¡Cuidado con los medicamentos efervescentes!

8 mayo, 2014

Si últimamente has consumido medicamentos efervescentes deberías leer este artículo y enterarte de los posibles efectos dañinos que este tipo de fármacos puede producir en tu salud.

El uso indiscriminado de este tipo de medicamentos puede estar relacionado a un aumento de la presión arterial y a un mayor riesgo de sufrir eventos cardíacos en personas con factores de riesgo.

La razón está en que los medicamentos efervescentes contienen sodio, y muchas veces añadiendo la sal que consumimos en nuestra alimentación diaria ya superamos la cantidad aconsejada por día. El exceso de sodio es sumamente dañino para las arterias, creando una serie de irregularidades en el cuerpo, favoreciendo la retención de líquidos, ataques cardíacos, cerebrales, entre otras anomalías. Cuando existe retención de líquidos tanto el corazón como los riñones deben trabajar con mucho más esfuerzo y el deterioro lentamente ocurrirá.

En tiempos atrás los trastornos mencionados en el párrafo anterior estaban limitados a personas mayores, pero en la actualidad son cada vez más jóvenes quienes los padecen. Sería entonces un llamado de atención para todos, la alimentación ha cambiado, y no precisamente para bien, los tiempos limitados, las responsabilidades cada vez mayores hacen que el estrés esté presente en la vida de la mayoría de las personas, siendo el precursor de muchas enfermedades.

Si el aporte de sodio a tu dieta va en aumento lo grave es que difícilmente aparezcan molestias o síntomas que frenen tu alto consumo, los daños se van acumulando, son a largo plazo y muchas veces en silencio. Y en cuanto a las personas mayores, los niveles de sodio deben ser aún más controlados, pues las arterias con el tiempo se van estrechando y con líquidos de más la situación del corazón se verá aún más complicada.

Daños en cadena…

Cuidar al corazon

Como veníamos mencionando los daños al cuerpo se van produciendo en cadena, imagina que si un órgano tan importante como el corazón se ve alterado, todo nuestro cuerpo lo sufrirá tarde o temprano. Son varios factores que unidos entre sí se potencian, se vuelven una bomba de tiempo y nuestra salud pende de un hilo.

Por eso cualquier tipo de fármaco sólo se debe consumir bajo criterio médico, quien evaluará el medicamento que indicará y la forma de presentación. Siempre luego de analizar tu salud de manera individual, tu cuerpo no es igual al de otro, es único con necesidades diferentes y específicas. Y cada medicamento supone ciertos riesgos de acuerdo a los problemas de salud ya existentes, como ser en el caso de sufrir hipertensión.

Lamentablemente la auto-medicación es un fenómeno que va en crecimiento en todo el mundo. Ante la presencia de alguna molestia o dolor corporal tenemos la tendencia de ir directamente a las farmacias a comprar algún medicamento que nos pueda aliviar, la mayoría de las personas ven como una pérdida de tiempo asistir a una consulta médica y mucho más si las molestias son menores. Pero ponte a pensar al menos en este último mes, ¿Cuántas veces te has auto-medicado? ¿Sabes el daño que puedes hacerte de esa manera?

alergias-a-las-medicinas

Conclusión…

En conclusión podemos decir que es de suma importancia que controles los niveles de sodio que te encuentras consumiendo diariamente. Debes prestar más atención al comprar alimentos y fijarte en la etiqueta, eligiendo siempre aquellos que especifiquen contener baja cantidad de sodio con respecto a la mayoría.

Elimina el salero durante las comidas. Poco a poco te irás acostumbrando a reducir el consumo de este mineral. No acostumbres a tus hijos a consumir mucha cantidad de sal, elige mejor condimentar tus comidas con especias que darán más sabor sin daños posteriores. Los alimentos procesados, enlatados, embutidos, contienen sal porque es un excelente conservante. Limita su consumo para ocasiones especiales.

Tu corazón merece los mejores cuidados. Si tienes familiares con antecedentes de patologías cardíacas recuerda que debes ser aún más estricto en cuanto a los cuidados en tu alimentación. Las patologías cardíacas además de poder causar muertes prematuras también pueden dejar serias secuelas, imposibilitando llevar una vida normal.

Los medicamentos efervescentes no se encuentran prohibidos, pero deben ser consumidos con sumo cuidado e indicados sólo a aquellas personas en quienes los beneficios sean mayores a los posibles riesgos ya mencionados en este artículo.

Te puede gustar