¿Cuántos métodos anticonceptivos existen?

Dado el gran abanico de métodos que existen en la actualidad, para evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual, es fácil que encontremos uno que se adapte a nuestras preferencias.

El control de la natalidad siempre ha sido un tema muy polémico. De hecho, en muchos países aún está penalizado el uso de los métodos anticonceptivos. Incluso, en los más adelantados en este sentido, a veces falta información.

La importancia de este tema radica, además, en que algunos de estos medios de contraconcepción sirven para prevenir contagios. Nos referimos al contagio de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Entre ellas, se encuentran el sida o VIH, la gonorrea, la sífilis o el papiloma humano. Este último es el causante de cánceres con elevada prevalencia en la población femenina, como el cervical y el vágino-vulvar.

De todo ello, se desprende la trascendencia de conocer los métodos anticonceptivos disponibles en la actualidad. Y esto es justo lo que te contamos en este artículo.

Los métodos anticonceptivos, según su eficacia

La efectividad de los métodos anticonceptivos se mide con el llamado Índice de Pearl. Esta escala permite calcular la cantidad de embarazos que presentaría un grupo de 100 mujeres que usa el mismo método durante un año.

El resultado expresa la relación entre la eficacia teórica, medida en condiciones óptimas,  y la eficacia real, condicionada por posibles fallos humanos.

Este es el criterio que hemos utilizado en este artículo para presentarte los métodos anticonceptivos que existen. Es decir, hablaremos primero de los más eficaces.

1. Anticonceptivos orales

anticonceptivos

Es la conocida “píldora” que ingieren las mujeres para no quedar encinta. Si se es constante en las tomas diarias, su eficacia es de un 99,7%.

Ahora bien, si se olvida tomarla varios días e, incluso, uno solo, su efectividad baja hasta el 92%. Lo mismo ocurre si no se consume a la misma hora o se vomita inmediatamente después de tragarla.

Existen diferentes tipos de píldora anticonceptiva. Cada una tiene una carga mayor o menor de hormonas. Las más fuertes contienen estrógenos y las más leves (conocidas como minipíldoras), solo progestágenos.

El inconveniente de este método es que no evita el contagio de las enfermedades de transmisión sexual. En cambio, permite predecir con exactitud la fecha de la siguiente menstruación. Gracias a esta certidumbre, es posible planificar desde las vacaciones hasta una cita romántica.

Si te interesa ampliar información, te recomendamos leer: Los anticonceptivos orales podrían prevenir un tipo de cáncer uterino.

2. Anillo vaginal

Su eficacia es igual a la de la píldora anticonceptiva. La única diferencia es que se introduce por la vagina. De manera gradual, va liberando las hormonas. Por ello, es preciso usar un anillo de plástico nuevo cada vez que comienza un ciclo, al término de cada menstruación.

3. Dispositivo intrauterino

Conocido comúnmente como “DIU“, es el método más utilizado. A diferencia de lo que se cree, no es abortivo ni debe ser usado únicamente por mujeres que son madres.

Puede ser de cobre u hormonal y lo coloca el ginecólogo. (El dispositivo intrauterino de tipo hormonal también regula la menstruación.) Tiene una eficacia del 99%.

4. Preservativo masculino

Preservativo masculino

Si se utiliza de manera correcta, la posibilidad de embarazo se reduce al 2%. El problema reside en que suele colocarse cuando ya ha salido líquido preseminal del pene. También es frecuente que se rompa al manipularlo.

Todo ello condiciona que la eficacia del preservativo masculino se reduzca al 85%.

Es importante recordar que debe ser retirado una vez terminado el coito o acto sexual.

Además, hay que asegurarse de que el condón no esté vencido o caducado. Normalmente, duran 5 años desde el momento de fabricación. Pasado ese tiempo, pierden flexibilidad y resistencia.

5. Progestágenos inyectables

Puede tener aplicación mensual o trimestral. Para poder elegir una de ellas, es preciso consultar con el ginecólogo. Usualmente, esto ocurre en las consultas de planificación familiar de la atención primaria de la salud. La fiabilidad de este método oscila entre el 97% y el 100%.

6. Pastilla del día después

Los médicos indican que debe utilizarse solo en casos de emergencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no considera esta píldora como anticonceptiva, sino como abortiva.

Su acción depende de la etapa del ciclo en que se encuentre la mujer que la utilice. Es decir, que evita la ovulación o bien, la anidación del óvulo. Cualquiera sea el caso, su efectividad es del 85%.

7. Parche transdérmico

388988 01: (FILE PHOTO) A model wears a birth control patch that may be an alternative to birth control pills it's maker suggests. The patch is worn on the skin and delivers a hormone that produces the same results as the pill, researchers claim. The Food and Drug Administration approved the Ortho-Evra patch for women November 20, 2001. (Photo by Getty Images)

Está pensado para mujeres que no toleran o no deseen colocar un DIU en su interior. También hay que decir que es otro recurso del que echar mano cuando no se es contante en la toma de la píldora.

Son unas tiritas cuadradas no muy grandes, que contienen hormonas. Pues bien, en contacto con la piel, estas se van absorbiendo poco a poco a través de los poros.

El parche transdérmico se puede poner en cualquier parte del cuerpo. Eso sí, en el momento de la colocación, la piel de la zona elegida ha de estar bien limpia y seca. Valga decir,  libre de cualquier producto que se use habitualmente para humectarla.

8. Diafragma

Es como un tapón de silicona o látex que se coloca en la vagina que hace las veces de pantalla. Impide que la esperma pase al interior del útero o matriz. Los hay de varios tamaños y ha de ser un médico el que determina el más conveniente para cada mujer.

Se debe usar con un espermicida y retirarlo 8 horas después del coito. La eficacia oscila entre el 84% y el 94%.

9. Espermicidas

Los encontramos en forma de spray, cremas y óvulos vaginales. Algunos preservativos ya los incluyen.

Su cometido es el de matar a los espermatozoides que son proyectados al interior de la vagina durante el acto sexual. (Es decir, también en los casos en los que no haya penetración, incluso.)

Se debe usar 10 minutos antes de la penetración. Tampoco, es un método muy seguro. Cada 100 casos, se han producido entre 18 y 29 embarazos. Por todo ello, están incluidos en la lista de métodos poco recomendables.

10. Esponja

Es un objeto especial que se coloca en la vagina antes del sexo y debe retirarse 8 horas después del coito. Importante: nunca debe permanecer en el interior más de 24 horas seguidas. Se lo impregna con espermicida.

Su eficacia es de entre el 84% y el 91% en mujeres que no son madres. En aquellas que tienen hijos, el método es bastante menos eficaz: de 20 a 32 embarazos en un grupo de 100.

11. Método Ogino-Knaus

Conocido comúnmente como “el método del calendario”, fue creado por el médico japonés Ogino-Knaus. Este sistema permite conocer cuáles son los días fértiles de la mujer. Se deducen restando 11 días al ciclo más largo del año y 18 al más corto.

Su principal inconveniente reside en que podría haber variaciones en la duración del ciclo menstrual que este sistema no tiene en cuenta. Pese a ello, su efectividad es del 91%.

12. Temperatura basal

treating fertility problems

Cuando termina la ovulación la temperatura del cuerpo aumenta entre 0,2 y 0,5 °C. Así se mantiene hasta que finaliza el ciclo. El período más cálido del organismo femenino, marca los días infértiles.

No es del todo fiable, porque la temperatura puede variar debido a otras razones. Una infección, la llegada del verano o el practicar deportes, podrían servir de ejemplo.

Si se optara por seguir este método, será necesario tomar la temperatura todos los días a la misma hora.

Tiene un 80% de efectividad.

Ver también: Cómo detectar a tiempo y tratar una infección vaginal

13. Coitus interruptus

Una traducción al español de este nombre en latín, podría ser “interrupción del acto sexual o coito”.

Su eficacia podría ser del 96% si se lo aplica al pie de la letra. Esto quiere decir que no puede entrar a la vagina siquiera una gota del líquido preseminal.

Si nos atenemos a la realidad, retirar el pene antes del orgasmo masculino podría ser un hábito, pero tiene solo un 70% de fiabilidad.

14. Preservativo femenino

Es uno de los medios anticonceptivos más modernos que existen. Sin embargo, no por ello es más recomendable.

Se trata de una especie de funda de poliuretano lubricada que se coloca en la vagina y la hace resistente al ingreso de los espermatozoides.

Podría resultar un poco incómodo para la pareja, pero previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Su eficacia para evitar embarazos no deseados es de entre el 5% y el 21%.

Keller, S. (2006). “IUDs Block Fertilization”, Network (Family Health International), 16 (2): 455-467. Organización Mundial de la Salud (OMS), & Center for Health and Medical Education. (1979). Educación en fertilidad familiar. Materiales para la enseñanza sobre los métodos de planificación familiar natural, dirigidos a educadores. Ginebra: OMS. Vessey, M. (1982). "Efficacy of different contraceptive methods", Lancet, 1: 841-842.