lo que sacia la sed del bebé. La leche del final de la toma es más rica en nutrientes, proteínas y grasas, con lo cual se alimenta al bebé.

Si se ofrece agua a un bebé con menos de 6 meses, no solo no la necesita, sino que además puede afectar su alimentación. Ello se debe a que con el agua se altera el consumo regular de leche materna. Lo que puede tener serias repercusiones en el crecimiento y desarrollo del bebé.

El bebé alimentado con fórmulas lácteas

Cuando el bebé es alimentado con fórmulas lácteas tampoco necesita beber agua. Su único alimento, la leche, contiene el agua necesaria para mantenerlo con vida. Igualmente, si recibe una alimentación mixta que incluya leche materna y fórmula.

El agua potable y debidamente hervida es la que se utilizará para preparar la leche con la fórmula láctea. Esta leche tiene que prepararse con las proporciones de agua y leche que indica el fabricante.

Agregar más agua para “hidratar” al bebé es completamente innecesario. En la leche preparada está la proporción de agua y alimento que necesita el bebé para satisfacer sus impulsos de hambre y sed.

Se ha popularizado que los bebés alimentados con fórmulas se les debe dar su biberón cada 3 horas. Es un error. La alimentación con biberón también debe ser a demanda del bebé.

Beber agua por primera vez en bebés.

Ello obedece a la misma razón que ya explicamos. El bebé llora cuando tiene sed y eso no necesariamente coincide con el horario de alimentación que hemos establecido. Se le ofrece el biberón y tomará la porción de leche que necesite para no sentir sed.

Te recomendamos leer: ¿Por qué es importante la lactancia materna?

El agua después de los 6 meses

Cuando el bebé comienza la alimentación complementaria aproximadamente a los 6 meses, quizás necesite empezar a beber agua. Pero eso no es una regla fija. Depende de cómo esté creciendo el bebé.

En un bebé alimentado con lactancia materna de forma exclusiva, el inicio de la alimentación complementaria se puede demorarse hasta los 8 o 10 meses. Hasta entonces el bebé no necesitará empezar a beber agua.

Todos los alimentos tienen una proporción de agua. Sea que se consuman crudos, como las frutas, o preparados como las sopas, las papillas, los purés y los zumos o jugos. El cuerpo del bebé tomará de los alimentos, el agua que necesite.

Mientras se van incorporando las verduras y papillas a la alimentación del bebé, sigue tomando leche, sea materna o de fórmula. En esa leche está el agua que necesita el bebé para mantenerse hidratado. Si le ofreces agua y la rechaza, no te preocupes, simplemente no la necesita.

Empezar a beber agua: ¿cuánta necesita?

Es innecesario precisar qué cantidad de líquido necesita el bebé para empezar a tomar agua. La sed es el sistema regulatorio perfecto para indicarte cuánta agua necesita.

Bebé bebiendo agua.

Además, probablemente “agua” sea una de las primeras palabras que aprenderá. Asociará sed con agua y te la pedirá. No obstante, hay algunas señales que te pueden indicar si está bien hidratado o no.

Si tu bebé está activo, tiene saliva y orina abundantes y sus heces son blandas, es una señal inequívoca de que está bien hidratado. Si detectas que tiene la boca seca, orina mucho menos, la orina es más oscura y las heces están más duras, son síntomas de que necesita mayor hidratación.

¿Qué hacer si hay signos de deshidratación?

Si tu bebé tiene menos de 6 meses, antes que agua necesitará que le des más leche. Si es leche materna mucho mejor. En esta etapa, la deshidratación está asociada a carencias nutricionales. Así que no lo dudes, tu bebé lo que necesita es leche. No es momento de empezar a beber agua.

Te interesa leer: ¿Sabes qué frutas puede comer un bebé?

Cuando ya se inició la ingesta de alimentos, debes evaluar cómo va la evolución del peso de tu bebé. Si el peso es menor de lo esperado, ofrece leche en vez de agua. Si su peso está bien, puedes ofrecer leche o agua. El bebé aceptará o rechazará el agua según la necesite.

En el caso de que persista la deshidratación, deberás consultar con tu médico. El especialista será quien determinará si hay una razón de mayor peso que sea necesario descubrir y atender.