Cuida tu rostro con estos simples pasos

Muchas de nosotras pasamos algunos detalles por alto a la hora de cuidar nuestro rostro. Algunos de ellos pueden hacer que aparezcan imperfecciones o arrugas antes de tiempo

El rostro es lo primero que se ve de las personas. Podríamos decir que es nuestra carta de presentación, así que mantenerla saludable es prácticamente una obligación. Sabemos que a veces con la rutina, el estrés o las obligaciones, olvidamos cuidarnos.

O tal vez, descuidamos un poco los aspectos físicos, incluido el rostro. Esto es algo que no debería pasar ya que, después de que ocurre un daño en la delicada piel de nuestro rostro, es muy difícil revertirlo.

Por eso decidimos recolectar una serie de pasos muy importantes. Sin importar que tengamos el día más ocupado del mundo, no los podemos dejarlos pasar, por el bien de nuestra piel.

No se trata de aplicar productos de maquillaje hasta quedar irreconocible, se trata de mantener la salud de la piel de la mejor manera posible.

Cuida tu  rostro con estos simples pasos

1. Aprende qué tipo de piel tienes

Antes que nada debes saber qué tipo de piel tienes. Esto es algo indispensable antes de empezar cualquier rutina de belleza, incluida la del maquillaje.

Si tu piel es grasa o mixta, no tendrá los mismos cuidados, ni podrás usar los mismos productos que si tu piel es de tipo seca, atópica o sensible.

Este no es un trabajo tan complicado: solo debes investigar y definir tu tipo de piel para poder ofrecer los tratamientos adecuados.

Visita este artículo: Los 10 mejores productos caseros para hidratar la piel seca

2. Rutina de limpieza

Limpiar el rostro.
Desmaquillarse es una de las formas de cuidar la piel del rostro más efectivas.

Uno de los pasos más importantes, y que nunca debe fallar para el cuidado del rostro, es la limpieza adecuada del cutis. Sin importar qué tipo de piel tienes, la limpieza es de suma importancia.

Es fundamental realizarla dos veces al día, de forma que se puedan evitar los problemas que son más comunes en la piel de la cara.

Con una buena rutina de limpieza facial podrás eliminar las impurezas que se van acumulando. Así podrás evitar la aparición de molestas imperfecciones que suelen terminar infectándose y derivando en algo más complicado.

  • Si tu piel es grasa o mixta debes utilizar productos que logren disminuir el exceso de sebo para evitar que se produzca la obstrucción de los poros.
  • Si, por el contrario, tu piel es seca o delicada, debes utilizar productos que sean menos fuertes, para que no la resequen aún más.

3. Humectación e hidratación

Chica limpiando su rostro con agua pura
La limpieza de la piel es una buena forma de cuidarla.

Es un paso vital de este proceso. Recobra gran importancia que, luego de realizar la limpieza del cutis, apliques una crema o producto humectante e hidratante.

Con este sencillo paso lograrás evitar el daño celular y disminuir el riesgo del envejecimiento prematuro. Asegúrate de utilizar el producto adecuado para tu tipo de piel.

4. Protección solar

Algo que no debes olvidar nunca antes de salir de tu casa, aunque sea unos minutos en el jardín, es que siempre debes colocarte protector solar.

Aunque parezca una locura, las radiaciones solares tienen efectos dañinos sobre las células de la piel, acelerando la aparición de signos de envejecimiento como las arrugas y las manchas oscuras.

Quizá no notes el efecto inmediatamente, pero sí con el paso del tiempo. Así pues, ocúpate de buscar un buen protector solar de acuerdo a tu tipo de piel.

También existen maquillajes con factor de protección en su formulación que puedes emplear. Busca el que mejor se adapte a ti y cuida tu piel en todo momento.

5. Cuida la piel delicada

La piel de los labios y del contorno de los ojos, es más delicada que la del resto del rostro. Es muy importante que le brindes el cuidado necesario, utilizando productos que sean indicados especialmente para estas zonas.

¿Quieres conocer más? Trucos naturales para cuidar una piel delicada

6. No tocarse la cara

Es muy común llevarse las manos a la cara en cualquier momento del día.

El problema radica en que las manos van acumulando grasa y agentes contaminantes que se pasan a la piel del rostro y pueden obstruir los poros de la cara evitando que esta respire y contribuyendo enormemente a la aparición del acné.

Asimismo, debemos evitar, en la medida de lo posibles estar toqueteando las imperfecciones, como los granos, las cicatrices o los comedones. Esta acción solo empeora el estado de la piel.

7. Tomar mucho líquido

Beber agua.

Además, el agua ayuda a eliminar todas las toxinas, las impurezas y la grasa que pueda acumularse en la piel, especialmente del rostro.

¿Habías reparado en estos consejos para cuidar de la piel de tu rostro? Si hasta ahora no los habías tenido en cuenta, empieza hoy mismo para mantener una tez radiante.