Cuida el hígado después de fiestas con estos 4 alimentos

Las fiestas, las vacaciones o cualquier celebración casi siempre significan excesos que afectan especialmente al hígado. Pero puedes ayudarle a recuperarse introduciendo en tu dieta algunos alimentos ¿Quieres saber cuáles son?

Cuida el hígado de manera sencilla y natural incorporando 4 alimentos clave en tus menús diarios: la alcachofa, el cardo mariano, la cúrcuma y el pomelo.

En este artículo te explicamos las propiedades de estos alimentos y de qué manera nos ayudan a mejorar la función hepática.

Cuida el hígado y mejora tu calidad de vida

El hígado es un órgano imprescindible para mantener la sangre limpia de toxinas, es un gran depurador. Además, transforma los alimentos en energía y es imprescindible en el proceso de digestión. Estas propiedades hacen que un hígado saludable sea una garantía de calidad de vida.

El hígado es un órgano que sufre las consecuencias de las malas costumbre de hoy en día, como de la alimentación rica en grasas perjudiciales y aditivos, el tabaco, el alcohol, la contaminación, el estrés y las emociones negativas.

Sin embargo, este órgano también tiene la capacidad de autoregenerarse. Por este motivo es fundamental aportarle los nutrientes que necesita para realizar este proceso.

1. Alcachofa

Alcachofa

La alcachofa es una hortaliza de delicioso sabor, ligeramente amargo,  y es rica en vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos y fibra. Estos componentes la convierten en un excelente remedio para el hígado y la vesícula biliar, por los siguientes motivos:

Lee también: 4 razones por las que deberías consumir más alcachofa

  • Aumenta la secreción biliar, lo cual es muy conveniente en casos de congestión, hígado perezoso, ictericia o mala digestión de las grasas.
  • Gracias a esta acción, también combate el estreñimiento, ya que la bilis activa los movimientos del intestino.
  • Potencia la regeneración de las células hepáticas.

¿Cómo la consumimos?

  • Guisada, al vapor, al horno o a la brasa.
  • Infusión medicinal elaborada con sus hojas.
  • En comprimidos.

2. Cardo mariano

cardo-mariano-belleza-interior

Esta es una de las plantas medicinales más conocidas por sus propiedades para estimular la autoregeneración hepática, por lo cual es un remedio imprescindible que cuida el hígado de manera profunda. Esto se debe principalmente a su contenido en silimarina.

¿Cómo lo tomamos?

  • En infusión
  • En comprimidos o en extracto

3. Cúrcuma

Leche-de-cúrcuma

Esta especia de intenso color amarillo, que se usa de manera frecuente como colorante alimentario natural, esconde unas sorprendentes propiedades para la salud del hígado:

  • Mejora el funcionamiento de hígado y contribuye a su desintoxicación.
  • Mejora la metabolización de las grasas.
  • Ayuda al hígado a recuperarse después de una enfermedad vírica o de una intoxicación, por lo que es muy adecuada en la hepatitis C crónica y en la cirrosis.
  • Aumenta la producción de ácidos biliares y los fluidifica, lo cual mejora su expulsión y previene la formación de cálculos.

¿Cómo la tomamos?

  • Aunque tiene un sabor característico, la manera más sencilla y económica de consumir cúrcuma es añadiéndola en pequeñas cantidades a cualquier tipo de plato que cocinemos. Desde guisos, cremas, arroces y tortillas a opciones dulces como jugos, batidos, flanes o bizcochos.
  • La cúrcuma es uno de los ingredientes del curry, por lo cual también podemos combinarla con esta otra especia.
  • Podemos hervir leche de vaca o vegetal con cúrcuma y otras especias (canela, anís estrellado, jengibre) y añadirle peladura de naranja y miel de abeja. Obtendremos una deliciosa y reconfortante bebida especiada.
  • Como suplemento.

Visita este artículo: Limpia tus pulmones con un jarabe natural de jengibre y cúrcuma

4. Pomelo

Esta es una fruta cítrica muy rica en vitamina C y antioxidantes, con un sabor ácido que no gusta con a todo el mundo. Sin embargo, el pomelo cuida el hígado de manera muy eficaz y sin necesidad de acudir a suplementos o a recetas elaboradas.

El pomelo impulsa la producción de enzimas depurativas del hígado, lo cual promueve la eliminación de toxinas, sustancias cancerígenas, etc.

También es una opción excelente para aquellas personas que, además de cuidar el hígado, también quieran adelgazar de manera equilibrada, ya que esta fruta mejora la metabolización de las grasas.

¿Cómo lo tomamos?

  • La manera más beneficiosa de tomar el pomelo consiste en comernos un pomelo o tomarnos un jugo recién exprimido de esta fruta en ayunas, media hora antes del desayuno.
  • Si el pomelo es ecológico, también podemos lavar bien la peladura y rallarla para usarla en infusiones, batidos, jugos o como condimento en salsas y vinagretas. Para que se mantenga bien podemos congelarla e ir usándola de manera gradual.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar