5 curiosos beneficios que no conocías de beber agua

Beber agua es un sencillo hábito que puede ayudarnos a mejorar la elasticidad de nuestra piel, al hidratarla desde dentro, y así permitirnos conservarla joven durante más tiempo

El 60% de nuestro cuerpo está formado por agua. Y, por lo tanto, los tejidos y órganos necesitan este líquido para su funcionamiento.

Necesitamos, por lo tanto, beber agua para que el cuerpo cumpla sus funciones: llevar los nutrientes a las células, lubricar las articulaciones, eliminar toxinas, equilibrar la temperatura corporal, facilitar los procesos digestivos, hidratar la piel, etc.

Beber agua, al menos dos litros al día, es la forma más sencilla y efectiva de prevenir muchas enfermedades. Descubre en este artículo algunos de los beneficios más curiosos de este buen hábito que todos deberíamos cumplir a diario.

Beneficios curiosos de beber agua

1. Regula la hipertensión arterial

Clasificación de la hipertensión arterial

Muy poca gente conoce los beneficios de beber agua para bajar la presión arterial cuando esta es demasiado alta de manera frecuente.

Cuanto más hidratado esté nuestro organismo, menos rígidos estarán los vasos sanguíneos y, por lo tanto, tendremos menos predisposición a elevar la presión sanguínea.

Mantener el cuerpo hidratado reduce la hipertensión arterial y los riesgos derivados de una descompensación en la presión de la sangre, como son:

  • Ataque al corazón
  • Accidente cerebrovascular
  • Insuficiencia cardíaca
  • Incluso, la muerte

Por lo tanto, beber ocho vasos de agua en el transcurso del día debería ser casi una obligación con nosotros mismos, con nuestra salud.

¿Quieres conocer más? 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

2. Reduce el apetito

Cuando bebemos agua antes de cada comida, reducimos nuestro apetito. El agua sacia el ansia de comer y da sensación de tener el estómago lleno.

Además, en muchos casos que creemos tener hambre, en realidad lo que tenemos es sed. Por lo tanto, uno de los mejores métodos para bajar de peso y mantenernos en forma es beber agua.

Para que sea más efectivo el hábito de beber agua, debemos tener en cuenta el siguiente patrón general:

  • 2 vasos de agua en ayunas.
  • 3 vasos a lo largo de la mañana.
  • 3 vasos en el transcurso de la tarde.

3. Minimiza el riesgo de sufrir un ataque cardíaco

Ataque cardíaco o infarto del miocardio

La densidad de la sangre y del plasma sanguíneo están relacionados con el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

A mayor viscosidad de la sangre aumentan también las posibilidades de padecerlo. Una buena salud de nuestro corazón viene acompañada de una correcta hidratación.

Si tenemos una predisposición genética a sufrir enfermedades cardiovasculares debemos proponer beber, al menos, 2 litros de agua al día. Además, hay otros hábitos que reducen las posibilidades de un infarto:

  • Practicar deporte
  • Dejar de fumar
  • Controlar los niveles de colesterol
  • Mantener un peso adecuado

¿No lo sabías? Todo lo que deberías saber sobre el colesterol

4. Elimina los dolores de cabeza

La deshidratación puede causar dolores de cabeza, sobre todo si acabamos de perder mucho líquido tras un vómito o si tenemos una acumulación de toxinas en nuestro organismo.

Es importante beber agua a pequeños sorbos tan pronto como se presente el dolor de cabeza, y no parar hasta que notemos una mejoría.

También es aconsejable tomar el agua a temperatura ambiente. Si el agua está fría podría contribuir a la aparición de migrañas.

  • No obstante, el agua fría sí que puede tener un uso a modo de aplicación tópica. Para reducir las cefaleas podemos ponernos bolsas de agua fría en la frente.
  • Incluso, si hay fiebre muy elevada, podemos hacernos baños con agua helada y después abrigarnos bien para aumentar la sudoración.

5. Mejora los problemas de piel

Por qué usar el limón para tener una piel bella y sana

Existe una mejora significativa en la piel cuando bebemos durante varios meses una buena cantidad de agua. Recordemos que al beber se eliminan una gran cantidad de toxinas e impurezas que hay en la piel.

Este drenaje natural que el agua ofrece, al depurar las células de nuestro cuerpo, sirve para mejorar también el acné.

Una piel bien hidratada tiene más flexibilidad, más luminosidad, menos grasa y se conserva más joven y brillante. La piel no solo se hidrata por fuera con cremas y cosméticos, sino que es fundamental aportarle agua desde el interior. Y esto se consigue bebiendo mucha agua.

También debemos destacar los beneficios de la hidroterapia, que consiste en aplicar agua en nuestro cuerpo a diferentes temperaturas.

  • Al combinar el agua fría con la caliente, conseguimos activar la circulación y mejorar el aspecto y la salud de la piel.
  • De este modo, conseguimos un tratamiento natural y muy económico para tener una piel bonita.
Categorías: Bienestar Etiquetas:
Te puede gustar