La curva más bonita de una mujer es su sonrisa

Las sonrisas auténticas nos salen sin querer y reflejan ese bienestar interior que nos ayuda a estar en paz con nosotros mismos y a ver el mundo con otros ojos

Hay días en que, sencillamente, es imposible dibujar una sonrisa en nuestro rostro.

Cuando los ánimos caen, cuando el estrés nos satura y el día amanece con más presiones que esperanzas, se hace muy complicado el lograr vestirnos con este gesto universal.

Ahora bien, en más de una ocasión, al caminar por la calle y cruzarte con un desconocido que sin ninguna razón te dedica una sonrisa provoca que, casi sin saber cómo, se la devuelvas.

Las risas son hermosas, embellecen todo rostro y nos permiten conectar mejor los unos con los otros.

Además, tal y como suele decirse, la sonrisa es la curva más bonita de una mujer. 

Ding Li, ganadora del premio FameLab de Hong Kong, destaca la ciencia destrás de la sonrisa. “Investigaciones han demostrado que al ejercitar los musculos para sonreir nos sentimos mejor”.

“Piensa positivo, sonríe y podrás alterar el proceso emocional del cerebor para sentirte mejor”, asegura Li.

Así pues, te animamos desde nuestro espacio a que libres tus batallas internas, a que apagues tus angustias y liberes tus sueños para encender tus esperanzas… Y sonreír.

Que tus sonrisas sean siempre sinceras y no simples máscaras tras las que esconderse.

La belleza es felicidad, y para que ésta sea auténtica hemos de hacer frente a muchas cosas, a muchos retos.

 

La sonrisa más hermosa es la que refleja nuestro bienestar interno

Estamos seguros de que has oído esa frase que afirma que no hay mayor valentía que la de esa persona capaz de mostrar su mejor rostro cuando su alma está hecha pedazos.

No es lo adecuado. Nadie debería pasar gran parte de su existencia dando a entender algo que su corazón no siente. Cuando estamos abatidos hay que enfrentar y gestionar ese estado.

No hay que llevar máscaras, porque las máscaras tienden a cronificar determinados estados emocionales.

mascara

La sonrisa triste en la mujer

La sonrisa es el lenguaje más poderoso en el ser humano.

Esa imagen es rápidamente codificada por cualquier mirada para conectarse directamente con nuestra inteligencia emocional.

Ahora bien, lo creamos o no, nuestro cerebro emocional también es capaz de diferenciar las sonrisas tristes de las sonrisas felices.

No es solo esa curva amable en nuestra boca. La emocionalidad se desprende también en la mirada, en el gesto, en la voz, en la actitud…

Así pues, aunque vistas tu día a día con sonrisas cuando lo que sientas son tristezas, tarde o temprano alguien lo va a notar.

Nadie puede esconder durante mucho tiempo sus sentimientos ni emociones; y tampoco es saludable.

La sonrisa triste en la mujer no es hermosa; invita a la melancolía, a querer desentrañar sus penas.

No dejes que esta costumbre se vuelva crónica, no hagas usos de las máscaras para hacer creer a los demás “que todo va bien, que no pasa nada”.

Que hacer?

  • Dedícate el tiempo que necesites para ti misma. Resuelve cada nudo que te quita el aire y la felicidad; no abandones la vital obligación de cuidarte y de gestionar tu mundo emocional.
  • Lo que se descuida se pierde. Lo que se cuida se recupera. Así que vuelve a conectar con tu corazón para que tu sonrisa sea de nuevo la curva más hermosa de tu cuerpo.
sonreir-o-no
La sonrisa triste en la mujer no es hermosa; invita a la melancolía.

La sonrisa es un arma maravillosa de seducción

No se necesitan medidas perfectas para ser atractiva, ni ropa de marca, el mejor peinado o el calzado más atrevido. La belleza de una mujer reside en su actitud, y esta se transmite con su sonrisa, su energía y su autoestima.

Lee también: ¿Qué es la felicidad sostenible?

Es recomendable también tener en cuenta que las sonrisas no se dibujan solo para atraer y seducir. Quien dibuja una risa en su rostro, la gran mayoría de las veces, no tiene intención alguna.

sonrisa-seductora
La belleza de una mujer reside en su actitud.

Lo que significa una sonrisa

Es solo un reflejo espontáneo de su interior y, aún así, ejerce un gran magnetismo.

Estamos seguros de que también tú lo habrás notado en alguna ocasión. Alguie que, sin ser especialmente hermoso, de sus facciones se desprende un atractivo increíble.

Es el carisma, es la sensación que transmite y la seguridad que desprende.

La sonrisa más seductora es aquella que aparece sin ser forzada, la que interviene en las palabras, la que descansa la mirada en la nada y se complace con sus propios pensamientos sintiéndose bien, sintiéndose en calma.

Tampoco debemos olvidar que la risa es una forma de conectar con las personas de una forma rápida y plena.

Las risas se contagian porque nuestro cerebro se guía, ante todo, por las emociones positivas. Porque todo lo positivo nos ayuda a sobrevivir, a adaptarnos mejor a nuestro entorno.

 

En conclusión, retomamos una vez más lo dicho al inicio. No uses la sonrisa para esconder preocupaciones y hacer creer a los demás que eres increíblemente fuerte.

Te recomendamos leer Dame una sonrisa que yo puedo con todo

Porque fuerte es aquel que es capaz de reconocer sus tristezas para deshacer ese ovillo y volver a tejer el manto de su vida con más fortaleza, con más dignidad y hermosura.

Que tus sonrisas sean siempre sinceras, porque serán las más espectaculares.