Cómo cultivar una planta de jengibre en el interior de tu casa

El jengibre es una raíz de origen oriental, cultivada principalmente en China e India. En la actualidad, el cultivo de jengibre se ha extendido a todo el mundo. Además, sus aplicaciones en la salud y en la gastronomía son sorprendentes.

Es una planta muy fácil de cultivar y, de hecho, se puede cultivar en el interior de la casa para tener siempre a mano este superalimento medicinal. ¡Descubre cómo!

Cultivar esta planta en casa es muy simple y no requiere de mayores esfuerzos. Como resultado, vas a obtener este alimento que se convertirá en tu aliado de la salud en muchos momentos. ¿Te gustaría aprender a cultivar jengibre en tu casa?

Lo que debes saber antes de plantar jengibre

Jengibre

El jengibre es una raíz que crece con éxito en lugares de sombra parcial. Por tanto, con facilidad crecerá en el interior de tu casa.

Aunque lo puedes sembrar en una maceta, también puedes utilizar una olla grande de poca profundidad. Esta le dará el espacio ideal para crecer bien. Además, las raíces crecerán de forma horizontal, así que ten en cuenta esto a la hora de elegir la maceta, recipiente u olla en la que deseas sembrar.

Cuando el rizoma ya esté creciendo, se pueden tomar pequeños trozos. Esto no será un impedimento para que su desarrollo en la maceta. Así, podrás coger pequeñas cantidades para añadir a tus platos, hacer batidos o tomar té.

¿Cómo plantar jengibre?
Jengibre

A la hora de comprar jengibre, fíjate muy bien en que no tenga arrugas, que no esté blando ni tenga moho. El jengibre que vas a utilizar debe estar firme y debe tener algún brote de color verde. Si la raíz tiene varios brotes, se pueden cortar y se pueden poner en diferentes macetas para obtener varias plantas.

Es muy importante comprar el jengibre en un lugar de confianza y a ser posible donde se vendan productos orgánicos. En el mercado local hay diferentes secciones donde ofrecen jengibre. No obstante, este no suele ser tan bueno para el cultivo, ya que en las tiendas acostumbran a rociarlo con un inhibidor de crecimiento.

En todo caso, algunas personas han tenido éxito al cultivar jengibre con una raíz de supermercado. Si no logras conseguir en otro lugar, asegúrate de seguir las recomendaciones. Por último, antes de sembrarlo, déjalo toda la noche en agua para eliminar pesticidas y otras impurezas.

¿Qué necesitas?

  • 1 trozo de rizoma de jengibre.
  • Maceta u olla de unos 40 cm de profundidad y lo más ancha posible.
  • 1 parte de abono o de humus de lombriz.
  • 3 partes de tierra ecológica.

Cómo cultivarlo, paso a paso

  • Paso 1: Para empezar, poner a remojar la raíz en agua tibia durante toda la noche. Así estará lista para la siembra.
  • Paso 2: Rellenar la maceta u olla con una parte de abono o de humus de lombriz y tres partes de tierra ecológica. Ten en cuenta que la tierra debe estar esponjosa y bien aireada para que pueda drenar bien el agua.
  • Paso 3: Poner la raíz de jengibre en la tierra, con el brote apuntando hacia arriba. Rellenar con una o dos pulgadas adicionales de tierra.
  • Paso 4: Humedecer la tierra, aunque no en exceso. Luego, colocar la olla de jengibre en un lugar cálido, pero sin exceso de calor.
  • Paso 5: Por último, mantener la humedad de la tierra con constancia.
  • Paso 6: Lo mejor es mantenerlo durante su primera etapa de desarrollo en una zona donde reciba poca luz y a una temperatura de unos 20 ºC. Nunca debe estar a una temperatura menor de 10 ºC.

Últimas indicaciones

Por último, el jengibre es una planta de crecimiento lento que requiere de moderadas dosis de calor y humedad. A partir de la siembra debes asegurarte de que la tierra permanezca un poco húmeda. También de que la planta esté a una temperatura adecuada.

Pasados 3 o 4 meses desde que el jengibre comience su crecimiento, ya se pueden cosechar algunos pequeños trozos. Para ello, separa un poco la tierra del borde y allí deberías encontrar los rizomas. Corta la cantidad necesaria y cubre de nuevo con la tierra para que continúe su crecimiento.