Cuida tu sistema digestivo con agua de Guanábana (graviola) - Mejor con Salud

Cuida tu sistema digestivo con agua de Guanábana (graviola)

Planta y fruto espectacular, que crece en zonas tropicales. Un tesoro natural surtido de grandes propiedades que la medicina no deja de estudiar, un tributo a nuestro alcance para tratar múltiples enfermedades asociadas al sistema digestivo. Su pulpa, aromática, tierna y blanca como el algodón, tiene un sabor delicioso típico de las fabulosas frutas tropicales. Una opción saludable que no debes dejar escapar.¡Te lo explicamos!

Beneficios del agua de Guanábana

Fuente de vitaminas y minerales

La pulpa de la guanábana y, en consecuencia su agua, es una fuente natural de sales minerales, potasio, fósforo, hierro, calcio, lípidos, dispone además de vitamina C, una dotación excelente de fibra, provitamina A, así como de la indispensable vitamina B.

Cuida de nuestra flora intestinal

Así es, entre las bondades de la guanábana, están sus propiedades para cuidar de nuestra flora intestinal. Su consumo habitual va fortaleciendo nuestros intestinos y su salud interior para mantener esos microorganismos esenciales que favorecen nuestras digestiones, que eliminan toxinas, bacterias y levaduras dañinas que enferman también nuestro colon. Y es precisamente gracias a estas facultades por las que se suele decir que esta fruta, puede evitar diferentes tipos de cáncer como puede ser el de colon. No lo dudes, consúmela de modo habitual y estarás cuidando de tu salud.

Para tratar el colon irritable

Los nutricionistas nos recomiendan tomar regularmente agua de guanábana todas las noches durante una semana, para tratar esta enfermedad. Por las mañanas empezaremos el día con papaya, de este modo podremos ir curando el colon irritable, bajando su inflamación, mejorando posibles procesos de diarrea o estreñimiento, gracias a sus propiedades esenciales capaces de curar nuestros intestinos.

Diurética y desintoxicante

Su fuente maravillosa de fibra y la presencia de unas determinadas enzimas digestivas, nos permitirán que los alimentos que tomemos, sean sintetizados de un modo más saludable. Además, debido a sus propiedades diuréticas iremos eliminando líquidos, toxinas y elementos nocivos de nuestro organismo. Como nota adicional te comentamos además que tomar su agua es un buen remedio para curar posibles infecciones de orina.

Cuida de nuestro hígado y riñones

Cabe destacar los muchos estudios realizados al respecto de esta fruta maravillosa. Es una excelente protectora de todos nuestros órganos, en especial de los digestivos y de aquellos que filtran, depuran, sintetizan… su misión es eliminar cualquier elemento nocivo favoreciendo su actividad. Además de ello regula la hipertensión, es maravillosa para tratar la diabetes, eliminar el nivel alto de azúcar en sangre, reduce los triglicéridos…. todo ello armoniza la funcionalidad de hígado y riñones, ofreciéndonos así una mejor calidad de vida.

Aliada para combatir el cáncer

La noticia salió oficialmente en el 2013. La guanábana (graviola) dispone de unas grandes y efectivas propiedades no solo para combatir muchos tipos de cáncer, sino también para subir las defensas en el caso de personas que estén sometidas a quimioterapia. Pero ojo, según estos estudios debemos tener claro que la guanábana no cura el cáncer, lo que hace es inhibir la proliferación de muchos tipos de células cancerígenas. Y esto se consigue gracias a una sustancia llamada “anonacinas” que actúa sobre la membrana de estas células para destruirlas. Es decir, tomar esta fruta es ideal para todas aquellas personas que estén sufriendo esta dura enfermedad. Es perfecta para subir las defensas tras las sesiones de quimioterapia, y para impedir que las células cancerígenas (algunas) dejen de proliferarse.

¿Cómo preparar el agua de guanábana?

guanabana

¿Qué necesito?

Está claro que existen muchas recetas y modos de elaborar el agua de guanábana. Nosotros te aportamos una receta sabrosa con ingredientes que potenciarán sin duda, sus propiedades saludables. ¡Toma nota!

  •  Una guanábana madura
  • ½ taza de cualquier leche vegetal (avena, almendras, soja…)
  • 1 cucharada de nuez moscada
  • Un cucharada de jengibre rallado
  • Una cucharadita de miel.

¿Cómo lo preparo?

  • Lo primero es pelar la fruta, con cuidado. Ahora, para sacar su jugo tendremos que prensarlo. Podemos ayudarnos de un colador y una cuchara para ir haciendo fuerza con el fin de que salga su jugo. También podemos utilizar la batidora, pero recuerda sobre todo retirar antes las pepitas, así como la parte más fibrosa.
  • Ahora, una vez obtenido el jugo, añade la leche vegetal, esa cucharadita de nuez moscada (puedes incluir también vainilla si lo deseas), esa ralladura de jengibre y la cucharadita de miel. Mezcla bien los ingredientes y añade unos cubitos de hielo. Es sencillamente delicioso. Si lo tomas todos los días, te lo aseguramos, la salud de tu sistema digestivo y tu bienestar general lo va a notar. Es una fruta milagrosa y realmente terepéutica. ¡Disfrútala!