Según un estudio, cuidar de nuestra tensión arterial reduciría el desarrollo de demencias

Valeria Sabater · 9 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 9 enero, 2019
La tensión arterial alta está íntimamente relacionada con el deterioro cognitivo, por lo que deberíamos empezar a cuidar nuestra salud cardiovascular desde edades tempranas para evitar problemas futuros

¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un chequeo médico? Conocer tu tensión arterial de forma regular es un factor esencial. Esto puede ayudarte a prevenir múltiples problemas que pueden afectar a tu calidad de vida.

Sin embargo, y esto es algo que a muchos nos ocurre, parece que para estas cosas nunca tuviéramos tiempo. Hasta que, de pronto, surge el primer aviso: el primer problema grave.

Un aspecto curioso sobre la tensión arterial es que es común verla como un indicador de nuestra salud cardiovascular. No obstante, es algo que va mucho más allá.

La hipertensión se vincula de forma directa con nuestros riñones, cerebro y, por supuesto, el corazón.

Aún más, según un trabajo publicado por la revista americana Hypertension, padecer tensión arterial elevada a lo largo de la mediana edad está relacionado con sufrir un mayor deterioro cognitivo en la vejez.

Enfermedades como el alzhéimer u otro tipo de demencias se vinculan de forma directa con este indicador de salud. Por eso, deberíamos controlarlo de forma periódica.

Te ofrecemos todos los datos a continuación.

La tensión arterial y nuestra salud cerebral

Para empezar: la hipertensión que no se trata puede ocasionar graves problemas en nuestro cerebro. Uno de ellos, por ejemplo, es el que podamos sufrir un ictus.

  • Las personas que a lo largo de su vida han mantenido una tensión arterial normal tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedades neurovasculares.
  • El 80 % de los ictus se deben a una oclusión vascular (un coágulo de sangre) y el 20 % a una hemorragia cerebral. La hipertensión es una de los factores que pueden ocasionarlo.
  • Asimismo, un factor que debemos tener en cuenta es que las arterias que llegan a nuestro cerebro, al igual que las del corazón, también desarrollan aterosclerosis.
  • La presión arterial alta va deteriorando poco a poco los vasos sanguíneos y hace que el torrente sanguíneo se altere. Así, en un momento dado, podríamos no recibir un aporte adecuado de oxígeno y nutrientes.

Veámoslo con detalle.

Quizás te interese: ¿Qué es el ictus? ¿Es posible prevenirlo o detectarlo a tiempo?

La demencia vascular

cerebro

La tensión arterial elevada es un feroz caballo de batalla para nuestra salud general. El mayor problema está en que no siempre le damos importancia.

Ese dolor de cabeza puede deberse al estrés, la taquicardia o, cómo no, a esa ansiedad que nos trae la vida.

  • No debemos caer en este tipo de pensamientos. El autodiagnóstico es el mayor enemigo con el que podemos convivir. Este puede alejarnos de los médicos y de un adecuado tratamiento, a veces, vital.
  • La demencia vascular es uno de sus efectos más llamativos.

Se desarrolla a causa de esa hipertensión prolongada y otros factores asociados. Estos, poco a poco, van gestando pequeños accidentes cerebrovasculares que irán apagando de forma gradual nuestros procesos cognitivos.

  • Según Costantino Iadecola, neurólogo de la Universidad de Cornell (Nueva York), en la actualidad, las personas que padecen demencia llegan ya a los 40 millones en todo el mundo.

Sin embargo, este dato puede aumentar de forma notable en las siguientes décadas a causa de la mayor esperanza de vida de la población.

Llegar a vivir más años debería ir de la mano de una adecuada salud. Por eso, es esencial tomar conciencia de que nuestra tensión arterial es clave para conseguirlo.

Descubre también: Remedio con zanahoria y apio para reducir el ácido úrico

Un estudio que nos dará una información más concreta

En enero de 2015 se ha iniciado un interesante proyecto que durará 5 años.

Se trata del estudio «Sprint-Mind». En este se analizarán en detalle los mecanismos por los cuales la hipertensión favorece el deterioro cognitivo y esas demencias que nos impiden llegar a edades más avanzadas con una adecuada calidad de vida.

Se hará un seguimiento a 2 800 personas y en el año 2021 sabremos los resultados del mismo.

Cómo cuidar de tu tensión arterial en el día a día

pareja de ancianos caminando

Una buena circulación sanguínea y un corazón que bombea con un ritmo y fuerza adecuada son sinónimo de salud y bienestar.

Sabemos, no obstante, que, a medida que nos hacemos mayores hay cosas que cambian. El músculo cardíaco ya no es tan resistente, el metabolismo cambia y nuestras arterias pierden algo de elasticidad.

Un aspecto que debemos recordar es que un buen envejecimiento es reflejo de unos adecuados hábitos de vida durante nuestra juventud y madurez.

No debemos, por tanto, esperar a cumplir los 65 para cambiar rutinas y alimentación. El mejor momento siempre es ahora.

Claves para reducir tu hipertensión

controlar la hipertensión

  • Establece revisiones periódicas con tu médico.
  • Consume alimentos ricos en potasio. De ese modo, eliminamos el sodio a través de la orina y favorecemos la elasticidad de las arterias.
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en calcio y magnesio.
  • Bebe abundantes líquidos.
  • Sal a caminar media hora al día o practica otros ejercicios aeróbicos.
  • Reduce el consumo de grasas en tu alimentación, así como aquellos ricos en sal.
  • Cuida de tu salud emocional y gestiona el estrés cotidiano.
  • Evita el sobrepeso.

Para concluir, sabemos que las enfermedades neurodegenerativas dependen de muchos factores.

Algunos de ellos aún no los conocemos. Sin embargo, aspectos como reducir la hipertensión podría reducir de forma notable este tipo de riesgos.

Vale la pena recordarlo.