Productos de higiene femenina ¿Realmente son seguros?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 31 diciembre, 2018
Carolina Betancourth · 31 diciembre, 2018
Para evitar riesgos tóxicos podemos optar por aquellos artículos que estén hechos con algodón orgánico o bien utilizar otras opciones que no contengan sustancias peligrosas.

Existen múltiples marcas que hoy en día nos ofrecen productos de higiene íntima. Los más conocidos son los tampones, compresas y jabones de aseo íntimo, pero hay bastantes más.

Es bien sabido que estos productos facilitan enormemente la vida de las mujeres. Evitas la suciedad, los olores fuertes que produce la menstruación y un largo etc.

Sin embargo a lo largo de la historia ha habido varios problemas con estos productos y no se descarta que al día de hoy pueda seguir habiéndolos. En este artículo vamos a hablarte de algunos incidentes y de los diferentes métodos de higiene íntima, toma nota.

Un poco de historia

Las compresas y tampones son los productos más usados para la higiene íntima.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la industria para la higiene femenina tuvieron conocimiento de que, entre finales de 1970 y principios de 1980, más de 50 mujeres estadounidenses murieron por infecciones asociadas con el uso de tampones.

En aquel momento se hicieron muchos esfuerzos por tapar los incidentes y las compañías hicieron todo lo posible porque no se dispararan las alarmas. Los tampones ultraabsorbentes Rely de Procter and Gamble fueron los que más problemas causaron.

Hacia el año 1975 P&G aceptó  a través de un comunicado público que algunos productos podían contener agentes dañinos para la salud. Que su uso podría alterar la composición química de los genitales femeninos derivando en infecciones y otros problemas.

Tras años de lucha por prohibirlos, finalmente en el año 1980 fueron retirados del mercado. Sin embargo dejaron una larga lista de mujeres con histerectomías, pérdida de fertilidad, etc.

No olvides leer: Cómo aumentar la fertilidad en las mujeres

Aclaración

Hoy sabemos que la composición en aquel entonces de los tampones fue la causa más probable de esos problemas. Algunas fibras que los formaban parecían favorecer el crecimiento de bacterias con mayor facilidad y rapidez. Esto produjo que las mujeres. sin que se dieran cuenta, contrajeran enfermedades que resultaron ser mortales.

Sin embargo la composición de los productos ha evolucionado mucho con el tiempo y en la actualidad esos materiales «favorecedores» de bacterias no se utilizan.

No obstante aprovechamos para recordar que los productos de higiene íntima deben cambiarse cada poco tiempo. No es aconsejable mantener un tampón durante más de 3 horas seguidas, sobre todo si nuestro flujo es abundante. Misma recomendación se hace con las compresas, aunque es este caso se puede alargar un poco el tiempo.

La explicación es muy sencilla. La vagina de la mujer está cubierta por mucosa y no por piel, lo que facilita la diseminación de microorganismos al resto del cuerpo. Una compresa y aún más un tampón no deja de ser un cuerpo extraño sin defensas que ponemos en contacto con esta zona vulnerable.

Cuanto más tiempo dejemos el producto, más bacterias y otro seres proliferarán. Esto es un hecho inevitable, lo importante es tener cuidado y cambiar cada poco tiempo estos productos.

Aún hay preocupación

La preocupación actual de algunos colectivos se centra sobre todo en Estado Unidos. Se sabe que allí cada año se rocían más de 38 000 toneladas de pesticidas en 14,4 millones de acres del algodón convencional.

El algodón es el principal componente de estos productos, de ahí la preocupación. Después es sometido a un proceso de blanqueo con cloro. La duda aquí aparece por colectivos que afirman que  se crean sustancias químicas tóxicas como los hidrocarburos clorados. Estos incluirían una parte de dioxinas, sustancias muy tóxicas.

Sin embargo los productos de higiene íntima, al igual que los medicamentos se someten a estrictos controles de calidad. Este tipo de pruebas las llevan a cabo entidades ajenas a la empresa que financia el producto, por lo que no pueden falsificarse los resultados.

De ahí que hayamos comentado que los problemas a raíz del blanqueo con cloro vienen desde colectivos en contra de estos productos, no por demostraciones reales.

El glifosato en los productos de higiene femenina

Las compresas y tampones son los productos más usados para la higiene íntima.

El glifosato es un herbicida que ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

Un equipo de investigación de la Universidad Nacional de La Plata dirigido por Damián Marino encontró que el 85% de los productos de higiene femenina y otros usados en hospitales podrían estar contaminados por este producto.

Argentina es de los países con mayores problemas de contaminación de productos que deberían encontrarse estériles, en el caso de los hospitales, o libres de productos perjudiciales, como los de higiene íntima.

“El informe nos dejó sorprendidos” dijo el Dr. Medardo Ávila Vázquez, uno de los encargados del estudio.

Habíamos centrado nuestra atención en la presencia de glifosato en los alimentos, pero no pensé que los productos que utilizamos en todos los hospitales y centros de salud en el país para curar a los pacientes están contaminados con un producto cancerígeno. Las autoridades deben dar una respuesta inmediata a esta situación.

Si te preocupan este tipo de publicaciones, trata de obtener productos de higiene íntima que sepas que se fabrican fuera de zonas de riesgo como la del presente estudio.

No se debe generar alarma ni rechazo, como hemos comentado más arriba los productos pasan numerosos controles antes de llegar al público. Por supuesto cuanto más grande y conocida sea la marca, más garantías sanitarias tendrá.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?

¿Existen alternativas de higiene femenina?

La copa menstrual Greencolander es una alternativa para la higiene íntima.

Ya hemos comentado que en la actualidad lo último sería el abandono de estos productos. Se trata de buscar aquellos que ofrezcan las mayores garantías.

Sin embargo si eres reticente a usarlos o quieres abandonarlos te presentamos algunas alternativas. No usar nada nunca debe ser una opción ya que durante los días de la regla es imprescindible mantener la higiene y eso solo se consigue usando algún tipo de ayuda.

  • Productos hechos de algodón orgánicolas copas menstruales o las toallas de tela pueden ser algunas opciones. Si utilizas la última deberás extremar las precauciones y cambiar la toalla muy a menudo.

Lo más básico para el cuidado de la zona íntima es mantener la flora bacteriana natural que protege la vagina. Para ello lo ideal es lavarse una vez al día con agua, sin jabón y sin frotar. De esta manera mantendrás el pH estable y garantizarás que la flora te defienda de microorganismos infecciosos.

Conclusión

Al igual que los medicamentos, los productos de higiene íntima han mejorado con el tiempo. Lo  importante es usarlos correctamente para garantizar nuestra salud. Si desconfías de ellos puedes probar alguna de las alternativas que te hemos mostrado.

 

Shehin, S. E., Jones, M. B., Hochwalt, A. E., Sarbaugh, F. C., & Nunn, S. (2003). Clinical safety-in-use study of a new tampon design. Infectious Disease in Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1080/10647440300025504

Schlievert, P. M., Nemeth, K. A., Davis, C. C., Peterson, M. L., & Jones, B. E. (2010). Staphylococcus aureus exotoxins are present In Vivo in tampons. Clinical and Vaccine Immunology. https://doi.org/10.1128/CVI.00483-09