¿Cómo cuidar de la flora intestinal para proteger el colon?

23 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Mantener una dieta equilibrada será fundamental para poder cuidar la flora intestinal, pero también hacer ejercicio a diario y llevar otros buenos hábitos de vida.

La micriobiota o flora intestinal es el conjunto de microorganismos, bacterias beneficiosas, que viven en el intestino grueso o colon y que no solo nos ayudan a absorber mejor los nutrientes sino a defendernos de diversas enfermedades. Ahora, ¿sabes cómo cuidar de la flora intestinal adecuadamente?

Cuando se mantienen unos buenos hábitos alimenticios, la microbiota está normal y contribuye con la salud y el bienestar del resto del organismo. En cambio, cuando se mantienen malos hábitos alimenticios, los problemas de salud están a la orden del día y el colon enferma.

A continuación te explicamos todo lo que debes hacer para evitar que esto ocurra. ¡Toma nota!

Funciones de la flora intestinal y del colon

Microbiota del intestino
Parte del cuidado del colon se asocia a mantener una microbiota intestinal saludable que contribuya al proceso digestivo

Todos los seres humanos llegamos al mundo sin flora intestinal. El útero de nuestras madres nos protege frente a todo tipo de bacterias. Posteriormente, en los primeros meses de lactancia y alimentación es cuando se constituye la que será la flora intestinal definitiva.

Según los expertos, el ser humano tiene en su interior unas 2000 especies bacterianas diferentes, de las cuales solo 100 pueden llegar a ser dañinas.

“Diversos estudios han demostrado que la flora bacteriana tiene una función moduladora sobre diferentes aspectos de la función digestiva. Así, las bacterias intestinales modulan la sensibilidad y la motilidad digestiva” señala el Dr. Jordi Serra.

Funciones de la flora intestinal y el colon

De acuerdo con un artículo titulado Papel de la flora intestinal en la salud y en la enfermedad, las funciones de la microbiota o flora intestinal son las siguientes:

  • La función defensiva de la microflora incluye el efecto “barrera”, por el que las bacterias que ocupan un espacio o nicho ecológico impiden la implantación de bacterias extrañas al ecosistema. Es decir, la microbiota funciona como barrera protectora ante los patógenos.
  • La diversidad de genes en la comunidad microbiana (microbioma) proporciona una gran variedad de enzimas y vías bioquímicas.
  • La flora entérica metaboliza los sustratos o residuos dietéticos no digeribles, el moco endógeno y los detritus celulares. Es decir, que nos ayuda a sintetizar y absorber de forma adecuada los nutrientes de los alimentos.
  • También favorece la síntesis de vitaminas como la B y la K, aminoácidos y nos aporta energía.
  • Ayuda a tener una buena digestión, lo que a su vez ayuda a prevenir episodios de diarreas y estreñimiento.

 

Por otra parte, de acuerdo con los expertos de la AECC, “la función específica del colon ascendente y transverso consiste en absorber agua y electrolitos (sodio, potasio, etc.) mientras que la función del colon descendente y recto consiste en almacenar las materias fecales hasta su expulsión por el ano”.

¿Qué altera la salud de la flora bacteriana y, en consecuencia, del colon?

Ante todo, hay que tener en cuenta que partir de los 60 años la flora bacteriana se altera y se debilita, por lo que nos hacemos más vulnerables a sufrir diversas enfermedades. Por esto mismo, se recomienda mantener un estilo de vida saludable desde temprana edad.

El estrés, la mala alimentación, el consumo tabaco y alcohol, y las emociones negativas también afectan a la salud del colon y la flora intestinal en gran medida. Razón por la cual es recomendable realizar los ajustes necesarios para que la salud no se vea afectada ni a corto ni a largo plazo.

El consumo antibióticos y otros tipos de medicamentos debilita el colon y altera el equilibrio de la flora intestinal. Por ello, su uso siempre debe estar supervisado por un médico.

¿Cómo cuidar de la flora intestinal para favorecer la salud del colon?

La importancia de los probióticos
La suplementación con productos lácteos fermentados ayuda al equilibrio de la microbiota intestinal.

Las mejores frutas

Las frutas entran dentro de la categoría de fibras prebióticas y nutren las bacterias del intestino para favorecer su actividad. Algunas de las más recomendables son las siguientes:

  • Higos
  • Uvas
  • Peras
  • Fresas
  • Ciruelas
  • Plátanos
  • Manzanas

Descubre: ¿Por qué debemos comer frutas a diario?

Probióticos de Oriente

Con este término nos referimos a los alimentos fermentados, dejando a un lado el azúcar o su alto contenido en lactosa. La nutricionista Alicia Acosta destaca la contribución de las bifidobacterioas presentes en los yogures para mejorar la salud digestiva.

Los probióticos son imprescindibles para disfrutar de una flora intestinal sana. Los mejores que puedes consumir cada día son los siguientes:

  • El kéfir
  • El tempeh
  • El chucrut
  • La sopa de miso
  • El yogur blanco o griego

Cada día 21 gramos de fibra

Se dice que tomar cada día 21 gramos de fibra es adecuado para cuidar de la flora intestinal y mantener el equilibrio del organismo. Por ende, consume cada día un tazón de avena, un poco de fruta fresca (recuerda que la fruta siempre será mejor natural y con piel que en zumo) y elige siempre el pan de centeno antes que el de harina blanca refinada.

Otras recomendaciones populares para cuidar de la flora intestinal

Según creencias, para cuidar la flora intestinal se debería: 

  • Tomar un diente de ajo en ayunas, puesto que así se fortalecería el sistema inmunitario y se eliminarían esos microorganismos dañinos de nuestro cuerpo.
  • Incluir más cebolla en las preparaciones, puesto que también se le atribuyen propiedades antibacterianas.
  • En el desayuno o merienda, tomar media papaya con un yogur natural, sin azúcar.

Descubre: ¿La dieta influye en el sistema inmunitario?

Consideraciones finales

Es importante, ante todo, limpiar bien todas estas frutas y verduras antes de consumirlas. Las bacterias procedentes de los alimentos suelen traer consecuencias muy graves a la flora bacteriana, del mismo modo que al colon.

No olvides tampoco beber abundante agua, evitar el sedentarismo y, ante todo, cuidar de tu vida emocional. Disfruta de tus aficiones, del tiempo libre y de las relaciones positivas. Todo ello te ayudará a sentirte mejor por dentro y esto se percibirá por fuera.