Cuándo una madre puede regresar al trabajo

En distintos países suelen exigir un tiempo de 14 semanas para que las madres logren recuperarse después de haber dado a luz. No obstante, hay quienes afirman que dicho periodo no es suficiente.

Millones de mujeres en todo el mundo, así como sus parejas, se preguntan cuándo una madre puede regresar al trabajo. ¿Por qué es crucial darle respuesta? Mucho tiene que ver con la salud de la misma madre y de su pequeño.

Lo que dicen los organismos internacionales

Proteger la maternidad en el ámbito laboral ha sido una preocupación constante para algunas de las instituciones a nivel mundial. Por ello, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en conjunto con otras orgaizaciones, ha establecido cuándo una madre puede regresar al trabajo.

Entre algunas pautas, se señala un periodo de 14 semanas como licencia de maternidad. No obstante, se hace la recomendación de ampliarla a 18 semanas, por lo menos.

De acuerdo con un reporte de la OIT, la duración de la licencia de maternidad es decisiva para la recuperación del parto mientras cuida del recién nacido; el objetivo es que se pueda garantizar su regreso al trabajo en condiciones de salud apropiadas, sin descuidar al recién nacido.

Si el tiempo de licencia fuese demasiado breve, es casi seguro que las mujeres abandonarían sus compromisos laborales por no sentirse preparadas para ello; así terminarían perjudicando el desarrollo económico nacional e internacional.

¿Lo sabías? Las mujeres necesitamos un año para recuperarnos tras el parto

Por qué es importante la licencia de maternidad

Si eres madre de familia y trabajas al mismo tiempo, sabrás que es difícil conciliar ambas responsabilidades; sobre todo si la cultura del lugar impone roles de género muy marcados.

En la mayoría de los casos, la mujer asume la crianza de los hijos y de las labores domésticas. Y, por otra parte, también tiene que encargarse de sus compromisos laborales. Como resultado, las mujeres viven en un continuo estado de estrés y presión.

Definitivamente, el periodo después del parto es una etapa delicada en la que la mujer necesita recuperarse de los cambios que ha sufrido su cuerpo. A su vez, debe enfocar sus energías para cuidar de su bebé, quien depende al cien por ciento de ella.

Cuánto tiempo se necesita para regresar al trabajo

Posturas para amamantar al bebé.

Hay informes oficiales que indican que una mujer necesita descansar de dos a tres semanas antes del parto, aunque idealmente se espera que sean de tres a cuatro semanas. Por otra parte, y de manera hipotética, se necesitan nueve semanas de recuperación, que es cuando una madre puede regresar al trabajo. Dicho periodo puede extenderse más dependiendo del tipo de parto, de sus complicaciones y del trabajo que la mujer desempeñe.

Sin embargo, estas nueve semanas no son suficientes para lograr la autorregulación del pequeño y tampoco son las adecuadas para el ejercicio de la lactancia materna. De hecho, se necesita más tiempo para el buen desarrollo físico y psíquico del recién nacido. Por tal razón no es extraño ver que algunas instituciones, públicas y privadas, implementen salas de cunas, permisos paternales y de lactancia entre sus prestaciones laborales.

Lo que algunas mujeres deciden

Algunas mujeres, si no la mayoría, indican que el plazo de la licencia es poco y no se sienten preparadas para volver a su trabajo. Por ello, si pueden permitírselo, toman un periodo de excedencia sin goce de sueldo.

Otras deciden cambiar su trabajo por uno de media jornada o bien, autoemplearse. El objetivo de esto es pasar más tiempo con sus pequeños y con su familia.

No obstante, independientemente de tomar algunas de las opciones anteriores o no, la mujer debe prepararse. Ahora bien, ¿cómo saber cuándo una madre puede regresar al trabajo? A continuación te proponemos algunos aspectos que puedes tomar en cuenta.

Te puede interesar: Criar hijos sola: todo lo que nos espera

¿Cuándo puede regresar una madre al trabajo?

Organizarse para luchar contra el estrés

En primer lugar, debemos señalar que, aunque es un tanto complicado, ser una buena madre y buena profesional es posible. Para ello necesitarás administrar eficientemente tu tiempo, delegar responsabilidades y una buena red de apoyo familiar.

Organiza

Para una madre con un recién nacido puede ser complicado tener un horario organizado y, sobre todo, que logre respetarse. Para empezar, es vital hacer una lista de aquellas actividades que se tienen que realizar.

Lo anterior ayudará para no gastar energía para ordenar prioridades. De la misma forma, cumplir con los objetivos servirá como incentivo para seguir trabajando con constancia.

Consigue el servicio adecuado para tu bebé

Una madre debe ser consciente de que no podrá estar las 24 horas a cargo del cuidado de su bebé. Por esta razón, elegir una cuidadora o bien guardería con buenas referencias te permitirá trabajar con tranquilidad y eficiencia.

Evidentemente, que alguien más cuide de tu pequeño no solo servirá para echarte una mano: también le ayudará al pequeño a socializar con personas distintas a su familia. La búsqueda será un poco ardua, pero valdrá el esfuerzo.

¿Sabías que las licencias de maternidad con duraciones más prolongadas son de 27 semanas y se registran en Europa Oriental y Asia Central?

Delega responsabilidades y una red de apoyo

En ocasiones surgirán compromisos urgentes que no tenías contemplados. Es más, puede que los servicios de cuidado y guardería no estén disponibles. En esos casos es bueno tener una red de apoyo que pueda cubrirte en casos de emergencia.

Por otro lado, la primer persona con la que debes contar es tu pareja. Apóyate en ella siempre que sea necesario. Por otra parte, la familia también puede ser de ayuda. Procura tenerlos cerca, así como a tus amigos más cercanos. Es probable que ellos puedan apoyarte en momentos difíciles.

Puede ser delicado saber cuándo una madre puede regresar al trabajo, ya que cada mujer es diferente. Sin embargo, una buena organización, apoyo de familiares, así como conocer los derechos y prestaciones durante la maternidad pueden ser de gran ayuda en esta gran etapa.