Curiosidades del plancton comestible

24 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
El placton contiene una proteína rica en aminoácidos esenciales que choca con el concepto tradicional de proteína vegetal.

Una de las revoluciones en la cocina actual, junto con la introducción de insectos, es el consumo de plancton. Este representa un conjunto de microorganismos que se encuentran en el agua, a unos 200 metros de profundidad.

Normalmente, sirve como alimento a algunos tipos de peces como las ballenas. No obstante, se ha comenzado a introducir en la cocina debido a que cuenta con nutrientes que pueden beneficiar a la salud humana.

Plancton, una fuente de vitaminas

El plancton se caracteriza por contener vitaminas del grupo C y E. Las primeras se relacionan estrechamente con la función inmune, según un estudio publicado en el año 2016. Además, participan en el metabolismo del hierro mejorando la absorción del mismo. Por si esto fuese poco, presentan capacidad antioxidante y estimulan la síntesis de colágeno.

La vitamina E actúa como un poderoso antioxidante. Su consumo puede ayudar a prevenir y tratar procesos neurodegenerativos como el alzheimer, tal y como afirma un artículo publicado en la revista International Journal of Molecular Sciences. Además, puede actuar como un cardioprotector frente a las patologías del sistema cardiovascular por su capacidad de reducir la tasa de oxidación de la lipoproteína LDL.

Efectos secundarios de la vitamina C

Excelentes características organolépticas

Por otra parte, el plancton presenta unas características organolépticas que lo convierten en un aliado muy útil en la cocina. Es capaz de proporcionar un fuerte sabor a mar, lo cual lo convierte en un producto cotizado a la hora de mejorar los aromas de muchas preparaciones.

Esta es una de sus razones de su elevado precio, que puede rondar los 2 000 euros el kilogramo. Afortunadamente, unos pocos gramos son suficiente para enriquecer el sabor de casi cualquier preparación.

Fuente de proteína y de ácidos grasos

El plancton presenta una proteína rica en aminoácidos esenciales, lo cual choca con el concepto tradicional de proteína vegetal. No obstante, la mayor parte de la composición del producto es agua, por lo que el aporte proteico no es comparable al de un producto animal.

Por otra parte es rico en ácidos grasos omega 3. Gracias a este nutriente, junto con el aporte de vitamina E, el plancton se convierte en un alimento cardiosaludable.

Su consumo puede modular de forma ligera el perfil lipídico e impedir la oxidación del mismo. Este efecto resulta protector frente al desarrollo de patologías cardiovasculares.

Sin embargo, las cantidades de plancton utilizadas en las preparaciones culinarias no son lo suficientemente altas como para beneficiarnos de una gran cantidad de estos nutrientes. Por lo que el poder que este vegetal marino ofrece sobre la salud es bastante limitado.

Quizá te interese: Pescados ricos en omega 3 que debes incorporar en tu dieta

Peces limpiadores

Los superalimentos no existen

A pesar de que hay quien cataloga el plancton como un superalimento, las corrientes científicas más actuales niegan la existencia de esta categoría.

Ningún producto es capaz de prevenir o curar enfermedades por sí mismo. Su actuación depende del resto de alimentos que conforman la dieta. De este modo, para poder experimentar los efectos positivos de cualquier producto es necesario encuadrarlo dentro de una dieta variada y equilibrada.

Lee también: ¿Existen superalimentos para el cerebro?

El plancton, un alimento poco frecuente

A pesar de sus características organolépticas y de sus antioxidantes y vitaminas, el plancton es un producto poco frecuente en la gastronomía, a día de hoy.

Se utiliza en la alta cocina para aportar sabor e incluso color a ciertas preparaciones culinarias. No obstante, su elevado precio hace que sea un alimento poco accesible para la gran mayoría de la población.

A pesar de todo resulta un producto rico en nutrientes y con una buena capacidad antioxidante. Su contenido en vitamina E y en ácidos grasos omega 3 lo convierten en un aliado del sistema cardiovascular. Sin embargo, estos nutrientes pueden encontrarse en la naturaleza en multitud de productos, sin neccesidad de recurrir al plancton para garantizar su ingesta.

Recuerda que los superalimentos no existen y que, para gozar de un buen estado de salud, es necesario llevar a cabo hábitos de vida saludables. Entre ellos destaca la alimentación variada y equilibrada desde el punto de vista energético.

Priorizar los alimentos frescos frente a los procesados contribuirá a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades complejas. Todo ello debe combinarse con la práctica de ejercicio físico de manera habitual.

  • Kim H., Jan M., Kim Y., Choi J., et al., Red ginseng and vitamin C increase immune cell activity and decrease lung inflammation induced by influenza A virus/H1N1 infection. J Pharm Pharmacol, 2016. 68 (3): 406-20.
  • Lloret A., Esteve D., Monllor P., Cervera Ferri A., Lloret A., The effectiveness of Vitamin E treatment in alzheimer's disease. Int J Mol Sci, 2019.
  • Castells, P. (2019). El plancton comestible. Investigación y ciencia, (513), 57-57.