Cuidados para el uso de lentillas

Yamila Papa · 19 junio, 2014
Para sacarle el máximo partido a las mentillas es fundamental seguir los consejos del especialista y, sobre todo, no dejar que se sequen nunca, ya que podrían romperse

Si estás pensando en usar lentillas o lentes de contacto para dejar las gafas graduadas de lado (o bien como un complemento), ten en cuenta las siguientes recomendaciones. Si bien es algo sencillo también presenta sus “trucos” para que te duren más y a la vez mantengas una buena salud ocular.

Mitos y verdades sobre el uso de las lentillas

Ya sea por desconocimiento o por prejuicio, se dicen muchas cosas en relación a las lentillas. Muchos llegan a la consulta con el oftalmólogo u óptico para saber cuestiones diversas, aunque lo más frecuente es:

  • ¿Pueden las lentillas perderse detrás de los ojos? La verdad es que esto es físicamente imposible. Esto se debe a que existe una membrana fina que cubre el ojo, conectada con el interior del párpado, por lo que la lente no podrá moverse más allá.
  • ¿Son incómodos los lentes de contacto? Todo lo contrario, son tan cómodos que no sentirás que los llevas puestos. Las lentillas blandas se adaptan a tu córnea y es muy simple acostumbrarse a ellas, además de ser fáciles de colocar.
  • ¿Se pueden quedar pegados en el ojo? Otra falsedad que vale la pena derribar. Las lentes de contacto se retiran fácilmente utilizando el método explicado por el profesional. Cuando nos quedamos dormidos con las lentillas, miramos mucha televisión o pasamos todo el día con ellas, tal vez sea más difícil quitarlas, pero nunca se pegarán al ojo.

lentillas2

  • ¿Es complicado el cuidado de las lentes? Para nada, no conllevan prácticamente ningún inconveniente. Sólo precisan de un líquido para su limpieza diaria y un estuche esterilizado.
  • ¿Se pueden salir del ojo y perderse? Eligiendo el tipo de lentilla adecuado para tu problema de visión, con la curvatura adecuada y cuidando bien de no refregarte los ojos o abrirlos en una piscina, no tendrás problemas.
  • ¿Tiene los adolescentes permitido llevar lentes de contacto? La edad aconsejada para comenzar a usarlas es a los 13 años, aunque haya casos de más pequeños. En cualquier caso es necesario que sepan los cuidados básicos y ser responsables con las lentes.
  • ¿Pueden los mayores de 40 años usar lentillas? En realidad, no hay una edad “máxima”, porque se adaptan a las necesidades de cada paciente y la graduación que precisa.
  • ¿Seré más vulnerable a sufrir infecciones oculares? Sólo en los casos de una inadecuada rutina de limpieza o mal cuidado de las lentillas.

lentillas3

Tips para cuidar tus lentes de contacto

A continuación, una especie de guía para principiantes donde aprenderás lo más destacado al momento de cuidar y mantener en buenas condiciones tus lentillas (creada por la Academia Americana de Oftalmología):

  • Antes de manipular las lentillas, debes lavarte correctamente las manos con agua y jabón neutro (sin perfume), enjuagar bien y secar con una toalla que no desprenda pelusas.
  • Evita el contacto con el agua (piscina, tina caliente o ducha) cuando tienes las lentillas puestas y si vas a bañarte o nadar, quítatelas.
  • Nunca enjuagues o limpies tus lentes de contacto con agua del grifo o estéril, siempre utiliza la solución especial que se vende en las farmacias u ópticas. La saliva no es una buena idea tampoco, por lo que no las enjuagues en la boca.
  • No uses gotas humectantes, colirios o soluciones salinas para desinfectar las lentillas, porque no son eficaces ni adecuados.

lentillas4

  • Reemplaza tus lentes de contacto según el período que haya prescripto el médico (aproximadamente duran 2 años si es que no ha habido cambios en la graduación del paciente).
  • Sigue las instrucciones de limpieza, almacenamiento, colocación y retiro de las lentes de contacto según ha enseñado el profesional de la visión o fabricante de los diversos productos.
  • Para limpiar, frota suavemente las lentillas entre los dedos pulgar e índice (o mayor) con una buena cantidad de solución limpiadora. Este método es el más aconsejado, aunque muchos productos digan que simplemente dejándolas en el estuche se limpian solas.
  • Cada vez que vayas a utilizar el estuche debes quitar el líquido y enjuagar con solución, no con agua del grifo. Cuando tienes las lentes puestas, deja abierto el estuche para que se seque. Recuerda que pueden ser una gran fuente de bacterias, contaminación e infecciones. Cámbialos cada tres meses como máximo (los líquidos y soluciones traen de regalo un estuche, también puedes pedirlo en la óptica o comprarlo).

lenitllas5

  • No reutilices la solución de limpieza, tampoco transfieras el líquido de un estuche a otro, porque puede afectar la esterilidad y causar infección ocular.
  • Nunca llenes hasta el tope el estuche. Las lentillas deben “bajar” hasta el fondo para que puedas cerrarlo correctamente. De lo contrario, quedarán flotando en la superficie y es más probable que las enganches con la rosca de la tapa y las rompas.
  • Presta mucha atención a la punta de la botella del líquido de limpieza, no debe entrar en contacto con ningún elemento o superficie. Siempre se ha de mantener cerrado al no usar, para evitar que ingresen microorganismos peligrosos.
  • Si vas a almacenar las lentes de contacto por un largo período, sigue las instrucciones del óptico, porque el líquido se va evaporando o es absorbido por las lentillas y pueden romperse al quedarse “secas”. También se deben desinfectar bien al no usarlas por 30 días.
  • Cada algunos meses, realiza una limpieza superior para quitar todas las partículas que con una simple solución no desaparecen. Esto evitará la proliferación de hongos y garantizará una mejor visión. Puedes llevarlas a la óptica o bien hacerlo tu mismo en casa, con un producto especial, como con “efervescencia” que se deja toda la noche. No olvides al otro día enjuagarlas bien con el líquido habitual antes de colocarlas en tus ojos.

lentillas6

Imágenes cortesía de Alexander Normand, Adriá Ariste Santacreu, Morgan, wetwebwork, Niek Beck y Thorsten Hartmann.