¡Cuidado con tu hígado! Estos 6 alimentos pueden hacerle daño

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 3 diciembre, 2018
Aunque las proteínas son fundamentales para crear músculo, lo cierto es que en exceso pueden ser perjudiciales para la salud del hígado.

El hígado es un órgano muy importante para la vida y la salud. Desempeña funciones como filtrar las toxinas de la sangre, sintetizar proteínas y almacenar muchos de los nutrientes que el cuerpo necesita.

Cuando se lleva un estilo de vida saludable, este órgano tiene la capacidad de funcionar en perfecto estado todos los días. Su función es eliminar muchas sustancias que se van quedando acumuladas en nuestro organismo.

No obstante, hoy en día muchos practican hábitos dañinos que disminuyen la eficacia de su trabajo, dando lugar a diferentes enfermedades.

La protagonista de estas costumbres es la mala calidad de la alimentación, uno de los factores que más influyen en el deterioro del hígado.

Las toxinas, el exceso de azúcares y grasa, así como la acumulación de otros componentes, están desmejorando la salud hepática de forma significativa.

Como en ocasiones anteriores ya hemos compartido aquellos que favorecen su desintoxicación y su funcionamiento, en esta ocasión queremos revelar esos 6 alimentos que lo pueden dañar. ¡Descúbrelos!

1. La comida rápida o prefabricada

La comida rápida o prefabricada daña el hígado

Este tipo de comidas resultan irresistibles y parecen ser una alternativa rápida para calmar el hambre cuando no tenemos tiempo.

El gran problema es que cada uno de sus ingredientes resulta pesado para la digestión y acaba acumulando grasa en diferentes partes del cuerpo.

Cuando una persona no logra moderar su consumo hay un alto riesgo de sufrir de hígado graso.  Esta condición  causa graves dificultades para digerir los alimentos y se asocia con el sobrepeso y la obesidad.

Los afectados por esta patología están obligados a mejorar su dieta mediante la incorporación de más porciones de frutas, verduras y cereales integrales.

2. Frituras

Muchas de las frituras que venden en los puestos de comida o que vienen empacadas como snacks, están hechas con aceites de pésima calidad que no son adecuados para el organismo.

Las grasas saturadas y los compuestos que se producen por las altas temperaturas sobrecargan de tareas al hígado al generar una acumulación de toxinas y grasa.

Ver también: Las frituras: cambios que se producen al freír los alimentos

3. Alimentos grasos

Alimentos grasos con el jamón

El cuerpo necesita una pequeña dosis de grasa para funcionar en perfectas condiciones. El inconveniente es que muchos de los alimentos grasos son de tipos saturados, nada beneficiosos para nuestra salud. Contienen grandes niveles de calorías y a menudo están asociados con el aumento del colesterol y los triglicéridos.

Ambas condiciones afectan de forma directa la salud cardiovascular, pero también deterioran el hígado al sobrecargarlo para tratar de controlarlas.

Deberías reducir:

  • Manteca de cerdo.
  • Mantequilla.
  • Crema de leche.
  • Piel de pollo.
  • Aderezos cremosos.
  • Mayonesa.

4. Alimentos ricos en proteínas

¡Ojo! Proteínas sí, pero en cantidades moderadas. Este tipo de nutrientes es esencial para la formación de masa muscular y el metabolismo, pero sus excesos pueden resultar contraproducentes.

Algunas personas, en especial los deportistas, ingieren cantidades exageradas de estas, y a largo plazo desarrollan varios trastornos.

Las dietas que no las moderan tienden a sobrecargar la función hepática porque el hígado se sobre exige para eliminar las toxinas que quedan cuando las proteínas se digieren.

5. Azúcar

Golosinas con azúcar

El consumo excesivo de azúcar es una causa potencial de enfermedades crónicas como la diabetes, las patologías cardiovasculares y la obesidad.

Algunas personas piensan en el azúcar sólo como un polvo blanco para hacer recetas y endulzar el café. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también está presente en los refrescos comerciales, dulces y postres.

A nivel hepático este alimento favorece el desarrollo del hígado graso.

Te recomendamos leer: Postres sin azúcar que deberías probar

6. Bebidas alcohólicas

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas conlleva a tener mayores probabilidades de desarrollar trastornos graves de salud como el cáncer, el hígado graso y la cirrosis.

Esta sustancia puede llegar a cada una de las células del cuerpo a través del flujo sanguíneo y causar su deterioro.

El hígado produce una enzima conocida como deshidrogenasa, cuya función es la de metabolizar el alcohol. No obstante, las cantidades excesivas causan inconvenientes en su producción y disminuye su capacidad de digestión.

Esto a su vez afecta la estructura celular hepática y disminuye su capacidad para disolver las grasas acumuladas.

Para un hígado saludable y fuerte modera el consumo de los alimentos aquí citados.

No olvides visitar a tu médico si sufres de alguna afección hepática. Además de seguir nuestros consejos, tu doctor podrá ayudarte con el tratamiento farmacológico correspondiente.

  • Angulo, P. (2004). Enfermedad grasa del hígado y esteatohepatitis no alcohólica. Revista de Gastroenterología de México., 69 Suppl 3, 140–148. Disponible en: http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/nafld-nash-spanish-2013.pdf
  • Martín-Domínguez Verónica, González-Casas Rosario, Mendoza-Jiménez-Ridruejo Jorge, García-Buey Luisa, Moreno-Otero Ricardo. Pathogenesis, diagnosis and treatment of non-alcoholic fatty liver disease. Rev. esp. enferm. dig.  [Internet]. 2013  Ago [citado  2018  Oct  30] ;  105( 7 ): 409-420. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082013000700006&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082013000700006.
  • Sánchez Hernández E., Fernández Seara J.. Hepatopatía alcohólica. Rev. esp. enferm. dig.  [Internet]. 2005  Jul [citado  2018  Oct  30] ;  97( 7 ): 530-530. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082005000700009&lng=es.