Receta de cupcakes de Oreo

Irene Peláez Díaz-Laviada · 14 marzo, 2015 · Última actualización: 21 febrero, 2019 21 febrero, 2019
Disfruta de unos deliciosos cupcakes hechos con las galletas más famosas y adictivas de todo el mundo: las Oreo.

Las magdalenas o, como suelen llamarse hoy en día entre los más jóvenes, los cupcakes de Oreo son un postre especialmente ideado para los amantes de estas famosas galletas. Su tamaño pequeño resulta perfecto para matar el antojo, sin excederse. Por supuesto, todo dependerá de la moderación que se decida tener a la hora de disfrutarlo.

A continuación, te compartimos la deliciosa receta para que te animes a disfrutarla cuando gustes.

Receta de cupcakes de Oreo

Ingredientes (para 12 cupcakes)

  • 1 taza de azúcar (100 g).
  • 1 taza de harina (150 g).
  • 2 huevos medianos (180 g).
  • 1 paquete de galletas Oreo (200 g).
  • 1 1/4 de taza de buttermilk (125 ml).
  • 1 barra de mantequilla sin sal (110 g).
  • 2 cucharadas de cacao en polvo (20 g).
  • 4 cucharaditas de levadura Royal (20 g).
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (5 ml).

ingredientes dulce

Procedimiento

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Triturar las galletas Oreo.
  • Batir la mantequilla ablandada a temperatura ambiente con el azúcar.
  • Separar las claras de las yemas de huevo.
  • Añadir las yemas, una a una, y reservar las claras para más adelante.
  • En un recipiente aparte, mezclar la harina, el cacao y la levadura.
  • Incorporar la mezcla de harina a la de mantequilla, batiendo hasta formar una masa homogénea.
  • Añadir las galletas Oreo trituradas.
  • Batir despacio mientras se va incorporando el buttermilk a la mezcla.
  • Batir las claras a punto de nieve.
  • Incorporar las claras a la mezcla con movimientos suaves y envolventes, para que no se bajen.
  • Repartir la masa en las cápsulas para cupcakes.
  • Hornear a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente.
  • Dejar templar los cupcakes 5 minutos antes de ponerlos a enfriar en una rejilla.

Receta de buttermilk

Ingredientes

  • 1 bote de leche desnatada o semidesnatada (120 ml).
  • 2 cucharaditas de zumo de limón o vinagre (10 ml).

Procedimiento

  • Agregar el zumo de limón o vinagre a la leche.
  • Remover bien y dejarla reposar durante 10 o 15 minutos a temperatura ambiente.
  • Tendrá el aspecto de yogur muy líquido o leche cortada.

Glaseado de buttercream 

Clara-de-huevo

Ingredientes

  • 1 cucharadita de vainilla (5 ml).
  • 3 tazas de azúcar glas (300 g).
  • 1 paquete de galletas Oreo (200 g).
  • 2 barras de mantequilla sin sal (150 g).
  • 1 taza de queso crema tipo Philadelphia (100 g).

Preparación

  • Batir a baja velocidad la mantequilla ablandada a temperatura ambiente, con el azúcar glas previamente tamizado.
  • Añadir el queso y batir a una velocidad más elevada.
  • Agregar la esencia de vainilla y continuar batiendo hasta formar una mezcla homogénea.
  • Incorporar las galletas Oreo ralladas a la mezcla.
  • Colocar el glaseado por encima de los cupcakes de Oreo con una cuchara o una manga pastelera.
  • Se puede adornar con un cuarto de galleta Oreo por encima.

Consejos y advertencias

La buttermilk es fundamental para que la receta salga jugosa, porque la mezcla de mantequilla, chocolate y Oreo hacen que el bizcocho sea muy pesado. Pero no se puede añadir buttermilk en exceso, porque entonces la masa será demasiado líquida, variará el tiempo de horneado y tardará más en hacerse.

Las claras a punto de nieve son otro punto clave para que el bizcocho quede esponjoso. Se deben montar muy bien para que queden firmes (de forma que al darle la vuelta al cuenco, no se caigan) y así al incorporarlas no se bajarán y le aportarán a la masa la esponjosidad adicional.

Las cantidades de galletas Oreo son aproximadas. En realidad, la cantidad de galleta va a gusto del consumidor. No es necesario poner 12, se puede poner menos. Y se puede poner más.

Las galletas Oreo ralladas para el bizcocho, no tienen por qué quedar perfectas. Se puede colar algún trozo pequeño de galleta. Sin embargo, las que se rallen para el glaseado, deben de quedar perfectas y hay que tamizarlas bien, para asegurarse de que no se cuele ni un trozo de galleta, porque se corre el riesgo de obstruir la boquilla de la manga pastelera, al decorar los cupcakes de Oreo.