Cuidado personal de los pacientes con lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune con diversas manifestaciones clínicas. Su evolución a brotes hace que sea imprescindible llevar un seguimiento.

El lupus es un término médico que se refiere a una enfermedad crónica de carácter autoinmune. En ella, el organismo ataca por error los tejidos sanos del propio paciente. De esta manera, se genera una respuesta inflamatoria en las áreas problemáticas.

Asimismo, las células del sistema de defensa del sujeto pierden la capacidad para identificar agentes extraños o patógenos. Así, determina que las células sanas son una amenaza para el sistema y comienza a atacarlas. Por tanto, cualquier órgano o estructura del individuo puede resultar dañada en el proceso.

Generalmente, la mayoría de casos clínicos corresponden a mujeres adultas. Sin embargo, también puede presentar esta enfermedad el sexo masculino y puede aparecer durante otro periodo de vida.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del lupus?

Por otra parte, los pacientes con esta enfermedad suelen desarrollar una serie de señales características. Normalmente el individuo presenta etapas en las que los síntomas son leves e incluso desaparecen con el desarrollo de brotes. Durante estos episodios las alteraciones son más intensas y graves de forma temporal.

Asimismo, en función de las estructuras afectadas, el sujeto padecerá unos u otros grupos de síntomas. Por ejemplo, entre los síntomas más frecuentes podemos citar:

  • Cansancio, debilidad o fatiga general.
  • Cefalea o dolor de cabeza intenso.
  • Presencia de fiebre de intensidad moderada.
  • Molestias a nivel articular y de los músculos. Un gran porcentaje de pacientes con lupus termina desarrollando artritis. Se trata de una patología en la que existe inflamación de ciertas articulaciones.
  • Alteraciones neurológicas. Es posible que el individuo presente pérdida de memoria, desorientación, problemas del lenguaje etc.
  • Erupción con forma de mariposa sobre las mejillas de tono rojizo. Por otra parte, es posible que se presenten otras erupciones en otras partes del cuerpo. En función de las características de la lesión cutánea, es probable que el paciente desarrolle cicatrices en el futuro.
  • Nefritis.
  • Problemas hematológicos. La mayoría de individuos padecen anemia y/o una disminución del recuento de plaquetas.
  • Pericarditis.
  • También puede producirse inflamación en otras áreas corporales como el páncreas, la capa conjuntiva o los pulmones.

Quizá te interese: Todo lo que deberías saber sobre el lupus

¿Cuáles son las posibles causas del lupus?

Niño enfermo de Lupus Eritematoso Sistémico

Actualmente, el equipo médico no ha sido capaz de identificar la causa exacta de esta enfermedad. Sin embargo, se ha comprobado que los pacientes con antecedentes familiares son más propensos a desarrollar la enfermedad.

De esta manera, existe una serie de factores que son capaces de provocar brotes o recaídas en los pacientes. Por ejemplo, entre los desencadenantes más frecuentes del lupus podemos destacar:

  • Exposición a la luz del sol o a rayos ultravioleta.
  • Desarrollo de infecciones. Pueden presentar tanto un origen vírico como bacteriano.
  • Ciertos tipos de medicamentos. Normalmente se incluyen a los fármacos que fomentan la fotosensibilidad. También existen antibióticos y anticonvulsivos que pueden tener este efecto sobre los pacientes.
  • Un estilo de vida en el que el paciente tenga altos niveles de estrés.

Descubre: Medicamentos que causan lupus eritematoso

Cuidado personal recomendado para pacientes con lupus

Una vez diagnosticada la enfermedad, el equipo médico estudiará todas las opciones de tratamiento posibles. No existe una cura definitiva para el lupus pero los especialistas ofrecerán al paciente una serie de terapias para calmar los síntomas.

Por norma general, los especialistas le administrarán al sujeto el grupos de medicamentos más adecuado para sus alteraciones. Esto se debe a que los síntomas varían en función de los órganos afectados. En cualquier caso, se incluyen antiinflamatorios para reducir la hinchazón en las áreas problemáticas.

Asimismo, el sujeto puede cambiar su estilo de vida para adaptarlo a la patología. De esta manera, las recomendaciones más comunes en pacientes con lupus son:

  • Evitar hábitos insalubres. El tabaquismo, el consumo de alcohol o de sustancias tóxicas como las drogas empeora la gravedad de los síntomas. También aumentan el riesgo a desarrollar nuevas alteraciones cardiovasculares.
  • Consumir una dieta equilibrada y saludable. Por ejemplo, la dieta mediterránea.
  • Practicar una actividad física moderada para fortalecer el organismo y mantenerse en forma.
  • Reducir el tiempo de exposición al Sol. También recomendable utilizar crema solar y prendas de ropa como sombreros.
  • Acudir a las revisiones médicas de forma regular. De esta manera, se puede mantener un control sobre los síntomas derivados de la enfermedad.
  • Agarwal R, et al. (2009). Assessment of iothalamate plasma clearance: Duration of study affects quality of GFR. DOI: doi.org/10.2215/CJN.03720708
  • Dooley MA. (2012). Clinical and epidemiologic features of lupus nephritis. Dubois’ Lupus erythematosus and related syndromes. Philadelphia, PA: Saunders.
  • Ortega, L. M., Schultz, D. R., Lenz, O., Pardo, V., & Contreras, G. N. (2010). Lupus nephritis: Pathologic features, epidemiology and a guide to therapeutic decisions. Lupus. https://doi.org/10.1177/0961203309358187