¡Cuidado! Enfermedades que provoca el estrés

Ekhiñe Graell · 21 mayo, 2020
El estrés se relaciona con importantes trastornos en nuestra salud. Aprender a identificar sus señales puede ayudarnos a gestionarlo mejor.

Las enfermedades que provoca el estrés pasan a menudo inadvertidas. El hecho de no gestionar de forma adecuada las presiones cotidianas y las preocupaciones nos conduce muchas veces a estados de indefensión en los que nuestra salud se ve afectada.

Es necesario saber que no todos respondemos de igual modo a la presión del estrés. Así, factores como la predisposición genética, el apoyo social e, incluso, la personalidad nos pueden hacer más o menos vulnerables.

No obstante, hay un aspecto esencial: cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de reaccionar. Cambiar los hábitos de vida, buscar ayuda profesional y, sobre todo, atender a las posibles señales son estrategias que nos facilitarán condiciones más saludables y satisfactorias.

Las enfermedades que provoca el estrés te están pasando factura

Diversos estudios nos hablan de la relación entre el estrés y algunas enfermedades. En esta línea, en trabajos como el publicado en el Malaysian Journal Medical Sciencies se hace referencia a una serie de dimensiones relevantes en el tema que nos ocupa. Son las siguientes:

  • El estrés crónico tiene un efecto significativo en el sistema inmunitario.
  • En este estado, se incrementa la producción de catecolaminas (neurotransmisores como la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina).
  • También aumenta la concentración de histamina, cuyos niveles elevados conducen a estados inflamatorios asociados a distintos trastornos.

Conviene resaltar que, a diferencia del estrés puntual, estas alteraciones tienen lugar en los casos de estrés prolongado en el tiempo. Es decir, aquel que arrastramos durante meses o años.

Veamos ahora qué enfermedades provoca el estrés.

1. Presión arterial alta

Uno de los síntomas más comunes asociados al estrés es la hipertensión o presión arterial alta, la cual afecta directamente a la salud cardiovascular.

Revisiones como la de Suzanne Oparil y su equipo señalan que en el desarrollo de la hipertensión participan también variables ambientales, como el estrés sostenido.

2. Problemas de la piel

Como apunta una de las publicaciones del centro I+D de productos Avon, ante una respuesta de estrés continuada, la piel reacciona activando los sistemas endocrino e inmunitario.

De este modo, pueden desencadenarse o empeorar afecciones como la psoriasis, la dermatitis, la alopecia, el acné y el picor o prurito.

Leer más: Piel atópica: ¿qué es y cuáles son sus causas?

3. Trastornos menstruales

Un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania muestra una mayor influencia del estrés en mujeres que se encuentran ya en la perimenopausia (etapa previa a la menopausia).

En particular, sus resultados hallaban alteraciones en la duración del ciclo menstrual, siendo este menor en los casos en que las participantes informaban de niveles más altos de estrés a lo largo de dos años.

Descubre: Influencia del estrés en el ciclo menstrual

4. Problemas digestivos

Entre los problemas que provoca el estrés se encuentran también los digestivos, tal y como refiere un artículo del grupo de investigación de Yunes Panahi.

Las posibles dolencias incluyen gastritis, náuseas, cólicos, diarrea o dolor abdominal. Además, estos síntomas suelen darse de manera esporádica, sin ningún motivo aparente.

5. Trastornos mentales

Una de las manifestaciones más severas del estrés son los trastornos mentales con secuelas como la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés postraumático.

Por ejemplo, estudios como el Matthew J. Zawadzki y colaboradores destacan que el estrés ejerce un efecto indirecto en la salud psicológica a través de los pensamientos perseverantes.

Te puede interesar: 6 prácticas saludables para evitar las crisis de ansiedad

Mujer con pensamiento negativo

6. Trastornos sexuales

El estrés también se vincula a trastornos sexuales de diverso tipoUna revisión liderada por profesores de la Universidad de Minnesota recoge evidencias en este sentido.

Los indicios más frecuentes entre los hombres son la eyaculación precoz y la impotencia. En el caso de las mujeres, se pueden presentar cuadros de anorgasmia o una disminución del deseo sexual.

7. Migrañas y dolores de cabeza

A su vez, entre las enfermedades que provoca el estrés están las migrañas y los dolores de cabeza. 

Un estudio dirigido por Theoharis C.Theoharides explica cómo los mecanismos fisiológicos que median la respuesta de estrés pueden precipitar o exacerbar las migrañas.

¿Qué aprendemos de las señales del estrés?

En vista del impacto que el estrés mantenido en el tiempo produce sobre la salud, es necesario buscar los medios oportunos para aprender a gestionarlo.

Si los síntomas son persistentes, es imprescindible realizar una consulta médica y solicitar ayuda profesional.

Existen distintas terapias y recursos para manejar estas situaciones. Asimismo, adoptar un estilo de vida saludable será fundamental para mejorar nuestro bienestar.

Las enfermedades que provoca el estrés merman la energía y la motivación para afrontar cualquier reto. Pongamos remedio, generemos cambios valientes.

  • Barsom, S. H., Mansfield, P. K., Koch, P. B., Gierach, G., & West, S. G. (2004). Association between psychological stress and menstrual cycle characteristics in perimenopausal women. Women’s Health Issues, 14(6), 235–241. Chen, Y., & Lyga, J. (2014). Brain-Skin Connection: Stress, Inflammation and Skin Aging. Inflammation & Allergy-Drug Targets, 13(3), 177–190. https://doi.org/10.2174/1871528113666140522104422
  • Forbes, M. K., Baillie, A. J., Eaton, N. R., & Krueger, R. F. (2017). A Place for Sexual Dysfunctions in an Empirical Taxonomy of Psychopathology. The Journal of Sex Research, 54(4–5), 465–485. https://doi.org/10.1080/00224499.2016.1269306
  • Oparil, S., Acelajado, M. C., Bakris, G. L., Berlowitz, D. R., Cífková, R., Dominiczak, A. F.  et al. (2018). Hypertension. Nature Reviews Disease Primers, 4, 18014. https://doi.org/10.1038/nrdp.2018.14
  • Salleh, M. R. (2008). Life event, stress and illness. The Malaysian Journal of Medical Sciences, 15(4), 9–18. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3341916/
  • Slavich, G. M. (2016). Life Stress and Health. Teaching of Psychology, 43(4), 346–355. https://doi.org/10.1177/0098628316662768
  • Theoharides, T. C., Donelan, J., Kandere-Grzybowska, K., & Konstantinidou, A. (2005). The role of mast cells in migraine pathophysiology. Brain Research Reviews, 49(1), 65–76. https://doi.org/10.1016/j.brainresrev.2004.11.006
  • Yaribeygi, H., Panahi, Y., Sahraei, H., Johnston, T. P., & Sahebkar, A. (2017). The impact of stress on body function: A review. EXCLI Journal16, 1057–1072. https://doi.org/10.17179/excli2017-480
  • Zawadzki, M. J., Sliwinski, M. J., & Smyth, J. M. (2018). Perseverative Cognitions and Stress Exposure: Comparing Relationships With Psychological Health Across a Diverse Adult Sample. Annals of Behavioral Medicine, 52(12), 1060–1072. https://doi.org/10.1093/abm/kay009