¿Por qué deberíamos apagar el router wifi por las noches?

La contaminación electromagnética podría provocar importantes problemas de salud. De ahí que se recomiende restringir su uso. Por ejemplo, podríamos apagar el wifi cuando no lo estemos usando para conectarnos a la red.

Las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo. Es difícil hacerse una idea del alcance de las posibilidades que su desarrollo continuo abre a diario.

Una de las que más impacto ha tenido en nuestras vidas es la conexión inalámbrica a internet. Es algo que hoy en día se ha vuelto esencial. Y es que, ciertamente, permite acceder a muchas otras herramientas de gran utilidad.

El wifi se ha vuelto indispensable en hogares, lugares de trabajo, centros educativos y otros muchos espacios. En ellos, se invita a mantener la conectividad para aprovechar las oportunidades que ofrece la web.

No obstante, hay algunas desventajas que muchos desconocen y que podrían estar influyendo en la salud. Expertos lo catalogan como el “enemigo silencioso” y su principal argumento son los niveles de radiación que emite.

En este artículo, queremos informarte en detalle acerca de cuáles son sus peligros. Te contaremos también qué puedes hacer para reducir al máximo sus riesgos.

Los peligros ocultos de la tecnología wifi

Router-wifi2

La tecnología llegó para quedarse

Se han divulgado muchos documentos sobre los peligros de la radiación que emiten los dispositivos móviles y demás aparatos. Sin embargo, aún son muchos los que lo ignoran o no acaban de tomar conciencia de ello.

Es verdad que hace ya varias décadas que la tecnología llegó para quedarse. No obstante, se necesita mucho más tiempo para comprender con exactitud la influencia que tiene en el organismo humano.

Investigaciones recientes lo aseguran

Se han hecho varias investigaciones científicas acerca del impacto de las ondas electromagnéticas sobre la actividad cerebral. Hay pruebas que sugieren que está relacionada con la aparición del cáncer y otro tipo de enfermedades difíciles de tratar.

salud cerebral

En un informe de acceso público conocido como Bioiniciative, se repasan cerca de dos mil investigaciones internacionales. Estas relacionan la exposición prolongada a las radiaciones electromagnéticas con ciertos tumores.

Según los expertos, podrían ser una causa de episodios continuos de cefaleas, hiperactividad y mala calidad de sueño. De hecho, quienes trabajan con este tipo de equipos tienen estrictas recomendaciones de seguridad. El fin de tales medidas no es otro que reducir los efectos negativos de la radiación sobre el cuerpo.

La preocupación crece por la exposición de la población infantil a las radiaciones eletromagnéticas. Son ellos los más susceptibles a los daños, porque están en pleno proceso de crecimiento.

Así, países como Inglaterra, Francia y Suecia ya empezaron a retirar el wifi de escuelas, museos, bibliotecas y otros lugares públicos. La finalidad es regular el consumo de esta tecnología y buscar otros sistemas que permitan disfrutar de la web a través de conexiones eléctricas.

Medidas que tomar para reducir el impacto negativo del wifi

Con el objetivo de reducir los impactos negativos de esta tecnología, existen varias medidas que se pueden adoptar:

  • Apaga el router durante la noche o cuando nadie esté utilizando la conectividad.
  • Si el dispositivo se encuentra ubicado en la cocina o el dormitorio, trata de trasladarlo lo antes posible a otro lugar menos frecuentado.
  • Averigua sobre la instalación de red por cable, incluyendo la de telefonía. Aunque los teléfonos inalámbricos son más cómodos, su radiación también tiene efectos dañinos.
  • Utiliza los dispositivos móviles y computadoras solo en determinado tiempo. Asimismo, evita tenerlos en tu habitación.
  • Disfruta más tiempo al aire libre, realiza ejercicio y lee los impresos en papel en lugar de los digitales.
Cerebro-joven

Hasta el momento, no existe ningún sistema de control fiable que permita a los consumidores saber los peligros a los que están expuestos. Para colmo, la contaminación electromagnética está creciendo a pasos agigantados en poco tiempo. Y, se desconoce cuán grandes serán sus niveles entonces.

En Japón y Estados Unidos, ya se está intentando desarrollar otro tipo de tecnología móvil que no implique el uso de ondas electromagnéticas. Han tenido que pasar 30 años para que se alertase sobre los efectos de estos aparatos en el cuerpo humano.

No se debe ignorar la sobreexposición a estos dispositivos. Aparentemente, no podamos hacer mucho. No obstante, como ya has visto, sí podemos tomar nuestras propias medidas para hacer que sea menor su impacto.

En conclusión, como consumidores de este tipo de tecnologías debemos ser más precavidos y responsables al momento de utilizarla. A pesar de que con esta podemos realizar miles de cosas todos los días, no se debe olvidar sus consecuencias para la salud.

  • D’ Adamo, O. J. (2007). Medios de comunicación y opinión pública. Madrid: McGraw-Hill Interamericana.
  • Noelle Neuman, E. (2003). La espiral del silencio: opinión pública, nuestra piel social. Trad. Javier Ruiz Calderón. Barcelona: Paidós.
  • Torres Monreal, S. (2001): "Sistemas alternativos de comunicación. Manual de comunicación alternativa y aumentativa: Sistemas y estrategias". Málaga: Algibe.