Cura depurativa de té verde, limón y estevia

Elena Martínez 11 abril, 2015

Las estaciones de primavera y otoño son el momento ideal del año para hacer una cura depurativa. Al menos una vez al año, deberíamos ayudar a nuestro organismo a eliminar la toxinas que acumulamos por una alimentación inadecuada, los malos hábitos, el sedentarismo, la contaminación que nos rodea, las emociones negativas, etc.

Todo ello afecta a nuestra salud, a no ser que potenciemos las vías naturales de limpieza de nuestro cuerpo. En este artículo te facilitamos una cura sencilla pero efectiva mediante tres alimentos medicinales, que son casi milagrosos: el té verde, el limón y la estevia.

¿Por qué una cura depurativa?

Las toxinas que se acumulan en nuestro organismo y no son eliminadas son la causa, a largo plazo, de enfermedades crónicas y degenerativas. Nuestro cuerpo ya se encarga de ir eliminando las sustancias tóxicas a través de las heces, la orina, el sudor, las impurezas de la piel, la respiración, la menstruación, etc.

No obstante, a menudo sucede que la cantidad de toxinas es demasiado alta, por lo cual el cuerpo se satura y no las puede eliminar correctamente.

Las curas depurativas, limpiezas o dietas detox nos permiten potenciar la eliminación de estas sustancias, así como notar beneficios incluso justo después de la cura. Nos sentiremos con más vitalidad, de mejor humor y, seguramente, con un mejor aspecto físico.

Es importante destacar que estas curas no son principalmente para perder peso, lo cual tendría que ir acompañado de una alimentación específica. Sin embargo, sí que nos pueden ayudar a controlar algún kilo de más si las realizamos, por ejemplo, una vez cada dos meses.

El té verde

El té verde tiene importantes efectos antioxidantes, lo cual retrasa el envejecimiento celular. También combate la retención de líquidos, limpia la piel de impurezas y calma los efectos de las alergias.

Es un anticancerígeno natural, por lo que muchos nutricionistas recomiendan su consumo habitual. Hay que tener en cuenta que, a pesar de que reduce el estrés, tiene efectos ligeramente estimulantes.

té verde kukicha Neil Gorman

El limón

Alimento medicinal y depurativo por excelencia, el limón es un gran limpiador del organismo. A pesar de ser un ácido, tiene efectos alcalinizantes y ayuda a digerir y disolver las grasas. Es ideal para tratar los trastornos cardiovasculares.

agua con limon DorteF

La estevia

El endulzante más natural y saludable que podemos encontrar hoy en día, con la ventaja de que no tiene ni una caloría. La estevia reduce ligeramente la hipertensión y aumenta las defensas naturales del organismo.

Su sabor es parecido al regaliz y con poca cantidad podemos endulzar mucho cualquier plato. También se comercializa de manera refinada, la cual no tiene los beneficios medicinales que citamos, pero tampoco tiene los efectos perjudiciales del azúcar blanco o los edulcorantes artificiales.

estevia hebam3000

¿Cómo realizamos la cura?

Diariamente prepararemos dos litros de infusión de té verde. Usaremos 5 bolsitas, o bien, 5 cucharaditas de té verde para los dos litros de agua.

  1. No dejaremos que el agua hierva (solo que llegue hasta unos 80 grados) y dejaremos el té un máximo de 4 minutos en infusión.
  2. Después, retiraremos las bolsitas o los posos y añadiremos el jugo fresco de dos limones.
  3. Endulzaremos la infusión con unas gotas de extracto puro de estevia, a nuestro gusto.
  4. Si en lugar de extracto, tenemos la estevia en forma de hoja seca, la añadiremos a la vez que preparemos la infusión de té verde.

Esta bebida, que son unos 8 vasos, la tomaremos en tres momentos del día:

  • En ayunas: 2 vasos.
  • A lo largo de la mañana: 4 vasos.
  • A lo largo de la tarde: 4 vasos.

Debemos beberla siempre separada de las comidas. Media hora antes de comer, o bien, una hora y media después de la comida.

A tener en cuenta

Esta cura durará entre dos y cuatro semanas, según los resultados que vayamos obteniendo mientras la realizamos.

Durante este tiempo no estaremos obligados a hacer dieta, pero sí deberemos elegir alimentos saludables y prescindir o limitar aquellos más perjudiciales como, por ejemplo, los siguientes:

  • Azúcares y dulces.
  • Harinas refinadas.
  • Alimentos fritos y grasas hidrogenadas.
  • Comida precocinada.
  • Embutidos y quesos muy grasos.
  • Alimentos estimulantes: alcohol, café torrefacto, té negro o bebidas de cola.

Imágenes por cortesía de Neil Gorman, DorteF y Hebam3000.

Te puede gustar