Cuidar de los nietos ayuda a prevenir la demencia, según un estudio científico

Carolina Betancourth · 25 septiembre, 2015
Si bien cuidar de los nietos suele ser beneficioso en la mayoría de los casos, es muy importante que los adultos mayores también tengan tiempo para otras actividades

Los abuelos desempeñan un papel fundamental en el núcleo familiar. Muchas veces se encargan de cuidar de los nietos y su dedicación es un gran apoyo para los niños y los padres.

De hecho, siempre se ha sabido que hay una estrecha relación entre los nietos y los abuelos. Y es más especial cuando estos han compartido innumerables momentos por la ausencia de los padres.

Pero esa conexión que existe entre ambos es más fuerte de lo que muchas personas imaginan. Además de generar sensación de bienestar, también podría tener ciertos beneficios en la salud de quienes están envejeciendo.

Así lo ha podido confirmar una reciente investigación publicada en la revisa de la Sociedad Norteamericana de Menopausia. En ella se pone de manifiesto que cuidar de los nietos puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y enfermedades crónicas. Enfermedades como el alzhéimer o la demencia senil.

Lo que dice el estudio

abuelos 2

El especialista en alzhéimer y demencia senil, Jonathan LaPook, responsable del estudio, determinó que las abuelas reciben un importante beneficio con el hecho de cuidar a sus nietos, ya que así mantienen su agudeza mental.  

Para llegar a esta conclusión se tomaron los datos de 186 mujeres australianas con edades comprendidas entre los 57 y 68 años. A todas se les hicieron hicieron tres pruebas diferentes de agudeza mental. También se les preguntó si pensaban que sus hijos les habían exigido mucho en el último año.

De la cifra mencionada, 120 aseguraron pasar al menos un día cuidando de sus nietos. Fueron ellas, precisamente, las que lograron hacer mejor dos de las tres pruebas.

Al parecer, cuidar de los nietos produce cierta exigencia física y emocional. Esto influye de forma positiva en diferentes procesos mentales. Y también en varias funciones del organismo que requieren de mayor actividad física.

Lee también: Claves de una relación enriquecedora: abuelos y nietos

Cuidar de los nietos, pero con tiempo para uno mismo

No obstante, para que los beneficios sean óptimos, el cuidado de los nietos debe ser moderado. Cuando se realiza en exceso podría tener un efecto contrario, por el desgaste físico y el estrés que implica.

Abuelo con su nieto

De acuerdo con la investigación, los que manifestaron cuidar a los niños cinco o más días por semana tuvieron peores resultados. En concreto, en las pruebas diseñadas para evaluar la memoria y velocidad del proceso mental de trabajo.

Aunque no se esperaba tal resultado, se pudo determinar que cuanto más tiempo pasaban las abuelas al cuidado de sus nietos, más sentían la exigencia de sus hijos hacia ellos. Por lo tanto, los investigadores concluyeron que el humor desempeña un papel relevante en los beneficios de este hábito.

Aunque gracias a investigaciones pasadas ya se había podido examinar la relación entre la agudeza mental y las actividades sociales, esta es la primera vez que se han centrado en los posibles beneficios para las mujeres adultas o postmenopáusicas.

Según el Dr. Gass, director ejecutivo de la Sociedad Norteamericana de Menopausia, “Ser abuelas es una función social tan importante y común para las mujeres posmenopáusicas que por eso se hace necesario conocer sus efectos sobre la salud a futuro”.

Visita este artículo: La huella emocional de nuestros abuelos

El papel de los abuelos en la vida de los niños

Abuelos con sus nietos

Para los abuelos, sus nietos son una fuente de satisfacción. Es así porque, a excepción de casos extraordinarios, estos ya no tienen ningún tipo de obligación de crianza. Solo tienen que preocuparse por ofrecerles cariño y quizá algunas enseñanzas de vida.

Los niños reciben amor, diversión y una compañía que quizá nadie más les pueda dar. Los abuelos consiguen relajarse poniendo atención a los juegos y logros de los pequeños. Y los niños encuentran a alguien que les genera confianza y entretenimiento.

No obstante, tal actividad debe tener cierto límite. No debe convertirse en un motivo de responsabilidad para los adultos mayores. En cierta forma, el exceso provoca una sensación de estrés que puede desencadenar problemas de salud a medio y largo plazo.

Existen abuelos comprometidos con la crianza de sus nietos porque desean que sus hijos salgan adelante. Pero tanto ellos como sus hijos deben ser conscientes de la necesidad de dedicar tiempo a otras actividades que generan placer en la vejez. Tienen un papel relevante, tanto en su salud física como emocional.