Cuidado: el número de lunares en tus brazos puede alertar de un cáncer de piel

El tener muchos lunares en el brazo derecho no quiere decir que obligatoriamente vayamos a desarrollar un cáncer de piel, pero deberemos someternos a chequeos rutinarios y protegernos del sol.

El número de lunares en nuestra piel es un indicador que nos puede alertar sobre la probabilidad de sufrir o no un cáncer de estas características.

Según un estudio publicado en la revista British Journal of Dermatology, tener más de 15 lunares en el brazo derecho nos debe poner sobre aviso de la necesidad de acudir a un dermatólogo para que nos haga un examen. Te damos toda la información en el siguiente artículo.

El número de lunares en nuestra piel

Un equipo de dermatólogos e investigadores del King’s College de Londres (Reino Unido) descubrió que la cantidad de lunares que tenemos el brazo derecho es un indicador del número total que podemos tener en el cuerpo.

Así pues, una persona con más de 15 lunares, es muy posible que tenga un recuento total de entre 80 y 100. Es un dato que debemos tener en cuenta, puesto que tener más de 100 lunares en nuestro cuerpo supone un riesgo 5 veces mayor de sufrir un cáncer de piel.

Mujer mostrando los lunares

Aclaramos, una vez más, que no se trata de pensar de inmediato en lo peor. Es solo un indicador que eleva la posibilidad de padecer esta enfermedad. No nos cuesta nada acudir al dermatólogo para que nos haga una revisión y quedarnos más tranquilos.

A día de hoy la técnica del recuento de lunares es un método efectivo para evaluar dicho riesgo. Además del recuento, los especialistas también tienen en cuenta la concentración, de ahí que nos reiteren la necesidad de mirar los lunares que tenemos en el brazo derecho.

El estudio se llevó a cabo a lo largo de 8 años. Fueron las propias enfermeras quienes realizaron un conteo de lunares, en 17 áreas corporales, a una muestra de 3 700 personas. Los resultados fueron muy significativos. El recuento del número de lunares del brazo derecho se considera ya una herramienta útil para evaluar el riesgo de una persona a la hora de padecer esta enfermedad.

La dermatóloga y coautora de la investigación, Veronique Bataille, nos indica algo importante: no hay que obsesionarse contando cada día el número de lunares de nuestro brazo derecho. Las personas que, por lo general, tienen muchos lunares en su cuerpo, deben ser conscientes de la necesidad de someterse a revisiones periódicas, sostiene.

Medidas de prevención

La mayoría de las personas solemos tener entre 10 y 40 lunares comunes. Son una acumulación de melanocitos o células pigmentadas que aparecen en partes de nuestro cuerpo y que, por lo general, están expuestas al sol.

Mujer aplicando protector solar

Otros lunares, sin embargo, pueden ser de nacimiento. Son pequeños tumores benignos o células névicas que no suelen trasformarse en melanomas. Los más peligrosos son aquellos que aparecen al habernos expuesto a los rayos solares, de ahí que debamos estar siempre atentos y tener en cuenta lo siguiente:

  • Cuida de que tus lunares no cambien de color de un día para otro.
  • Atiende a su forma. Si alguno de tus lunares tiene forma irregular, acude al dermatólogo.
  • Observa su textura: ¿es rugoso? ¿muy duro? Si es así, deberás hacerte un examen.
  • Mira su color. Si percibes que la tonalidad no es uniforme es otro signo importante.
  • Un lunar nunca debe doler, ni inflamarse, ni mucho menos sangrar.

La importancia de la prevención

Sabes que si tu piel es muy clara vas a tener más riesgos de sufrir algún problema relacionado con los lunares. Por lo general, todos deberíamos evitar las horas más intensas del sol, aquellas comprendidas entre las 10 y las 16 horas.

Recuerda la importancia de usar cremas solares acordes a tu tipo de piel. Es habitual que todos recordemos ponernos protección durante el verano, en especial cuando vamos a la playa. Ahora bien, ¿y el resto del año? ¿Es que ya no hay riesgos?

Los hay, y de ahí que en los últimos años estén apareciendo cremas faciales de uso diario donde ya se incorpora una protección frente a los rayos solares, tanto para hombres como para mujeres. En este último caso siempre resulta muy útil, por ejemplo, el uso de los maquillajes que ya incluyen esta composición.

Si tu piel es clara recuerda que es conveniente que en la época estival uses tejidos que te protejan del sol. Evita usar camisetas o tops muy descubiertos. Si bien es cierto que a todas nos gusta llevar ropa más ligera, si eres de piel pálida lo puedes lamentar en el futuro. Pueden salirte muchos lunares en la espalda, el rostro, o los brazos.

No te excedas tampoco en el uso de las cabinas de rayos UVA. No olvides tampoco protegerte con gafas de sol homologadas, y en verano usar los siempre elegantes sombreros de paja. Cuidarán mucho de tu piel y tanto tu belleza como tu salud lo agradecerán.

Para concluir, todas sabemos que los lunares nos dan un aire atractivo, pero debemos vigilarlos, contarlos y atenderlos. ¡Vale la pena!