El cuarteto de la felicidad

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Todos hemos experimentado ser felices en algunas ocasiones en nuestras vidas, pero ¿sabes qué es el cuarteto de la felicidad?. Te vamos a presentar los neurotransmisores que pueden llevar tu sensación de felicidad al siguiente nivel.

Se llama cuarteto de la felicidad a la habilidad para desatar los efectos positivos de la serotonina, dopamina, oxitocina y las endorfinas (SDOE), provocando una agradable sensación de calidez. Cada persona podrá desatar su propia felicidad a través de conductas específicas, pues como se sabe, es un sentimiento subjetivo.

Lo más curioso de este cuarteto de la felicidad es que no tiene nada que ver con la cantidad de dinero que tengas, el estatus o el trabajo que desempeñes. Cada persona podrá ser feliz por sus propios medios de una forma sencilla, tal y como vamos a comentarte más adelante. ¡Descúbrelo en esta lectura!

El papel de cada una de las sustancias en el cuarteto de la felicidad

Las sustancias que conforman el cuarteto de la felicidad interactúan y tienen sus efectos particulares. Tanto la serotonina, como la dopamina, la oxitocina y las endorfinas, son adyuvantes de una fórmula que, sin ser mágica, nos hace plenos.

Serotonina

Se trata de un neurotransmisor implicado en la regulación del estado de ánimo, el sueño, la ingesta y ciertos procesos cognitivos. Cuando la proporción de serotonina en tu sistema nervioso es la correcta, te sientes feliz, satisfecho y ves el lado positivo de las cosas.

Sin embargo, cuando la serotonina falta, puede provocar depresión o tristeza, desmotivación, falta de energía y pesimismo. Por lo tanto, es fundamental mantener niveles de serotonina adecuados para las neuronas.

serotonina en el cuarteto de la felicidad
La serotonina influye en el estado de ánimo de las personas, de acuerdo a su concentración como neurotransmisor

Dopamina

Es otro neurotransmisor importante para nuestro cerebro, pues es el causante de las sensaciones placenteras. Actúa, por ejemplo, cuando conseguimos algo que queremos, como un objetivo, comer algo que nos gusta o comprarnos lo que deseábamos desde hace tiempo.

Al igual que la serotonina, está implicada en los factores motivacionales, solo que de una forma mucho más directa. Las personas con bajo nivel de dopamina experimentan una marcada dificultad para sentir placer y se sienten desmotivados.

La dopamina es muy estudiada en pacientes con depresión, pues sus niveles inadecuados interfieren con el proceso de recuperación de la situación depresiva. Algunas medicamentos, justamente, inhiben la recaptación del neurotransmisor para aumentarlo en el cuerpo.

Sigue leyendo: Neurotransmisores

Oxitocina

Es una hormona que se libera con el contacto social. Por ejemplo, con nuestra pareja, amigos y familiares, o una madre con su hijo pequeño.

Se la conoce como la hormona de los vínculos emocionales. Es muy importante, puesto que hace agradable la interacción con los demás. Como es obvio, privarse del contacto social evitará la secreción de oxitocina, con el consiguiente déficit.

Endorfinas

Las endorfinas son opiáceaos endógenos, producidos en el organismo humano, sin provenir del exterior. Una de sus funciones es ser analgésicos naturales.

Su acción desata una especie de sensación placentera que logra enmascarar el dolor físico. Los efectos de las endorfinas pueden experimentarse, por ejemplo, después de hacer deporte intenso. ¿Quién no ha sentido esa agradable sensación en el cuerpo después de un entrenamiento?

endorfinas en el deporte
El ejercicio libera endorfinas que enmascaran el dolor y producen sensación de felicidad

Descubre más: Ser agradecidos nos da felicidad

¿Se puede aumentar el cuarteto de la felicidad de forma natural?

La respuesta es un rotundo sí. La felicidad está al alcance, en gran medida. Es responsabilidad nuestra, no importa lo que pase alrededor. Algunas medidas que podemos tomar son las siguientes, en vistas a estimular los neurotransmisores:

  • Exponerse a la luz solar
  • Dar paseos por lugares agradables
  • Pensar en los objetivos futuros y en recuerdos felices
  • Hacer ejercicio

La dopamina, de forma específica, se incrementa cuando celebramos los logros alcanzados. Podemos dividir una gran meta final en pequeños objetivos, para festejar cada vez que damos un paso exitoso.

Con la oxitocina tenemos que pensar y actuar en torno a las relaciones sociales para estimularla. Hay que aumentar el contacto con abrazos y caricias a los que queremos. Las relaciones sexuales aumentan los niveles de oxitocina de forma natural, y son una excelente vía de conexión con el otro.

Finalmente, para las endorfinas, un aliado es el deporte. No se trata de ejercicio extremo, sino de regularidad y entrenamiento que nos cause placer por el mero hecho del movimiento. También las técnicas de relajación y meditación son útiles para guiarnos a la felicidad.

¡A desatar el cuarteto de la felicidad!

En conclusión, desatar el cuarteto de la felicidad está en tu mano. Puedes poner en práctica algunas de las actividades que te hemos mencionado y notar los efectos beneficiosos de las mismas para tu bienestar físico y emocional. Los cambios no suceden de un día para el otro, sin embargo, lo importante es ponerse en camino y perseguir el estado que nos haga felices.

  • Breuning, L. G. (2012). Meet your happy chemicals. System Integrity Press.
  • Salamone, J. D., & Correa, M. (2012). The mysterious motivational functions of mesolimbic dopamine. Neuron76(3), 470-485.
  • Young, S. N. (2007). How to increase serotonin in the human brain without drugs. Journal of psychiatry & neuroscience: JPN32(6), 394.
  • Goodale, Elizabeth P. "El papel de la norepinefrina y de la dopamina en la depresión." Revista de Toxicomanías 50 (2007): 19-22.