Cuando el verano es sinónimo de soledad

5 agosto, 2016
Aunque no tengamos compañía el verano puede ser una época perfecta para desconectar de las rutinas y embarcarnos en actividades totalmente diferentes para darnos un respiro

Para muchas personas el verano es una época fantástica. Significa vacaciones y sol, entre otras muchas palabras y adjetivos con los que lo podríamos identificar.

Te recomendamos: Señales que indican que necesitas vacaciones

Pero, ¿qué ocurriría si el verano no fuese un periodo tan feliz? Para algunas personas, esta realidad existe y la sufren en silencio, atrapadas en sus casas, mientras sienten una profunda sensación de soledad.

La soledad del verano

Cuando llega el verano y, por ende, las vacaciones para algunos, las rutinas cambian drásticamente. De repente, el ritmo de trabajo se modifica y este desajuste, en ocasiones, nos bloquea.

Tanto si somos estudiantes como trabajadores, dejamos de ver durante unos meses a nuestros compañeros de escuela o trabajo. Esto implica que nuestra capacidad para socializar disminuye.

Si nos centramos en los estudiantes, podemos pensar que tener, como mínimo, dos meses enteros de tiempo libre es algo que sabrán aprovechar. Pero, ¿van a salir todos los días? ¿Y si les ha quedado alguna asignatura pendiente para septiembre?

Mujer-escribiendo

Llegado el momento, el verano cansa y deseamos volver a la rutina, reunirnos de nuevo con nuestros compañeros de clase.

Lee: El sexo y la rutina, el gran enemigo de la pareja

Esto mismo ocurre si somos trabajadores. Cuando la rutina se modifica, no somos capaces de ser productivos. Debemos reorganizarnos y, en ocasiones, no logramos hacerlo.

Digamos que todo en su justa medida es positivo, pero unas vacaciones excesivamente largas pueden agotarnos y hacer que deseemos volver a nuestros quehaceres diarios para sentirnos útiles.

Es verdad que todo depende de la persona, pero muchas tienen la necesidad de sentir el estrés y la presión por entregar un trabajo a tiempo o sumergirse de lleno en proyectos innovadores.

En verano, haz planes

En verano lo normal es estar con la familia y es posible que te sientas solo si esta se encuentra lejos. Por ende, muchas de tus amistades se alejarán de ti para irse con sus seres queridos, pero esto no debería preocuparte.

Aunque tu situación puede ser muy distinta a la de tus conocidos, esto no tiene que deprimirte ni impedirte disfrutar del verano. Piensa que no volverá a hacer el sol que hace, ni tendrás tanto tiempo libre como ahora.

Malgastar estas horas quejándote y lamentándote porque te encuentras solo y eso te asusta no es algo productivo. Por eso, es el momento de hacer las maletas.

Si tienes la playa cerca o prefieres la piscina, puedes planear varias actividades en ellas. Quizás un paseo para ver el atardecer o disfrutar del sol y del agua refrescante en los momentos de más calor.

¿Qué tal saborear el placer de la lectura bajo el abrigo de la sombrilla?

Mujer-viajando-en-barca

Descubre: Beneficios del agua de mar

También, existe la posibilidad de hacer un curso de verano e irte allá donde quieras. En esta época, se planean muchos cursos interesantes con los que puedes aprender y completar tu currículum.

¿Te olvidas de las actividades tan divertidas que puedes hacer? Los paseos a caballo o probar el rafting pueden ser unos planes muy interesantes.

No te preocupes si estás solo

Siempre nos sentimos mal si estamos solos, por eso planear un viaje en solitario o hacer una actividad sin nadie más nos abruma y entristece.

Sin embargo, esta es una realidad que nos han inculcado y que deberíamos solucionar ya mismo. La soledad puede ser tu mejor aliada y el verano una oportunidad de conocerte mejor.

Por eso, si quieres irte a Australia o a cualquier otro lugar del mundo, no tengas miedo de hacerlo. No estarás solo, ¡conocerás a mucha gente por el camino!

La soledad es una sensación que nos limita para disfrutar de la vida, por eso es el momento de hacer las paces con ella. Sácale todo el partido que tiene.

No te vayas sin leer: Reconcíliate con la soledad

Mujer-feliz

El verano puede ser una oportunidad para solucionar problemas que has estado cargando durante todo el año. Aprovéchalo para reflexionar y, si viajas, descubre la posibilidad de tus dificultades desde una nueva perspectiva.

Por todo esto, no desaproveches tu verano. Disfruta de tus días libres, sal, toma el sol y conoce gente nueva. Hay muchas cosas por hacer y tú te las estás perdiendo.

¿Seguirás permitiendo que el verano sea sinónimo de soledad?

Te puede gustar