Llorar de la forma correcta es un desahogo beneficioso y revelador

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 15 mayo, 2016
Llorar de la forma correcta es beneficioso, es un desahogo físico y emocional, y un acto de revelación que ayuda a tomar decisiones con más claridad.

Según un estudio publicado en 2014 llorar tiene un poder autocalmante. Las lágrimas son un indicador de que algo importante está sucediendo en nuestra vida. Llorar es un acto de valentía, desahogo, pero también de revelación.

Los expertos en psicología emocional recomiendan que, en instantes de amargura y dificultad, liberemos un buen llanto. Entonces, se aclaran las ideas y nos damos cuenta de muchas cosas.

Llorar, un desahogo emocional

El desahogo emocional es un acto de «primera necesidad». No intentes contenerlo, disimularlo o controlarlo apretando los puños y tragando saliva. El desahogo, para ser terapéutico y liberador debe ser sonoro, para liberar todo aquello que habita en nuestra mente y que nos hiere el corazón.

Te invitamos a conocer aspectos sobre el acto de llorar y las lágrimas que, posiblemente, desconocías. También te recomendamos, por tu salud, que nunca reprimas el acto natural de llorar.

llorar, un desahogo físico y emocional

Llorar de la forma incorrecta

Así es. A veces, lloramos mal. En realidad, nadie nos ha enseñado demasiado sobre materia emocional, sobre ese tipo de conocimiento que puede ayudarnos. Para comprender la importancia que tiene el llanto en el ser humano vale la pena tener en cuenta estos interesantes aspectos.

También lee Descubre los beneficios de no contener el llanto en momentos difíciles

Los hoteles del llanto de Japón

En Japón, podemos encontrar hoteles como el Mitsui Garden o el Yotsuya de Tokio donde la población puede acudir a reservar una habitación para, sencillamente, desahogarse y llorar.

llorar, un desahogo físico y emocional

Estamos en una cultura donde las emociones suelen estar muy controladas y donde no es adecuado mostrar una efusividad muy elevada, ya sea en forma de alegría o de tristeza.

Los japoneses, además, son personas marcadas por fuertes objetivos laborales y estrictas normas familiares y sociales. Todo ello los somete a estados de ansiedad y estrés que no saben muy bien cómo canalizar.

Entonces, cualquiera que lo desee puede pedir una habitación en un hotel de llanto y hacer uso de instalaciones preparadas para ello. Hay camas confortables, pañuelos, baños relajantes, músicas y películas que el huésped puede ver para facilitar el desahogo. Todo eso permite a la persona llorar y gritar si lo necesita. Las habitaciones están insonorizadas y la discreción es total.

Tras haber llorado, las personas se duermen. Al día siguiente se levantan con más energía, más tranquilas, hasta el punto de poder reorientar sus vidas de un modo más adecuado.

Lee también Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo

Llorar de la forma correcta

La técnica llevada a cabo por los japoneses puede resultar catártica, pero tampoco es la adecuada. El ser humano presenta diversas conductas que de forma instintiva son el reflejo de la conectividad con sus semejantes. Por eso, siempre será mejor llorar y desahogarnos en compañía de alguien.

mujer-triste

Al igual que el bostezo, llorar es un acto puramente empático.

El acto de llorar sirve para unir a las personas y para alertar de que algo ocurre. Entonces, aunque sabemos que la mayoría de nosotros llora en soledad, ya sea por vergüenza o por necesidad personal, lo más terapéutico sería poder desahogarnos con alguien. De este modo, no solo aprovecharíamos el desahogo físico y emocional sino que nos beneficiaríamos del consuelo que un ser querido puede aportarnos.

No obstante, también sabemos que esto no es tan fácil. A veces no nos atrevemos, o no contamos con una persona que acierte en sus consejos o que sea capaz de consolar sin juzgar.

De cualquier modo, llorar es un acto necesario que nos caracteriza como especie, y contener las lágrimas no es «natural». Además, si las reprimimos, acabaremos sintiendo sus efectos negativos.

En resumen, llora para desahogarte. Armoniza tu dolor con lo que te pide tu organismo. Libera las lágrimas, deja que tu voz se rompa en cada espasmo para, después, lanzar un largo suspiro. Después de esto, la vida tendrá un color muy diferente. Tu cerebro estará más relajado y podrás tomar decisiones con más claridad.