Datos que no conocías sobre el estrés

Yamila Papa · 22 septiembre, 2016
¿Sabías que tu indecisión y tu falta de memoria pueden deberse al estrés? Por su culpa el cerebro está demasiado cansado como para retener datos o para tomar decisiones

Se trata de uno de los males del siglo XXI, lo sufrimos casi todos y nos hace sentir agotados, padecer insomnio o dolor de cabeza.

Pero, ¿qué más hace falta saber sobre el estrés? En este artículo te lo contamos.

Datos interesantes y curiosos sobre el estrés

alimentos para el estrés

Si nos ceñimos a la definición del estrés podemos decir que es una reacción fisiológica del organismo donde entran en juego mecanismos de defensa para afrontar una situación amenazante o peligrosa.

Básicamente es la respuesta de nuestro cuerpo cuando se da cuenta de que “algo no va bien”. Por lo tanto, en niveles normales el estrés es bueno y no el malo de la película.

Otras cosas que llamarán tu atención sobre esta reacción orgánica son:

Aumenta nuestros antojos

Si últimamente estás con muchas ganas de comer cosas dulces o grasosas puede deberse a que tus niveles de estrés superan lo normal.

Cuando hay tensión el cuerpo produce más cortisol. Esta sustancia incrementa las ansias de comer alimentos no tan saludables como una fruta.

Cuando comemos aperitivos o bollería el organismo libera adrenalina, que causa más estrés. Entonces podría decirse que estamos ante un “círculo vicioso” que lleva a la ansiedad, el sobrepeso y la mala alimentación.

Provoca hipersensibilidad

Sobre todo en las mujeres, el estrés tiene un síntoma poco conocido o no tan relacionado a él. Se trata de la baja tolerancia a los sonidos.

Cualquier conversación, música o lo que se escuche puede ser considerado ruido insoportable y hasta dolorosa para los oídos.

mujer estresada en la cama

Causa desequilibrios biológicos y psicológicos

Además del dolor de cabeza hay otros síntomas físicos relacionados al estrés que no identificamos como tales: sudoración, tensión muscular y fatiga ocular. En lo que se refiere a signos psicológicos, podemos destacar la irritabilidad, la desesperación y el temor.

Nos hace perder el cabello y tener la piel opaca

Las consecuencias del estrés van más allá y rozan el límite entre belleza y salud.

Por ello, es necesario no desestimar cuando el cabello se nos cae de forma desproporcionada o excesiva. No es cierto que aumenta la aparición de canas, pero sí que debilita las hebras.

alimentos para detener la caída del cabello
En cuanto a la salud de la piel, estar estresado opaca la dermis y la hace lucir más vieja y arrugada. Sin importar la edad que tengas, tu aspecto será el de una persona de más años.

Como si no fuese suficiente, también causa acné y espinillas debido a la producción de sebo.

Nos hace olvidar cosas

Si cada vez te resulta más difícil recordar dónde has dejado las llaves, cuándo es el cumpleaños de tu hermano o qué ibas a comprar al mercado quizás se deba a que estás demasiado estresado.

El estrés crónico afecta la parte del cerebro que se encarga de almacenar los datos (el hipocampo).Ya sabes a quién echarle la culpa por tus olvidos.

Nos vuelve indecisos

No saber qué decisión tomar, qué camino seguir, qué actividad hacer o incluso qué ropa ponernos o qué preparar para la cena puede estar vinculado con los niveles excesivos de estrés.

Esa especie de confusión o de indecisión tiene un origen: el cerebro está demasiado cansado y agotado como para pensar alternativas.

Incrementa las infecciones y el picor

Las células se ven afectadas por el estrés debido a que el sistema inmunitario no realiza su trabajo como corresponde.

Así, los virus y bacterias se hacen un festín en nuestro cuerpo provocando enfermedades infecciosas de todo tipo (desde un resfriado al herpes). Además, altera las bacterias digestivas y pueden provocar inflamaciones frecuentes.

El estrés, a su vez, activa las células inmunes de la piel y aumenta las irritaciones cutáneas, que se transforman en prurito o picor desesperado. Rascarse parece no calmar los síntomas, sino empeorarlos.

Y no hay razón aparente del por qué de esa inflamación o enrojecimiento. Ahora ya sabes a qué se debe.

Provoca espasmos musculares

¿Te ha pasado que en cualquier momento del día tus párpados empiezan a “temblar”? ¿O quizás una de tus piernas parece que está fuera de control de tantos movimientos?

No hay manera de detenerlo y sólo debemos esperar a que termine el episodio. Este “brinco” está asociado a las actividades que realizamos (o no) durante el día.

Por ejemplo, en el caso de los párpados se debe a que hemos pasado muchas horas frente a una pantalla o enfocando la vista en la pequeña letra de un informe, artículo, libro, etc.

Por ello podemos decir que el estrés ocasiona espasmos en los músculos.

Problemas menstruales y de fertilidad

Mujer con dolor menstrual

¿Cuando es momento de tu periodo menstrual no puedes salir de la cama del dolor? ¿Desearías poder quedarte en la misma posición durante horas para no aumentar las molestias?

Esto puede deberse al estrés. Los calambres tan dolorosos están causados por una mayor producción de hormonas. Otra de las consecuencias del estrés es sufrir retrasos en la menstruación, períodos más extensos o mayor sangrado.

En cuanto a los problemas de fertilidad, cabe decir que el estrés puede provocar óvulos no madurados como corresponde y, por ende, sin la posibilidad de implantarse en el útero.

Si estás queriendo quedar embarazada, sería bueno que mantuvieses una vida relajada y sin preocupaciones. En los hombres también puede causar infertilidad al disminuir la calidad y cantidad del esperma.

Para terminar otras consecuencias del estrés que quizás no sabías:

  • Problemas dentales (rechinar los dientes al dormir)
  • Uñas quebradizas
  • Síndrome del colon irritable
  • Intolerancia a ciertos alimentos
  • Sueños extraños y pesadillas