Cupcakes salados de pollo

Para que la decoración quede perfecta es importante que esperemos a que el cupcake se haya enfriado por completo antes de añadirla. Así no correremos el riesgo de que se deforme

Hoy te queremos presentar una deliciosa receta de cupcakes salados de pollo. Te contaremos un poco de la historia de este delicioso y práctico plato.

Los cupcakes o literalmente en español “tarta en taza”aparecieron por primera vez en 1796 cuando Amelia Simmons puso este nombre en un libro de recetas. Pero realmente se popularizaron recientemente, en el s. XXI en EE. UU, y desde ahí se han lanzado al mundo.

Últimamente se han puesto muy de moda. Son tan versátiles que a todos les gustan por sus presentaciones tan divertidas y sugerentes. 

Aunque te presentamos esta exquisita receta, eres libre de adaptar tus cupcakes salados a tus gustos personales, alergias alimentarias o sabores preferidos.

¡Manos a la obra”

Receta de cupcakes salados de pollo

pollo

Ingredientes

  • 280 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura (5 g)
  • 2 huevos
  • 100 g de pollo cocido desmenuzado
  • 150 g de queso mozarella
  • 1 taza de leche (250 ml)
  • 6-7 cucharadas de aceite de girasol (150 g)
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
  • Queso crema tipo Philadelphia
  • Aceitunas negras
  • Un puñadito de orégano seco

Utensilios

  • 1 bol
  • 1 cedazo
  • 1 tenedor o unas varillas de mano o eléctricas
  • 1 espátula o una cuchara de madera
  • 1 manga pastelera con pico rizado
  • 1 bandeja de cupcakes
  • Moldes de papel para cupcakes
  • Banderitas, bengalas (opcional)
  • Horno

También puede interesarte: El orégano y sus variados usos medicinales

Cupcakes salados con verduras

Preparación

  • En primer lugar, enciende el horno, para que se vaya precalentando.
  • Mezcla en un bol los ingredientes en seco con una espátula o cuchara de madera: La harina, la levadura, la sal y la pimienta. No olvides tamizarlos previamente. Así, evitarás que se formen grumos.
  • A continuación incorpora la leche, los huevos, el queso mozzarella cortado a trocitos y el pollo desmenuzado.
  • Después, mezcla bien hasta que te quede una masa compacta.
  • Pon en los típicos moldes de cupcakes (pirotines) y pon en el horno a 170 ºC unos 20 minutos.
  • Cuando estén totalmente fríos pon el queso crema con una manga pastelera con pico rizado para que la crema quede superbonita sobre tus cupcakes salados.
  • Finalmente, adorna con una aceituna negra en el centro y un poquito de orégano.

Nota: En lugar de crema de queso puedes ponerle puré de patatas y adornarlo con una aceituna verde y un poquito de atún. El contraste del atún con el sabor a pollo queda genial.

Si lo que quieres es ponerle una crema suave de nata, junta 100 g de queso crema con 100 g de nata para montar y bate hasta montarla.

No olvides leer: Tarta de fresas con nata

Otras ideas

  • Puedes usar el pollo del cocido, por ejemplo, o un poco de pollo asado que te haya sobrado de otra comida.
  • Además, puedes usar el queso crema que más te guste: a las finas hierbas, con roquefort, con tomate… Puedes incluso jugar con los colores. Si tienes muchos cupcakes que hacer, ponles diferentes quesos cremas, serán diferentes en color y sabor.
  • Puedes mezclar con el aceite de girasol un poquito de aceite de oliva suave.
  • En los cupcakes, además de que estén ricos, lo más importante es la presentación.
  • Pon un lacito alrededor del molde, quedan superbonitos.
  • Puedes adornar la crema de queso blanco con un poquito de pimentón rojo dulce. Le da un toque de color precioso. Si lo pones sobre un molde de color negro y un lacito rojo, blanco o de corazones, ¡una monería!
  • Las banderitas y los cartelitos pinchados sobre los cupcakes quedan también muy simpáticos.
  • Si quieres sorprender en una cena, aparece con los cupcakes con una bengalita pinchada y encendida.

Consejos para unos cupcakes salados perfectos

muffins de pizza

  • Utiliza ingredientes de primera calidad. Recuerda que el cupcake siempre es un bocado exquisito y debe impactar con su sabor en el primer mordisco.
  • Es fundamental mezclar primero los ingredientes en seco y luego incorporarle los húmedos.
  • No batas demasiado la harina. Puede quedar demasiado compacta, así es que lo mejor es usar una espátula o cuchara de madera.
  • Hornea siempre en una bandeja para cupcakes, y pon sobre ella los moldes de papel con la mezcla. Se te quemaría la base si lo hicieras directamente sobre la bandeja de horno.
  • Rellena 2/3 cada cupcake. Ten en cuenta que luego van a subir un montón.
  • No abras nunca el horno mientras los estás haciendo. Obseévalos por la puerta de este.
  • Deja reposar los cupcakes en una rejilla de enfriado unos 5 minutos. Dentro del horno.
  • Decóralos cuando estén totalmente fríos.
    • Decoración en forma de rosa: Empieza con la manga desde el centro hacia fuera
    • Decoración en forma de estrella: Al revés de la anterior. Empieza de fuera hacia dentro, dejando en el centro un capirote.