Curiosidades que no sabías sobre el olor corporal

Un factor determinante a la hora de sudar es el mal olor que podamos desprender, y este va a depender de nuestra alimentación

El cuerpo humano tiene unas 50 mil glándulas sudoríparas, que tienen la capacidad de producir hasta 1 litro de sudor al día. Gracias a esto, se expulsan las toxinas. Las zonas que mayormente presentan olor son los pies, la ingle y las axilas. A continuación te enterarás cosas que no sabías sobre el olor corporal.

Algunas curiosidades sobre tu olor corporal

¿Sabías que el olor de tu cuerpo es único e irrepetible?

Así es, como tu ADN o tus huellas dactilares. Depende de varios factores tales como la alimentación o los procesos químicos que se desarrollan en tu interior.

El aroma de cada persona es el reflejo de lo que consume y forma parte de un sistema de comunicación ancestral con nuestros semejantes. Por ello es que por ejemplo, las mujeres en el período más fértil “huelen” más sin hacer deporte y hasta luego de bañarse.

Puedes recordar los olores

Los olores que percibimos a lo largo de la vida quedan grabados en la memoria olfativa. Tanto los perfumes como los hedores, pueden influir en el estado de ánimo y nos incitan a aceptar o rechazar comidas, personas y objetos.

No siempre es por falta de una ducha

Todos creen que el mal olor personal se debe a la falta de higiene únicamente, sin embargo, también es debido a factores climáticos, hereditarios, de alimentación y por la ingesta de ciertos medicamentos.

Las bacterias son las culpables, no el sudor

En las zonas “más conflictivas” (pies, ingle y axilas) hay glándulas que se encargan de producir sudor de mayor tamaño, además de ser regiones con poca ventilación, por lo cuál, las bacterias se alojan allí y descomponen la transpiración.

Pies mal olor
La piel está formada por millones de orificios llamados “poros”, que permiten al cuerpo respirar. Un conducto que se usa como vía de escape para las glándulas sudoríparas tiene la función de producir ese líquido algo salado que se conoce como sudor.

Esta sustancia tiene el objetivo de regular la temperatura del cuerpo y es por ello que transpiramos al tener fiebre, por emociones fuertes, cuando hace calor, cuando hacemos ejercicio, comemos algo picante, etc. Favorece también a la eliminación de toxinas, agua y sales minerales que no sirven.

Tips para evitar un olor corporal desagradable

  • No utilizar los mismos zapatos varios días seguidos sin ventilarlos
  • Usar productos específicos para cada zona
  • Al bañarse dedicar más tiempo en la higiene de las regiones complicadas (pies, genitales, ingle y axilas)
  • Usar un jabón antibacteriano
  • Secar muy bien el cuerpo después de bañarse, sobre todo entre los dedos de los pies
  • Lavar adecuadamente las prendas de vestir, recurriendo si es preciso a desinfectantes especiales
  • Preferir ropa que esté hecha con tejidos naturales como es el algodón, para absorber y evaporar el sudor

Mujer observando el sudor que produce su olor corporal

  • Depilar las axilas para evitar que las secreciones se descompongan por las bacterias
  • Aplicar en las axilas bicarbonato de sodio o maicena para reducir la transpiración y matar las bacterias
  • Disminuir la ingesta de carnes rojas, grasa, ajo, cebolla y bebidas alcohólicas (preferir frutas y vegetales frescos).

Alimentos que causan mal olor

La alimentación tiene mucho que ver con el olor que desprende nuestro cuerpo, más allá de la higiene o la época del año. Si tienes problemas con relación a los aromas corporales, tal vez se deba a algo que estás consumiendo. Presta atención a estos alimentos que causan mal olor:

Gomitas de dulce

Las bacterias causantes de los malos olores adoran las cosas dulces. Cuando la levadura crece, el azúcar de las golosinas se convierte en alcohol, esto trae como consecuencia más acidez de la que el cuerpo necesita. Por ello, el olor se vuelve más intenso.

Aceite hidrogenado

Es uno de los ingredientes de la comida chatarra. Otra razón más (además de causar sobrepeso, colesterol, problemas cardíacos, etc) para no consumirla. El aceite hidrogenado se descompone rápidamente y causa mala digestión, por lo cuál el olor corporal aumenta.

6-razones-para-no-comer-comida-chatarra-1

Embutidos

El paté o las salchichas no son buenos aliados del aroma corporal. Cuando se descomponen (al hacer la digestión), pueden causar acidez de estómago, agrura, flatulencia, etc. Es decir, que mejor no consumirlos tan a menudo, por más de que te gusten.

Lácteos

El exceso de leche, yogur o quesos es uno de los causantes del mal olor en el cuerpo. Esto se debe, según las investigaciones, a que estos productos contienen mucha proteína (caseína) que al descomponerse produce sulfuro de hidrógeno, uno de los preferidos de las bacterias.

Huevo

Una de las razones por las cuáles a veces hueles a “pescado” es debido a un desorden genético llamado trimetilaminuria. Uno de los agentes que lo provocan es el huevo, no importa si lo consumes crudo, frito o en alguna preparación.

Clara del huevo

Especias

Mayormente el chile pero también otras especias que se usan en la cocina como ser el cardamomo, el comino o el curry. Prefiere las más suaves, tales como la hierbabuena, el perejil o la albahaca.

Carne

Sobre todo las carnes rojas y el pescado. Esto es así porque tardan demasiado en pasar por el tracto digestivo, por lo cuál se pudren y liberan malos gases y toxinas. Estas se convierten en sudor y flatulencia, generando el mal olor.

Fibra

Las legumbres y los frijoles, así como los granos integrales, al digerirse producen metano, hidrógeno y dióxido de carbono, es decir, alimento para bacterias y causantes de mal olor corporal. No te excedas en estos alimentos.

los-cereales

Café

Su sabor y olor fuertes deben “deshacerse” de algún lado. La cafeína, a su vez, tiene efectos químicos en el cuerpo que producen un cambio en la cantidad y la manera de transpirar.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas se transportan muy rápido al torrente sanguíneo y cambia la forma al descomponerse, acelerando el proceso de sudoración, aunque el olor sea penetrante y quede presente por más tiempo.
Alcohol