¿Cuántas horas deberíamos dormir?

Aunque lo recomendable es dormir ocho horas seguidas, siempre habrá excepciones y quien necesite más o menos tiempo para estar completamente descansado

“¿Cómo voy a dormir si tengo tanto por hacer y tan poco tiempo? …pero si me acuesto tarde y me levanto tempranito habré aprovechado bien mi jornada”.

¿Cuántas veces le hemos robado horas al sueño? Y sí, al principio todo está bien pero luego, quizás días después, sentimos un raro agotamiento, no podemos concentrarnos, olvidamos cosas e incluso nuestra piel se ve algo marchita. ¿No entiendes por qué? Pues al contrario de lo que siempre has pensado el período de sueño es un tiempo bien empleado.

Y no basta con hacerlo dos o tres horitas para recuperarte, el cuerpo necesita un número determinado de horas diarias para descansar, recuperarse y realizar diversas funciones metabólicas y regenerativas. Continúa leyendo este artículo y te explicaré Cuántas horas deberíamos dormir.

¿Por qué dormimos?

Dormir

El paso de la vigilia al sueño es un proceso natural y cíclico durante el cual ocurren cambios en la secreción de hormonas, la intensidad del metabolismo y  las funciones cardiovasculares, respiratorias y termorreguladoras (regulación de la temperatura). Nuestro sueño se divide en cinco etapas que pueden variar a lo largo de la noche:

Etapas del sueño

1) Somnolencia o adormecimiento

Esta primera etapa dura solo unos minutos. Es ese período en el que nos estamos quedando dormidos, pero cualquier ruido, por mínimo que sea puede volver a despertarnos.  Nuestro cuerpo comienza a relajarse y pueden aparecer movimientos oculares lentos de forma intermitente.

2) Sueño ligero

Esta es una de las etapas más extrañas pues es posible que nos hablen y respondamos  y al día siguiente no recordemos lo ocurrido. Nuestro cuerpo continúa relajándose.

3-4) Sueño lento o profundo

Las etapas 3 y 4 constituyen el sueño lento o profundo donde el tono muscular aparece muy disminuido, la frecuencia respiratoria es baja y regular y la presión arterial y la frecuencia cardíaca disminuyen, mientras aumentan los movimientos gastrointestinales. Durante este período de sueño se eleva súbitamente la secreción de la hormona de crecimiento (sobre todo en la pubertad), así como la secreción de las hormonas gonadotrópicas (FSH y LH), responsables de los procesos de ovulación y formación de espermatozoides, respectivamente. Así que es muy  importante que no seamos despertados durante estas etapas.

5) Sueño paradójico

Se caracteriza por la aparición de movimientos oculares rápidos y de la contracción de los músculos del oído medio. Es la etapa donde se producen los sueños, donde existe mucha actividad cerebral, aumentos irregulares de la frecuencia cardiorrespiratoria, disminución de la temperatura corporal, aumento de la secreción de prolactina (la cual influye en la progesterona), erección del pene y turgencia del clítoris.

Como ya ves cada una de las etapas del sueño es fundamental para que tu organismo descanse y se recupere luego de una jornada de actividad.

¿Cuántas horas deberíamos dormir?

dormir1 (1)

La cantidad de horas que necesitamos dormir varía con la edad. La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos ha publicado recientemente sus recomendaciones sobre el tiempo que debe dormir cada persona atendiendo a su edad:

  • Recién nacidos (0-3 meses): deben dormir entre 14-17 horas al día, aunque se considera como es aceptable que este tiempo pueda ser de 11 a 13 horas. Pero no debe superar las 18.
  • Bebés (4-11 meses): su tiempo de sueño se sitúa entre las 12 y 15 horas. No debería ser inferior a 11-13 horas, ni superar las 16-18.
  • Niños pequeños (1-2 años): no deberían dormir menos de 9 horas y más de 15 ó 16, por lo que este caso la recomendación de tiempo de sueño diario se sitúa en 11-14 horas.
  • Niños en edad preescolar (3-5 años): el tiempo ideal dedicado a dormir es de 10-13 horas, pero no debe ser inferior a 7 ni superior a 12.
  • Niños en edad escolar (6-13 años): en este caso el tiempo de sueño necesario se reduce a 9-11 horas.
  • Adolescentes (14-17 años): lo más adecuado es que duerman de 8,5 a 10 horas diarias.
  • Adultos más jóvenes (18 a 25 años): su tiempo óptimo de sueño es de 7-9 horas al día.
  • Adultos (26-64 años): se mantiene el mismo rango de necesidades de sueño que en el caso anterior.
  • Personas mayores (más de 65 años): lo más saludable para ellos es que el sueño ocupe 7-8 horas al día. Sin embargo, es frecuente que la calidad del sueño se vea reducida.

 Consecuencias de no dormir lo suficiente:

Agotamiento

No dormir lo suficiente causa agotamiento, aumenta los niveles de estrés y favorece la acumulación de toxinas, o sea, tu cuerpo no podrá responderte como necesitas en la siguiente jornada. Te sentirás cansada, lenta y con mucho sueño.

Enfermedades

La falta de horas de sueño provoca trastornos metabólicos que atentan contra tu salud. Lo más preocupante es que se produce un aumento de la probabilidad de sufrir problemas cardiovasculares, hipertensión y diabetes mellitus.

Memoria y creatividad

No dormir todo lo que necesitamos no permite que nuestro cerebro ordene y grabe toda la información que recibió durante el día, por tanto puede provocar alteraciones en la memoria, falta de concentración, cambios en el estado de ánimo, mal humor, irritabilidad, disminución en los reflejos, problemas de conducta y aprendizaje y depresión. Si tenemos un buen descanso según los expertos produciremos ideas nuevas e innovadoras.

Infecciones

No dormir lo suficiente puede afectar tu sistema inmunológico volviéndote susceptible al ataque de bacterias y virus.

Estética

La falta de descanso se refleja en tu piel la cual se ve irritada y marchita, debido a que la regeneración celular no ocurre adecuadamente.

Tus ojos

Necesitas dormir para descansar tus ojos, así evitaras tener los ojos rojos, ojeras y problemas visuales.

Respiración

Si no duermes todo el tiempo que necesitas puedes estar afectando la oxigenación de tus células.

Adelgaza

Cuando el cuerpo no descansa lo suficiente tiende a la acumulación de grasas sobre todo en la región del vientre. Un cuerpo bien descansado ayuda a mantener el peso e incluso a perderlo dado que dormir bien influye en nuestro apetito y la asimilación de nutrientes.

Cuidándote siempre

Recuerda que dormir bien, durante las 8 horas recomendadas te traerá numerosos beneficios, no solamente descansarás sino que también:

  • Restaurarás los niveles energéticos que necesitas para enfrentar la etapa de vigilia.
  • Aumentarás la irrigación de sangre al estómago y el intestino para que tengas una correcta digestión.
  • Disminuirás tu estrés y regenerarás tus células cerebrales, por lo cual al día siguiente te sentirás más despierta y con una mayor capacidad para aprender y memorizar.
  • Facilitarás la eliminación de sustancias tóxicas.
  • Activarás tu sistema inmunológico y favorecerás la producción de anticuerpos, o sea te enfermarás menos.
  • Estimularás la producción de células sexuales.
  • Se regenerarán tus tejidos corporales, especialmente la piel.

Finalmente, si deseas una vida larga y saludable nada mejor que dormir el tiempo necesario diariamente, hacer ejercicios físicos y llevar una dieta balanceada. Ese es, según los expertos, el secreto.