¿Cada cuánto deberíamos cambiar las sábanas?

Las bacterias en el hogar pueden vivir días, semanas e incluso meses. De ahí la importancia de cambiar las sábanas cada cierto tiempo y, por supuesto, desinfectar con artículos de limpieza

Cuando pensamos en problemas de salud, lo primero que se nos viene a la mente es una persona enferma que nos puede contagiar por medio del contacto directo.

Sin embargo, los microbios se encuentran en todas partes y uno de sus vehículos son las sábanas.

Lo primero que hay que señalar es que para mantener un hogar se requieren de dos términos: higiene y limpieza. Dos palabras que parecen sinónimas pero en realidad cada una tiene su objetivo y evitan las enfermedades.

  • La limpieza es el proceso con el que eliminamos la suciedad y residuos en el ambiente.
  • La higiene comprende una amplia gama de medidas que protegen la salud y el bienestar.

La mayoría de las personas sigue medidas de higiene y limpieza. Sin embargo, aunque muchas veces no luzca sucio, no significa que no haya una gran cantidad de bacterias.

Estas no solo pueden estar en las sábanas, sino también en los colchones, la habitación y un sinfín de artículos alrededor.

¿Quiénes se alojan en las sábanas?

cambiar-las-sábanas

  • Sudor
  • Aceites corporales
  • Residuos de saliva
  • Suciedad del exterior
  • Fluidos sexuales
  • Orina y materia fecal

Lee también: 8 consejos prácticos para desintoxicar el hogar 

Pero, ¿el pie de atleta y los hongos se quedan en las telas? Desafortunadamente, así es.

Lo alarmante es que un gran número de personas no cambia las sábanas en el tiempo adecuado. Por lo tanto, a la hora de ponerlas en la lavadora, es más difícil que los líquidos filtren de manera profunda.

Eso sin contar con que todos los días se desechan células muertas de la piel y quedan en la tela. Esto se vuelve atractivo para los ácaros del polvo, pues lo toman como alimento.

Dichos ácaros interfieren en la función del sistema respiratorio.

Los ambientes cálidos y húmedos también los atraen. Pos consecuencia, una cama puede llegar a tener hasta ¡10 millones de bacterias! Y, aunque suene repugnante, estas defecan provocando reacciones alérgicas.

¿Cada cuánto debo cambiarlas?

tender-la-cama

En microbiología se recomienda hacerlo, por lo menos, una vez a la semana.

No obstante, si realmente se quieres destruir las bacterias, se debe prestar atención a los siguientes pasos:

  • No exceder la carga: Es muy fácil tomar toda la ropa y colocarla en una sola carga. Sin embargo, si quieres que la lavadora realmente limpie, entonces tienes que poner solo un juego de sábanas.
  • La configuración: Si tus sábanas están realmente sucias lo recomendable es elegir el ciclo pesado. En cualquier otro caso basta en ciclo regular.

Lo malo es que, si las dejas demasiado tiempo se pueden encoger, así que lo recomendable es dejarlas el mayor tiempo posible.

Entre tanto si se desea combinar las cargas, lo ideal es colocar las sábanas con telas de algodón liviano, pero nunca con las toallas.

  • Deja que se sequen: Por lo regular las sábanas tardan un poco más en secarse que el resto de la ropa.
  • Temperatura: A pesar de que las sábanas no tengan manchas difíciles lo correcto es lavarlas con agua templada o caliente, es decir entre 40 y 60 ºC. Es la única forma de que no sobrevivan los ácaros.

No obstante, nunca está de más echar un vistazo en la etiqueta, pues hay ciertos tipos de tela que no pueden lavarse a temperaturas altas.

No te pierdas: 6 consejos para que tu habitación sea más saludable 

Medidas de higiene y limpieza

Tu cama y almohada no son las adecuadas

  • Mantén el área ventilada, por lo menos, 10 minutos al día.
  • Deja de darles alimento a los ácaros y utiliza la aspiradora, por lo menos, una vez a la semana.
  • Sacude los muebles todos los días.
  • Recuerda que a los gérmenes les gusta la humedad: los espacios con moho tienen un elevado riesgo alergénico y tóxico.
  • Lava y desinfecta tanto pisos como alfombras una vez a la semana.
  • De igual manera es importante desinfectar el guardarropa donde se guardan las sábanas.

¿Cómo tener una cama sana?

  • Lo primero que hay que hacer es deshacerse del polvo y limpiar el colchón con una aspiradora y un cepillo de tapicería.
  • Posteriormente hay que utilizar protectores en las almohadas.
  • Para terminar, es recomendable tomar un baño antes de ir a la cama o, en su defecto, lavarse las manos.
Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar