Cómo cuidar el estómago

Yamila Papa Pintor · 22 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Las molestias en el estómago pueden estar ocasionadas por nuestros hábitos de alimentación. ¿Cómo podemos mejorarlos?

El estómago es el centro de nuestro cuerpo y desde donde parten muchas de nuestras funciones vitales. Además, procesa todos los alimentos que consumimos y hasta tiene inferencias en nuestro estado de ánimo, nuestro humor y nuestra felicidad. ¿Quieres saber cómo cuidar tu estómago y prevenir ciertas molestias? Entonces, lee este artículo.

Más allá de una cuestión estética, no tener un vientre demasiado abultado es bueno para la salud. Además, si mantienes el estómago en buenas condiciones, te sentirás mejor. Como dice el refrán popular “en el estómago fragua la salud”. Si por el contrario, no está funcionando bien, puedes sentir hinchazón, acidez, desánimo o cansancio.

¿Cómo detectar un mal funcionamiento estomacal?

Estomago-sano-para-sentirte-bien

Algunos síntomas que indican problemas en el aparato digestivo son:

Todas estas señales pueden estar sugiriendo que, directa o indirectamente, existen problemas gástricos. Si frecuentemente padeces al menos una de ellas (o varias), es fundamental realizar una consulta médica especializada y prestar atención a algunas prácticas que pueden resultarnos poco saludables.

¿Qué afecta a tu sistema digestivo?Sintomas-de-un-estomago-en-malas-condiciones

Sin darnos cuenta, a veces seguimos rutinas que no nos convienen. En la mayoría de los casos, éstas son las razones por las cuales nos duele el estómago, tenemos pesadez, flatulencias o problemas para ir al baño. Presta atención a los siguientes hábitos que pueden no ser muy saludables para algunas personas:

Ingerir determinados tipos de lácteos

Lo cierto es que a muchas personas los lácteos no les sientan muy bien, presentando sobre todo molestias gastrointestinales tras el consumo de leche entera de vaca.

No obstante, la hipolactasia o intolerancia a la lactosa ha dejado de un impedimento gracias a los avances en la industria alimentaria. Revisiones recientes recomiendan de forma general optar por la leche semidesnatada y libre de lactosa, la cual es preferiblemente rica en proteínas.

Comer de forma desordenadaComer bien es fundamental para tener un estomago sano

¿Qué quiere decir esto?

  • No dejas pasar al menos dos horas entre cada ingesta.
  • “Picas” a cada rato.
  • Te cuesta pasar una hora sin al menos masticar un chicle o comer una golosina.

Esto ocasiona que el estómago no tenga nunca descanso, tenga que funcionar todo el tiempo y cause molestias, indigestiones, mala absorción de nutrientes, dolores, etc.

Combinar mal los alimentos

Aunque depende mucho de las características de cada persona, existen algunas combinaciones de alimentos que podemos considerar para mejorar nuestra digestión.

Por ejemplo, la recomendación de no comer hidratos de carbono con proteínas en el mismo plato es una idea muy extendida. No obstante, no se dispone de evidencia científica que la apoye, por lo que ésta ha de tomarse más bien como una sugerencia para intentar localizar los alimentos que, en combinación con otros, pueden estar ocasionándonos un trastorno.

No beber mucha agua

Imprescindible-beber-mucha-agua-para-buena-digestion

Seguro habrás leído en muchos sitios que es preciso consumir al menos dos litros de agua por día. Esto no es algo caprichoso. No beber esa cantidad hará que la digestión sea más pesada y que tengamos problemas para ir al baño (estreñimiento).

Además, como indica el gastroenterólogo Michael F. Picco, de la Mayo Clinic de Florida, también es recomendable tomar agua durante las comidas. Al contrario de ciertas afirmaciones, ésta no diluye los jugos gástricos, sino que ayuda a descomponer los alimentos para que el organismo pueda absorber los nutrientes.

Cocinar demasiado los alimentos

Algunos no se pueden comer crudos, ya lo sabemos, pero hay veces que nos pasamos un poco con la cocción. Esto es poco nutritivo y puede convertirse en perjudicial para tu estómago.

Opta por comer más cantidad de alimentos crudos (frutas y vegetales), sea verano o invierno. Los zumos, batidos y licuados pueden ayudarte para saciar el hambre, alimentarte y evitar cocinar mucho la comida.

Comer mucha carne roja

Carnes rojas en exceso no son buenas para el estomago

En casos de colitis, estreñimiento y diverticulosis se recomienda reducir el consumo de carne roja.

En cualquier caso, si vas a comer carne, hazlo con una rica ensalada fresca, con muchos vegetales, y no repitas más de dos veces a la semana su consumo.

Tips para cuidar tu estómago

  • Bebe infusiones digestivas con hierbas medicinales como manzanilla, anís o hierbabuena.
  • Realiza actividad física para estimular el trabajo de los intestinos.
  • Consume más cantidad de fibras como, por ejemplo,  cereales integrales.
  • Evita sustancias irritantes como alcohol, café y vinagre.
  • Mastica despacio cada bocado y disfruta de la comida, no comas rápido ni de pie, y hazlo en pequeños trozos.
  • Nunca comas cuando estás enojado, nervioso o ansioso.
  • Thorning, T. K., Raben, A., Tholstrup, T., Soedamah-Muthu, S. S., Givens, I., & Astrup, A. (2016). Milk and dairy products: good or bad for human health? An assessment of the totality of scientific evidence. Food & nutrition research, 60, 32527. doi:10.3402/fnr.v60.32527 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5122229/
  • Heterocyclic amines: Mutagens/carcinogens produced during cooking of meat and fish. Sugimura T, Wakabayashi K, Nakagama H, Nagao M. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15072585
  • Genotoxicity of heat-processed foods. Jägerstad M, Skog K. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15914214
  • Work performance after dehydration: effects of physical conditioning and heat acclimatization (1958). Buskirk ER, Iampietro PF, Bass DE. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11055570
  • Hydration and physical performance. Murray B. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17921463
  • Mattson, M. P., Allison, D. B., Fontana, L., Harvie, M., Longo, V. D., Malaisse, W. J., Mosley, M., Notterpek, L., Ravussin, E., Scheer, F. A., Seyfried, T. N., Varady, K. A., … Panda, S. (2014). Meal frequency and timing in health and disease. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 111(47), 16647-53. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4250148/
  • Uscanga-Domínguez, L. F., Orozco-García, I. J., Vázquez-Frias, R., Aceves-Tavares, G. R., Albrecht-Junnghans, R. E., Amieva-Balmori, M. et al. (2019). Posición técnica sobre la leche y derivados lácteos en la salud y en la enfermedad del adulto de la Asociación Mexicana de Gastroenterología y la Asociación Mexicana de Gerontología y Geriatría. Revista de Gastroenterología de México, 84(3), 357-371. https://doi.org/10.1016/j.rgmx.2019.03.002