¿Debemos comer la peladura de las frutas?

Elena Martínez Blasco · 26 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva el 26 diciembre, 2018
Para poder comer las frutas con piel, que suele ser la parte más rica en vitaminas, debemos asegurarnos de que son de cultivo ecológico y de que no contienen pesticidas

Hay mucha confusión en cuanto a si debemos comer o no la peladura de algunas frutas, como por ejemplo de la manzana, la pera, los cítricos, las uvas, etc. Otras, como la del plátano o la piña, nos pueden sorprender por sus posibilidades.

En este artículo explicamos en qué casos es positivo y en cuáles puede ser muy perjudicial, para que aprendamos a beneficiarnos al máximo de todos los nutrientes que nos ofrecen las frutas.

¿Qué nutrientes tienen las peladuras?

Los centros de investigación alimentaria han traído avances y nuevas creaciones que han revolucionado el mundo, como el plátano mongee, que puede comerse con la piel. Sin embargo, comerse la cáscara (o peladura) no es algo nuevo, ni tampoco un “avance científico”. Nos las podemos comer con la propia fruta o reaprovecharla para otros usos culinarios.

El nutricionista Alejandro Cánovas señala que “la piel que recubre la fruta es importantísima, principalmente por la fibra, que según la OMS, se debe ingerir una cantidad de entre 30 y 35 gramos al día. La fibra vegetal aporta volumen a la dieta y genera una sensación de saciedad que ayuda al control del peso.

 

manzana peladura torbakhopper

¿En qué casos no debemos comer la peladura?

Lee también: Por qué se debe desinfectar y no solo lavar las verduras y las frutas

El gran problema de las frutas y las verduras es que hoy en día se les han añadido gran cantidad de pesticidas para potenciar y proteger su cultivo, a diferencia de las que se comían hace unas décadas.

Estos pesticidas, aunque las frutas se laven, han penetrado en la peladura a través de los poros, en algunas frutas más que en otras según la porosidad y el grosor, y por ello se recomienda actualmente pelar siempre las frutas.

Para aquellas personas que quieran beneficiarse también de los nutrientes de las peladuras recomendamos que las elijan siempre de calidad ecológica certificada o de su propio cultivo, y que además las laven bien con agua y bicarbonato de sodio, raspando un poco la piel con la ayuda de un cuchillo o algún utensilio especial para limpiar vegetales.

ralladura limon Emily Barney

¿Qué peladuras recomendamos?

Siempre y cuando sean ecológicas, recomendamos el consumo habitual de las siguientes frutas con su peladura:

  • Manzana

Contiene quercetina, un flavonoide con distintas funciones antidiabéticas y antioxidantes. Su piel contiene ácido ursólico, el cual nos ayuda a mantener los músculos saludables, tiene propiedades antiinflamatorias, previene el colesterol y potencia la producción de colágeno, y por otro lado la pectina y la fibra, combaten el estreñimiento.

Un estudio de la Universidad de Iowa descubrió, tras experimentar con ratones, que este componente (el ácido ursólico) los protegía de la obesidad. Según el profesor Adams, director de la investigación, “reduce la obesidad y sus complicaciones (prediatebetes y enfermedad del hígado graso) incrementando el gasto de energía”.

  • Pera

Para beneficiarnos de todas sus propiedades antioxidantes debemos comerla con su peladura, ya que la mayor parte del contenido en vitamina C está precisamente en esta parte. Además, la cantidad que contiene de fibra soluble la convierte en un alimento más saciante y ayuda a prevenir el estreñimiento y enfermedades como el cáncer de colon.

  • Cítricos

Cítricos

La peladura es la parte más antioxidante de las frutas cítricas gracias a su contenido en flavonoides, que nos ayuda a  minimizar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. También tiene el mayor contenido en vitamina C y aporta beneficios depurativos, diuréticos y digestivos.

  • Uva

Los mayores nutrientes de la uva, es decir, los flavonoides, los pigmentos antociánicos y sobre todo el famoso resveratrol, se encuentran principalmente en las semillas y la piel de la uva. Estos protegen los capilares sanguíneos y la salud cardiovascular en general y son altamente antioxidantes.

  • Plátano

Además de las vitaminas, magnesio y potasio que contienen la piel de los plátanos, otro componente importantísimo, que se encuentra también en la pulpa, es el triptófano, un antidepresivo natural que mantiene los niveles de serotonina en el cerebro y mejoran el humor de las personas.

La peladura o cáscara del plátano tiene propiedades antibióticas, antifúngicas y enzimáticas. Se pueden comer crudas o bien cocidas, previamente lavadas. Incluso podemos usar su parte interna para blanquear nuestros dientes, frotándolas diariamente después del cepillado.

Lee también: 5 mejores frutas que aceleran la pérdida de peso de manera saludable

  • Piña

Es un excelente depurativo de la sangre, contiene bromelina, una enzima que puede ayudar a reducir la inflamación, especialmente en la nariz y los senos paranasales.

El agua o té resultante de la cocción de la cáscara de la piña es un excelente depurativo de la sangre con acción diurética y alivia inflamaciones. También es utilizada en dietas de reducción de peso.

piña piel haleysuzanne

 

Finalmente, ahora que ya lo sabes, evita desperdiciar las cáscaras de los alimentos e infórmate. Come las frutas y verduras que pueden ser consumidas con la cáscara.

  • Díaz Varela, J & López Lago, I & Merino, Fuencisla. (1996). La bromelina: una proteasa de interés comercial. Ciencia y Tecnología Alimentaria. 10.1080/11358129609487552.
  • Martín, A.R., Villegas, I., La Casa, C., y de la Lastra, C.A. (2004). Resveratrol, a polyphenol found in grapes, suppresses oxidative damage and stimulates apoptosis during early colonic inflammation in rats.
    Biochemical Pharmacology, 67, 1399-1410.
  • Liu J, Yu H, Ning X (2006) Effect of quercetin on chronic enhancement of spatial learning and memory of mice. Sci China
    C Life Sci 49:583-590.
  • Palomo G, Iván, Yuri S, José Antonio, Moore-Carrasco, Rodrigo, Quilodrán P, Álvaro, & Neira E, Amalia. (2010). EL CONSUMO DE MANZANAS CONTRIBUYE A PREVENIR EL DESARROLLO DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES Y CÁNCER: ANTECEDENTES EPIDEMIOLÓGICOS Y MECANISMOS DE ACCIÓN. Revista chilena de nutrición37(3), 377-385.