Las claves del cuidado de la cara

Es muy importante que nos limpiemos la cara a primera y a última hora del día para eliminar impurezas. La hidratación también es fundamental para conseguir un cutis sano y radiante

La cara es una parte importante de nuestro cuerpo. Es lo primero en lo que nos fijamos cuando conocemos a alguien, y de lo que más solemos preocuparnos para que esté bien cuando salimos, estamos con gente, etc.

Nuestra cara, a lo largo del día, está expuesta a todo lo que nos rodea: diferente temperatura de frío y calor, humedad, viento, el pelo que se echa encima, las manos y la ropa con que la rozamos, etc. Por  ello, es muy importante tener un especial cuidado de la cara, para mantenerla hidratada y sana durante nuestra vida.

TRATAMIENTO DIARIO DE LA PIEL

Para que la piel de nuestra cara se conserve hidratada, firme y cuidada, es recomendable que todas las mañanas, al levantarnos, lavemos nuestra cara con abundante agua fría. De esta manera, nuestra piel se refrescará, ayudándonos también a despertarnos más rápido, y mejorará la circulación sanguínea.

Para que el cuidado de la cara sea más efectivo, es bueno, después de lavarla, hidratarla con una crema especial para la cara, dando un ligero masaje.

Por las noches, antes de acostarnos, hay que seguir el mismo proceso. Es importante que la cara quede limpia de todo el día, lavándola con abundante agua, eliminando así restos de maquillaje o impurezas que pueda haber.

Una vez más, lo ideal es aplicar crema hidratante, llegando a todas las partes de la cara, para que durante la noche la piel absorba los nutrientes de la crema y se hidrate y regenere.

Otro aspecto importante a tener en cuenta en el cuidado de la cara, como parte de ella, son nuestros labios. Conviene mantenerlos humedecidos diariamente con cacao o crema de labios, para que estos se conserven hidratados, y no se resequen demasiado.

TRUCOS PARA EL CUIDADO DE LA CARA

Dos pequeños trucos para que la belleza esté presente en nuestra cara, sin dejar de lado la salud:

  • Para aplicarnos el perfume o la colonia que utilicemos habitualmente, se puede echar unas gotitas de la misma sobre la crema hidratante que nos apliquemos por la mañana. De esta forma, la crema quedará mezclada con el perfume, el olor quedará en ella, y de esta forma, en toda la cara, estando a la vez hidratada.
  • Para que nuestros labios estén libres de impurezas y pielecillas, y suaves, se pueden pasar las cerdas de nuestro cepillo de dientes por ellos, delicadamente, dos veces por semana. De esta forma los limpiamos más profundamente, y a la vez quedan sedosos.

Imagen cortesía de Tom Geriak

Categorías: Tratamientos faciales Etiquetas:
Te puede gustar