Cómo curar la indigestión de manera natural

Yamila Papa Pintor· 16 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 18 noviembre, 2018
Quizá cuesta creerlo pero, una buena digestión comienza masticando bien los alimentos. Al triturarlos de manera adecuada, ayudamos a nuestro estómago, que va a necesitar menos jugos para descomponer estos alimentos, lo cual se traduce en una alta reducción de la acidez.

Los problemas digestivos son un mal bastante típico en la actualidad. Una de sus principales razones está aunada a los niveles excesivos de estrés, pero quizás la principal causa sea el comer mal.

Ya que una cosa lleva a la otra, pues vivir una vida moderna de prisa, hace que tomemos decisiones importantes bajo presión, entonces ingerir algo rápido y que nos haga sentir satisfechos es una combinación que no siempre termina bien.

En este artículo te contaremos cómo curar la indigestión utilizando algunas alternativas naturales, de manera que puedan reducirse esos incómodos malestares.

Problemas digestivos a la orden del día

El sistema digestivo es el conjunto de órganos encargados del proceso de la digestión, esto quiere decir que se encarga de la transformación de los alimentos de manera que puedan ser absorbidos y utilizados por las células del organismo en general.

Cuando está enfermo, podemos sufrir algunos trastornos, entre los que podemos nombrar:

  • Síndrome de intestino o colon irritable
  • Distensión abdominal
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Acidez
  • Gases
  • Alergias a los alimentos
  • Aumento de peso
  • Eczema
  • Agotamiento
  • Asma

Si no se abordan como corresponde, estos síntomas pueden convertirse en condiciones crónicas. La buena noticia es que, una vez que empieces a cuidar tu sistema digestivo, no solo te sentirás mejor, sino que también podrás adelgazar, tener mejor la piel, dormir plácidamente, entre otros beneficios.

Por ejemplo, en este estudio muestra que de cuidarlo con responsabilidad o abordar alguna dolencia a tiempo, pues se traduce en mejoras como:

  • Disminución de síntomas gástricos y reducción del riesgo de sufrir cáncer de colon.
  • Prevención de la obesidad.
  • Facilitar la digestión, favorecer el tránsito intestinal regulando hábitos de evacuación y evitando el estreñimiento, disminuyendo el riesgo de cáncer de colon.
Problemas-digestivos-a-la-orden-del-día

Consejos para curar la indigestión

Es natural que muchos queramos dejar de padecer alguna dolencia, dolores o molestias, antes, durante y después de comer. Prestemos atención a los siguientes tips que podrían ayudar a curar la indigestión:

Masticar los alimentos

La buena digestión comienza en la boca. Cuando se mastica bien la comida, se facilita la labor del sistema digestivo, por lo que tu cuerpo puede centrarse en otras tareas. Es como si le dieras el trabajo “casi terminado”. El estómago necesitará menos jugos gástricos para digerir los bocados, eso evitará que sufras, por ejemplo, de acidez.

Los científicos de la Universidad de Osaka estudiaron los hábitos alimenticios de 3.000 personas y reportaron sus conclusiones en una publicación British Medical Journal.

Los problemas con los sistemas que le indican al cuerpo cuándo dejar de comer, pues parecen ser en parte responsables, dice un experto en nutrición británico. Indicó que comer deliberadamente más lentamente al sentarse a la mesa podría tener un impacto sobre el peso.

Comer “de verdad”

Son muchas las personas que se acostumbran a consumir muchos alimentos que se compran en la calle, en una tienda o local de comidas. No sabemos qué quieren decir todas esas palabras extrañas en los paquetes, pero aún así, seguimos ingiriendo estos «alimentos».

En esta investigación sobre el consumo de comida rápida, se mostró que entre sus principales consecuencias están: problemas de acidez estomacal, obesidad, producción de caries, producción de basura e hiperactividad,sobre todo en los niños.

 

 

Come-“de-verdad”

Llevar una dieta sana, balanceada y responsable es clave si queremos cuidar de nuestro sistema digestivo. Dentro de la misma dieta, podemos permitirnos cierta flexibilidad, pero con la demanda de ser responsables primeramente.

Por ende, debemos evitar alimentos procesados y comidas rápidas, primero porque contienen sal en cantidades altas, y segundo y más importante, por su contenido en azúcar y aceites procesados.

El tema de esto es que son difíciles de digerir y no proporcionan ningún valor nutritivo.

Ser bueno con nuestro hígado

Si recordamos lo importante que es este órgano para nuestro cuerpo, lo cuidaremos más. Puedes curar la indigestión “mejorando tu relación” con el hígado.

Así, trabajará de forma mucho más eficiente y eso contribuye a una mejora significativa en tu salud. Para ello, se recomienda incorporar alimentos como los siguientes:

  • Zanahorias
  • Remolacha
  • Sopas de verduras
  • Zumos recién exprimidos
  • Diente de león
  • Leche de cardo

Mantener una adecuada hidratación

En verano es más fácil, pero es preciso beber agua todo el año.Muchas personas con trastornos digestivos están extremadamente deshidratadas.

El agua es esencial para la buena salud, sin embargo, las necesidades varían según el individuo. Es importante tratar de beber más agua a diario. Por lo menos, 6 u 8 vasos al día.

Puedes, a su vez, ingerir un vaso de agua con una cucharada de vinagre de sidra de manzana o jugo de limón fresco por las mañanas en ayunas. También se recomiendan los tés de hierbas, que son otra gran manera para hidratar el cuerpo. Entre las especies más destacadas encontramos:

  • Menta
  • Jengibre
  • Hinojo
  • Fenogreco
  • Diente de león
Mantén-la-hidratación

Reducir el estrés

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional, se dice que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. Es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda.

Por ende, no solo causa estragos en tu mente, sino que también puede entrometerse en la digestión. Hay muchas maneras de reducir el estrés. Descubre qué tipo de actividades de relajación funcionan mejor para ti. Las más comunes son:

  • Meditación
  • Respiración consciente
  • Yoga
  • Salir a caminar
  • Dormir la siesta
  • Masajes relajantes

Llevar a cabo un dieta de desintoxicación

Llevar a cabo una desintoxicación: hoy día conocida como un famoso detox, definida por Nupcias Magazine como una estrategia de limpieza o desintoxicación del cuerpo, muy diferente a lo que se conoce como una dieta.

De vez en cuando puede ser de gran ayuda para ayudar a restaurar el sistema digestivo por completo.Considera dedicar un día de un fin de semana cada 3 meses (aproximadamente) y quedarte en casa para realizar esta dieta,que estará basada en zumos e infusiones naturales para depurar el organismo.

Consumir glutamina

La glutamina es uno de los nutrientes más importantes que puedes ofrecerle a tu cuerpo, ya que este tiene la capacidad de reparar y regenerar la mucosa intestinal y calmar la inflamación estomacal. Puedes encontrar glutamina en forma de suplemento (se vende en las casas naturistas) o bien en ciertos alimentos:

  • Carne
  • Pescado
  • Huevos
  • Lácteos
  • Remolacha
  • Habas
  • Espinacas
  • Perejil

Escuchar nuestro cuerpo

Escucha-a-tu-cuerpo

Detenerse un momento para analizar cómo estamos llevando el ritmo de nuestra vida y de qué manera nuestros hábitos influyen en la salud. Conocer nuestro propio cuerpo y oirlo atentamente, pues siempre tiene algo que decirnos, y debemos atenderlo.

Es natural y biológico que nuestro cuerpo reaccione frente a subidas de estrés, episodios de premura, comidas rápidas en exceso, entre otras cuestiones que le afectan. A veces solemos pensar que por comer un tiempo largo en la calle, no cuidar lo que consumimos y no mostrar algún síntoma, pues, permaneceremos así.

Recordemos que más temprano que tarde, nuestro organismo nos puede pasar factura sino le damos la atención que necesita. Recuerda siempre ser equilibrado en tus dietas, así como también flexible, pero con el ingrediente principal de la responsabilidad.

  • Abrahams, A. (1933). INDIGESTION. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(00)90337-4
  • Thomas, P. D. (2014). Dyspepsia. In Acute Medicine: A Symptom-Based Approach. https://doi.org/10.1007/9781139600354.022
  • Adams, S. (1999). Understanding indigestion and GORD. Professional Care of Mother & Child. https://doi.org/10.1016/j.seppur.2005.06.012
  • Talley, N. J., Phung, N., & Kalantar, J. S. (2001). Indigestion: When is it functional? BMJ : British Medical Journal.