Según un estudio, con estas sencillas medidas cuidaríamos mejor del corazón y los riñones

Nuestra salud renal y cardíaca están más relacionadas de lo que crees. Y es que, si cuidamos de nuestro corazón con hábitos saludables, estos también repercutirán en el bienestar del riñón.

Todas aquellas personas que cuidan de la salud de su corazón tienen muchas menos probabilidades de sufrir enfermedades renales.

Atender factores como el estrés, el sedentarismo o la mala alimentación mejoraría no solo nuestra calidad de vida en general, sino que, además, también podría prolongar la salud de nuestros riñones y corazón hasta edades avanzadas.

Queda claro que pueden existir problemas genéticos o insuficiencias renales a las que hacer frente, independientemente de que nuestro corazón esté sano y fuerte.

No obstante, según un estudio publicado en la revista médica American Heart Association, las personas que suelen seguir 5 pautas básicas  dentro de su estilo de vida para cuidar del corazón, reducen además las posibilidades de sufrir enfermedades renales.

Proteger el corazón para cuidar de los riñones

El corazón y los riñones tienen una relación muy íntima. Por una parte, los riñones son los encargados de filtrar toda la sangre del sistema circulatorio.

Cada día “limpian” la sangre de todo tipo de desechos y excesos de líquidos para después eliminarlos mediante la orina.

A su vez, el corazón bombea toda la sangre a través del cuerpo y, en especial, hacia los riñones para que esta sea depurada y llevada otra vez a todo el organismo.

El mal funcionamiento, tanto de los riñones como del corazón, genera diversas enfermedades.

De hecho, problemas como la hipertensión arterial o la insuficiencia cardíaca generan serias complicaciones en nuestro sistema renal. Es importante tenerlo en cuenta.

corazón-y-riñones

El estudio

El estudio fue llevado a cabo en la Universidad John Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) y el trabajo fue dirigido a su vez por el doctor en epidemiología Casey M. Rebholz.

Se hizo un seguimiento de 14.832 personas de edades comprendidas entre los 45 y los 64 años. A lo largo de 22 años, se evaluaron sus estilos de vida para averiguar de qué manera se relacionaba la salud cardíaca con la renal.

Del total de pacientes evaluados, un tercio desarrollaron insuficiencia renal crónica.

De entre las personas que llegaron a una edad avanzada con buena salud cardíaca se vio que, por término medio, también disfrutaban de una adecuada salud renal.

Factores como el tabaco, el índice de masa corporal, el sedentarismo, la presión arterial y la glucosa en sangre se asociaron directamente con una enfermedad renal crónica (además de cardíaca).

Otro factor determinante fue el estrechamiento de las arterias. A su vez, la aterosclerosis daña los vasos sanguíneos de los riñones e impide que puedan llevar a cabo funciones básicas como la síntesis de diversas hormonas.

Gracias a este estudio los investigadores pudieron aislar a su vez 5 factores clave que nos permitirían cuidar del corazón para disfrutar también de una buena salud renal. Te los explicamos a continuación.

5 factores para atender tu salud cardíaca y renal

1. Dejar de fumar

Si eres fumador –o si eres fumador pasivo sin quererlo– es necesario que elimines este hábito tan nocivo para tu salud.

2. Realizar 150 minutos de ejercicio a la semana

Si lo pensamos bien, tampoco supone un gran esfuerzo. Para cuidar de nuestro corazón y del sistema renal, necesitaríamos realizar solo una serie de ejercicios aeróbicos, durante 30 minutos, 5 días por semana.

Basta con que salgas a caminar, pasees en bicicleta, bailes, o realices una serie de flexiones y estiramientos en casa. No cuesta nada y hace mucho por nuestra salud.

El jogging es una buena forma de cuidar tu corazón.

3. Dos piezas de fruta al día

Consume fruta natural, sin procesar y orgánica, a ser posible. La primera pieza en el desayuno, y si es una manzana mucho mejor. La segunda a mediodía o a media tarde.

Si eliges una fruta dulce, como una ciruela, una pera o unas cuantas cerezas, siempre será mejor consumirlas por la mañana.

Es importante, a su vez, que cuides del resto de tu alimentación: evita las grasas, los alimentos con mucho sodio y no te olvides de la fibra: ¡Es muy buena para eliminar el colesterol de nuestras arterias!

4. Es importante luchar contra la grasa abdominal

Vigila tu peso de una forma sana. Ten en cuenta que la grasa almacenada en la cintura es un factor peligroso para el corazón y, en consecuencia, para los riñones.

5. Atiende tu colesterol

Uno de los problemas que solemos tener con el colesterol es que no presenta demasiados síntomas. Si a ello le sumamos que no solemos hacernos análisis de sangre con la frecuencia que deberíamos, el riesgo aumenta.

Un riesgo silencioso y nocivo del que no somos conscientes. Cuida de tu alimentación y establece con tu médico revisiones regulares cada seis meses, por ejemplo.

En conclusión, como puedes ver, no son cosas muy diferentes de las que ya sabemos.

Por ello, lo más importante es, ante todo, tomar conciencia de la necesidad de cuidarnos, de preocuparnos mucho más por esos hábitos de vida dañinos que, día a día, van poniéndonos en peligro.