¡Cuidado! Un 85% de los tampones y productos de higiene femenina estarían contaminados con glifosato

Carolina Betancourth 28 octubre, 2015
Para evitar riesgos tóxicos podemos optar por aquellos artículos que estén hechos con algodón orgánico o bien utilizar otras opciones que no contengan sustancias peligrosas

Varias compañías de todo el mundo vienen creado desde hace décadas una gran variedad de productos para la higiene femenina entre los que cabe destacar los tampones, las compresas y los jabones para el aseo íntimo.

Si bien todos estos productos les han brindado a las mujeres más seguridad y comodidad durante los días de su menstruación, al parecer aún no son del todo buenos y, de hecho, algunos podrían estar fabricados con sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la industria para la higiene femenina tuvieron conocimiento de que, entre finales de 1970 y principios de 1980, más de 50 mujeres estadounidenses murieron por infecciones asociadas con el uso de tampones.

No obstante, a pesar de estos terribles acontecimientos, ambas entidades disminuyeron las alertas haciendo múltiples esfuerzos para borrar tal historia y etiquetarla como un “simple rumor”.

Y, aunque las consumidoras continuaron utilizando todos estos productos sin temor alguno, los estudios científicos siguieron comprobando que pueden ser peligrosos por el hecho de estar fabricados con ciertas fibras sintéticas que pueden albergar bacterias mortales, e incluso liberar algunas sustancias químicas que pueden ser perjudiciales.

Los tampones ultraabsorbentes Rely de Procter and Gamble fueron los más peligrosos. La compañía ignoró durante muchos años las quejas de las consumidoras en cuanto a este producto.

compresas-y-tampones

Hacia el año 1975 P&G aceptó cuán dañinos podrían ser y a través de un comunicado público informó de que sus tampones contenían algunos agentes cancerígenos y su uso podría alterar los organismos naturales que se encuentran en la vagina.

Tras años de lucha por prohibirlos, finalmente en el año 1980 estos fueron retirados del mercado, pero muchas mujeres destacaron que dejaron un legado de histerectomías y la pérdida de fertilidad.

No olvides leer: Cómo aumentar la fertilidad en las mujeres

Aún hay preocupación

Para aquellas que son conscientes de todo lo que tiene que ver con la salud,  la toxicidad de los tampones convencionales se ha convertido en uno de los mayores temas de preocupación en los últimos años.

Se estima que, en Estados Unidos, cada año se rocían más de 38 000 toneladas de pesticidas en 14,4 millones de acres del algodón convencional.

Por si fuera poco, durante el proceso de blanqueo con cloro se crean sustancias químicas tóxicas como los hidrocarburos clorados, los cuales incluye una parte de dioxinas, una de las sustancias más tóxicas conocidas.

Un 85% de los productos de higiene femenina contienen glifosato

Compresas y tampones

En la época en la que estamos y, para ser más precisos, este mismo año 2015, se ha descubierto que los productos para la higiene íntima femenina siguen representando muchos peligros para la salud general de la mujer.

Existe una sustancia conocida como glifosato, la misma que se encuentra en el herbicida “Roundup” de Monsanto, utilizado en los cultivos de algodón genéticamente modificados, que se está descubriendo en más de la mitad de este tipo artículos de aseo.

Un equipo de investigación de la Universidad Nacional de La Plata dirigido por Damian Marino ha revelado los resultados de su investigación más reciente:

El estudio encontró rastros de glifosato en el 85% de los productos del cuidado personal e higiene femenina que contienen algodón y que, por lo general, se adquieren con facilidad en los supermercados, tiendas y farmacias.

Para llevar a cabo la investigación, el grupo de científicos tomó las muestras a varios de los productos de las farmacias y supermercados de la zona de La Plata. Entre estos productos se incluyeron hisopos de algodón, gasas y artículos para uso femenino.

Los resultados de todos estos análisis arrojaron que un 85% contienen glifosato y un 62% tienen rastros de AMPA (metabolito o derivado de glifosato).

“El informe nos dejó sorprendidos” dijo el Dr. Medardo Ávila Vázquez, uno de los encargados del estudio.

Habíamos centrado nuestra atención en la presencia de glifosato en los alimentos, pero no pensé que los productos que utilizamos en todos los hospitales y centros de salud en el país para curar a los pacientes están contaminados con un producto cancerígeno. Las autoridades deben dar una respuesta inmediata a esta situación.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?

¿Existen alternativas de higiene femenina?

copa menstrual Greencolander

Aunque lo idóneo sería dejar de utilizar los productos mencionados, lo cierto es que es muy difícil que eso pase debido a la necesidad que tiene de sentirse limpia y cómoda que tiene la mujer en “esos días”.

Mientras las autoridades responden por los productos tóxicos encontrados en estos artículos tan necesarios, una buena opción sería comprar aquellos que estén hechos de algodón orgánico o que no contengan sustancias peligrosas como, por ejemplo, las copas menstruales y las toallas de tela.

Así mismo, los expertos en ginecología aconsejan cuidar la flora bacteriana natural que protege la vagina, evitando los lavados con productos agresivos y reduciendo el uso de elementos de roce con la zona genital.

Te puede gustar