Cura del aceite de oliva y limón, ideal para las mañanas

¿Te levantas agotada por las mañanas y no tienes ganas de nada? La mezcla de aceite de oliva y limón te ayudará a desintoxicarte y a depurar tu organismo.

Esta preparación con aceite de oliva y limón es un remedio excelente, conocido desde la antigüedad y que no debes pasar por alto. ¿Sabes todo lo que puede hacer por ti una simple cucharada de esta milagrosa infusión natural? ¡Descúbrelo con nosotros!

Una cucharada de aceite de oliva y limón para cuidar la salud

Como ya sabes, el aceite de oliva es una pieza básica de la siempre beneficiosa dieta mediterránea. Esta aceite dispone de ácidos grasos esenciales que nos permiten hacer frente, por ejemplo, al llamado colesterol malo; además, es un modo excelente para depurar el organismo de toxinas.

A menudo se lo llama ‘oro líquido’; fue una sustancia totalmente apreciada por griegos y romanos. Hoy, es un elemento indispensable en nuestro día a día. No obstante, ¿sabes en qué momento nos puede beneficiar más el aceite de oliva? Sí, es por las mañanas; a continuación te explicamos por qué.

1. Para combatir el estreñimiento

Cura-de-limon-y-aceite-de-oliva_diaporama_550

Es una de las funciones más reconocidas del aceite de oliva. Si combinas aceite de oliva y limón, lograrás lubricar la mucosa digestiva y activar, a su vez, la función del hígado y de la vesícula.

Este sencillo remedio nos protege por dentro, dado que actúa como un potente antioxidante, capaz de librarnos de tóxicos, depurar y cuidar el organismo. Todo este proceso activa la digestión y ayuda en la eliminación de todo aquello que no necesitamos.

Lee también: ¿Tienes cálculos en la vesícula?

2. Efecto protector para el aparato cardiovascular

Como hemos comentado previamente, el aceite de oliva es rico en ácidos grasos. Estos elementos son muy beneficiosos para el cuerpo, ya que reactivan la circulación y eliminan el exceso de colesterol malo.

La preparación de aceite de oliva y limón es, además, un gran antinflamatorio y protector; el agregado de esta fruta aporta excelentes vitaminas.

Es por ello que no solo te lo recomendamos a ti; los más pequeños también se pueden beneficiar al tomar esa simple cucharadita de aceite de oliva con tres gotitas de limón. ¿Por qué no intentarlo y disfrutar de sus beneficios?

3. Problemas articulares o reumáticos

Su secreto reside, como ya sabes, en sus propiedades antinflamatorias. Si somos constantes y lo tomamos cada día y en ayunas, combatiremos el dolor articular. En caso de que sufras de dolores articulares, te vendrá muy bien empezar el día con este ‘oro líquido’.

Mujer con dolor artículos en la muñeca

4. Favorece el equilibrio del hígado y la vesícula biliar

Este es uno de los datos más importantes acerca de la ingesta de aceite de oliva y limón por las mañanas. Son muchas las veces en las que nos sentimos hinchados, pesados, cansados y sin demasiadas ganas de nada.

En estos casos, puede ser que tengamos el organismo ‘intoxicado’ por una mala alimentación o quizá, por algún problema depuratorio del organismo; este último es un factor ocasionado, ante todo, por la sobrecarga del hígado y la vesícula. ¿Qué podemos hacer para tratarlo?

Para combatir este agotamiento y malestar, que se nota en demasía por las mañanas, nada mejor que esta cucharada de aceite de oliva y limón. El combinarlos no acarrea ningún problema; lo importante es que empieces a tomarlo y veas tú misma cómo te va sentando.

La mayoría de las personas los tolera muy bien, dado que se trata de dos alimentos de uso cotidiano y, además, supernaturales y sanos.

Te puede interesar también: Todo lo que debes saber de la dieta para desintoxicar el hígado

Otros posibles beneficios

Más allá de las virtudes que mencionamos previamente, preparar una cucharada de aceite de oliva y limón al iniciar cada día es excelente si notas que te levantas con la boca pastosa y un sabor como ácido. Por lo general, estos son días en los que dormimos mal, la digestión se vuelve algo más lenta y, en ocasiones, sentimos hasta dolor de cabeza.

Estos síntomas pueden ser una clara señal de que tu organismo está intoxicado; es, entonces, el momento en que debemos depurarlo. La solución es muy sencilla: basta una cucharada pequeña de aceite de oliva extra virgen con 3 gotas de jugo de limón.

En definitiva, este puede ser un excelente hábito saludable si lo tomamos nada más levantarnos, para después darnos una ducha o arreglarnos. Pasada media hora, desayuna con absoluta normalidad y tranquilidad. ¡Verás qué bien empiezas a sentirte!