¿Cuántos años de diferencia con mi pareja están bien?

No hay fórmulas secretas para que una relación sea duradera, sin embargo las posibilidades pueden disminuir con los años de diferencia entre ambos

Los años de diferencia en la pareja han sido motivo de discusión durante muchos años. En las diversas culturas se han presentado concepciones antagónicas sobre la edad. Sin embargo, podría asegurarse que hay menores posibilidades de separación con una determinada franja etaria.

No se habla de una ley universal ni de una regla única para determinar la felicidad de una pareja. Simplemente, son características que permiten visualizar menores riesgos. Es importante aclarar que, también existen excepciones y se encuentran relaciones duraderas y exitosas con muchos años de diferencia.

¿Los años de diferencia definen el éxito de una pareja?

La idea más comentada por expertos es que a mayor diferencia de edad, mayor posibilidad de separación en el futuro. Tal vez, en la etapa de enamoramiento todo resulta divertido. Aunque, con el tiempo existen ciertas características propias de cada década que se convierten en una barrera.

Es verdad que tener 1, 10, o 20 años de diferencia entre los amantes, puede no ser ningún condicionamiento para ellos. Sin embargo, en la mayoría de los casos las separaciones llegan con el tiempo. A veces, debido a tantas discusiones en el centro de la pareja, pasan desapercibidas las verdaderas causas.

Los matrimonios que mantienen un puesto más alto, entre las parejas exitosas, tienen pocos años de diferencia. Se considera que el margen ideal está entre 0 y 2 años entre los enamorados.

Lee también: ¿Por qué hay gente que no tiene pareja y le da igual?

Riesgos asociados a los años de diferencia con tu pareja que llegan con el tiempo

Todo el amor que se tienen dos personas, quizá no alcance para sobrellevar una convivencia armónica cuando los años de diferencia, entre ambos, son muchos. Entre los principales riesgos que surgen y son difíciles de ser solucionados sin una ruptura, se encuentran:

1. Problemas de Comunicación

Uno de los pilares de una relación se ve frecuentemente dañado cuando la diferencia de edad es grande. No se trata solamente de las variaciones en el vocabulario o los modismos, sino que es más profundo.

Muchos matrimonios se rompen porque sienten que ya no se conocen, a pesar de compartir gran parte de  su vida. No encuentran temas de conversación y si los hay, generalmente terminan en una discusión. El aburrimiento y el mal humor son las consecuencias directas que llevan a una separación.

Parejas que superan una infidelidad

2. Una visión opuesta de la pareja y el entorno

La manera en que una persona entiende el mundo y le brinda significado, tienen relación con la época en la que se forma. La educación, las costumbres y otros factores delimitan una visión del mundo.

Cuando existen años de diferencia en la pareja, suelen tener una mirada muy opuesta sobre el compromiso y las relaciones anexas. Se hace un camino sinuoso acordar decisiones comunes. La perspectiva desde la cual se observa es tan diferente que el equilibrio es duro de conseguir.

3. Necesidades biológicas y emocionales

Está claro que no son iguales las necesidades humanas que se tienen a los 20, que a los 40 o los 60 años. Ciertos temas como el deseo de ser padres, suelen ser fuente de conflicto irremediable. Si uno se considera ya demasiado grande para sumar un bebé a su niño, las opciones son pocas.

Del mismo modo, a cierta edad es muy importante salir a eventos sociales, compartir con amigos y realizar otro tipo de hobbies. Una pareja mayor tal vez prefiera quedarse en casa a leer o descansar. Pronto las infidelidades comienzan a jugar un rol definitorio en la relación.

Conoce: Las redes sociales: relaciones basadas en el control y la ansiedad

Corazón cumplidos entre las parejas.

¿Siempre terminan en separación las parejas con años de diferencia?

Existen muchas parejas que han logrado superar todos las barreras y permanecen juntos, a pesar de sus años de diferencia. Solidificaron sus relaciones basados en la confianza y el respeto mutuo.

Lo ideal es, más allá de los años de diferencia, pactar las condiciones que cada uno necesita que se cumplan para evitar problemas futuros. Así, se puede mantener un espacio propio y una relación saludable.

Los riesgos existen en todos los momentos de la vida y se convierten en crisis cuando no se toman decisiones de inmediato. Los síntomas aparecen de una u otra manera, entonces hay que prestar atención. Salvando los detalles y aceptando a los demás tal como son, las relaciones pueden llegar muy lejos.

Te puede gustar