Cuidado especial de nuestros pies

Al final de la jornada podemos relajar nuestros pies con un baño caliente y, a continuación, darnos un masaje con algún aceite esencial o crema para liberar tensiones e hidratarlos

Nuestros pies son una parte muy importante del cuerpo, y necesitan un cuidado especial. A lo largo del día caminamos, andamos deprisa, medio corriendo para llegar a los sitios, corremos para hacer deporte, paseamos con unos amigos, etc…

Los pies son los que soportan, por así decirlo, todo este peso. Durante el día los sometemos a un esfuerzo continuo, además de  utilizar diferente tipo de calzado, llegando incluso a veces a cambiarlo varias veces al día.

Por ello, nuestros pies merecen un cuidado especial. Si seguimos estos dos sencillos consejos, nuestros pies estarán más descansados, cuidados y, por tanto , sanos , y nosotros también nos sentiremos mejor.

  • Calzado cómodo. Esto, aunque parece que siempre se dice, es algo fundamental y esencial para nuestros pies. Hay determinados tipos de calzado que no son adecuados para los pies. Los zapatos estrechos en la parte delantera pueden oprimir nuestros pies y los dedos, provocando problemas como formación de callos, juanetes o encarnación de uñas. Así pues, lo indicado son zapatos anchos.

Los zapatos con mucho tacón, utilizados muy a menudo,  pueden tener consecuencias de problemas de espalda, principalmente, sumando que el pie no se encuentra en su posición natural.

Lo adecuado, por último, es que los zapatos tengan una buena suela, para que la planta del pie esté cómoda y relajada al caminar.

  • Cuidado especial al final del día. Al terminar cada día, debemos darle un trato especial a nuestros pies. Para ello, lo mejor es lavarlos cuidadosamente, con agua y jabón, y secarlos bien. A continuación, es una buena idea aplicarles crema hidratante, a la vez que los masajeamos suavemente, intentando llegar a todas las partes del pie: el talón, la planta, el empeine y los dedos. Es como si se tratara de un masaje especial para los pies, poniendo atención en cada una de las partes. Al finalizar, los pies se habrán refrescado, hidratado y relajado.

Si llevamos a cabo estos dos fáciles pasos para un cuidado especial de nuestros pies, y los ponemos en práctica todos los días, nuestros pies lo agradecerán, y soportaremos mejor los trajines y tareas diarias que vivimos

Imagen cortesía de Catcrispi

Categorías: Cuidado del cuerpo Etiquetas:
Te puede gustar