Cuidando nuestro hígado y vesícula con el boldo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 11 julio, 2019
Jose María Marín · 22 octubre, 2013
Es muy importante no exceder las dosis recomendadas ya que, si bien un uso adecuado puede ayudarnos a aliviar la fatiga y facilitar la digestión, el abuso puede provocar vómitos y mareos, entres otros efectos secundarios.

Ya desde antes de la llegada de los españoles, las poblaciones indígenas del actual Chile conocían y usaban el boldo. 

Aunque su origen es chileno, su uso y cultivo se han extendido por México y Perú. Su área de distribución no es muy amplia, ya que para su óptimo desarrollo requiere un clima mediterráneo.

Es un árbol de altura media, 2 – 3 metros (aunque puede alcanzar los 6), con hojas opuestas, ovales y pequeñas flores blancas en racimo.

La parte utilizada son las hojas, las que brindan los beneficios que mencionaremos. No obstante, atentos a las contraindicaciones. 

Componentes químicos

La planta contiene principalmente aceite esencial, flavonoides y alcaloides. Por eso, tiene propiedades antimicrobianas, anticancerígenas y ayuda a la reducción del riesgo de padecer enfermedades cardíacas, entre otros.

El aceite esencial constituye del 1 al 3 % de la hoja seca. Además, es rica en hidrocarburos monoterpénicos.

Por su parte, los alcaloides, igualmente presentes en las cortezas, están constituidos mayoritariamente por una aporfina, la boldina, que estimula el funcionamiento de la vesícula biliar.

El contenido total en alcaloides varía de 0.25 a 0.50%. La boldina representa aproximadamente un tercio de sus alcaloides totales.

Datos farmacológicos

Beneficios del boldo

En altas dosis presenta acción colerética. Gracias al trabajo conjunto de los diferentes principios activos del boldo, ayuda a aumentar la excreción biliar (acción colagoga).

Propiedades curativas

En general, es un potente colagogo, estimulante, tónico, digestivo, febrífugo y diurético. No obstante, no se recomienda su uso diario sin supervisión médica. 

Específicamente:

  • Ayuda a cuidar de nuestro hígado. La principal y más importante función de esta planta es la capacidad de ayudar a regular las funciones hepáticas y biliares. Por eso, ayuda a combatir y disolver los cálculos de la vesícula. Para ello, debemos hacer una preparación especial: ponemos 3 hojas de boldo en maceración en dos tazas de agua durante toda la noche. A la mañana, calentamos un cuarto de vaso y bebemos en ayunas. Bebemos el resto después de las comidas.
  • En infusión después de las comidas, ayuda a una buena digestión. Una cucharadita de hojas trituradas por litro de agua bebida a lo largo del día ayuda a tonificar el estómago.
Hojas de boldo

  • Además, las compresas aplicadas sobre el estómago pueden aliviar molestias y eliminar gases.
  • Asimismo, se puede usar para ayudar a tratar la púrpura o coloración violácea que aparece en el rostro por la dilatación de los capilares.
  • Es un buen diurético, debido a la presencia del alcaloide boldina. Además, también favorece la eliminación de ácido úrico.
  • Por otra parte, podemos usarlo en el agua del baño para tratar la hidropesía y el reumatismo. Debido a su contenido en aceites esenciales, sobre todo el cineol y el limoneno, tiene propiedades antiinflamatorias.
  • También podemos usarlo para tratar infecciones vaginales por Candida albicans. Para ello, tomaremos baños de boldo, por sus propiedades fungicidas.
  • Finalmente, por su contenido en eucaliptol, es útil como descongestionante y para estimular la expectoración de secreciones acumuladas en los pulmones.

¿Cómo tomamos el boldo?

  • En primer lugar, podemos hacer una infusión con una pizca o cucharadita de hojas de boldo por taza de agua. La tomaremos después de las comidas. Esto sirve también para tranquilizar a las personas que padezcan de exceso de fatiga y ayudar a la digestión.
  • Por otra parte, en caso de padecer un trastorno hepático o biliar más serio, podemos hacer una infusión de 25 gramos de hojas en 250 ml de agua. 

No olvides consultar a tu médico antes de iniciar el consumo de boldo si sufres de alguna condición médica. Su uso diario debería estar supervisado por un especialista.

Contra-indicaciones

En dosis elevadas puede causar un efecto hipnótico y alucinaciones cromáticas y auditivas. También puede ocasionar  mareos y vómitos si es ingerido en dosis excesivas.

Asimismo, puede producir efectos laxantes, por lo que es recomendable no exceder la dosis recomendada por el especialista. Además, debemos consultar a nuestro médico en caso de padecer algun trastorno o estar tomando algún medicamento.

En cualquier caso, no se recomienda el uso del boldo como terapia alternativa sin supervisión médica. 

 

  • Martínez, González, Tuñón et al., “Los flavonoides: propiedades y acciones antioxidantes”, Nutr. Hosp. (2002) XVII (6) 271-278, ISSN 0212-1611 • CODEN NUHOEQ S.V.R. 318
  • Muñoz F. Plantas medicinales y aromáticas: estudio, cultivo y procesado. 1ra edición. Barcelona, Mundi- Prensa; 1987.
  • Asencio M, B. Delaquerrière, B. K. Cassels, H. Speisky, E. Comoy and P. Protais 1999. Biochemical and Behavioral Effects of Boldine and Glaucine on Dopamine Systems Pharmacology Biochemistry and Behavior 62: 7-13.
  • Obrein P et al. 2006. Boldine and its antioxidant or health promoting properties Chemico-biological interactions 159 1-17