Por qué deberías sanar el intestino si quieres mejorar la piel

Daniela Echeverri Castro · 6 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 4 marzo, 2019
La salud interna se refleja externamente. Alimentate bien y acude a tú médico de confianza para chequearte de forma frecuente.

La piel es nuestro órgano más extenso y, además de hacer parte de nuestra belleza física, también cumple una función muy importante en nuestra salud. Día tras día buscamos mejorar la piel, ya que está expuesta a una gran cantidad de factores que la pueden alterar provocándole problemas como:

Tal y como ocurre con el cabello y las uñas, la piel puede alterarse cuando algo no está del todo bien en el organismo. La mayoría de problemas cutáneos se pueden solucionar mediante la utilización de diferentes productos tópicos. En ocasiones, esto no es suficiente, ya que la causa del problema podría ser a nivel interno.

¿Qué tiene que ver el intestino con la piel?

Intestino permeable

En la búsqueda por solucionar los problemas de la piel casi siempre recurrimos a la utilización de:

  • Jabones.
  • Cremas.
  • Geles.
  • Lociones.
  • Píldoras.
  • Entre otros productos que nos ofrece el mercado para mejorar su aspecto.

Sin embargo, en muchos casos estos productos solo funcionan momentáneamente y la persona vuelve a tener problemas con su piel en cuestión de días.

Te puede interesar también: 7 enemigos de la salud de la piel que sueles ignorar

¿Qué puede estar pasando?

Cuando parece no haber una solución para los problemas cutáneos, muchas personas no tienen en cuenta que la salud interna del organismo tiene mucho que ver con los problema en la piel. Un cuerpo que acumula toxinas y que no funciona adecuadamente causa alteraciones en la piel. Estas aparecen como una señal de que algo no está del todo bien a nivel interno.

El intestino es uno de esos órganos ampliamente relacionado con la salud de la piel. Si bien el sistema intestinal afecta la salud cerebral, también hay investigaciones que están examinando el eje intestino-piel y cómo la salud de la flora microbiana normal está asociada con la apariencia de la piel.

Se ha encontrado que el estrés y la inflamación intestinal pueden llegar a comprometer la función protectora de la epidermis (capa externa de la piel). Cuando algo así ocurre, la piel produce menos péptidos antimicrobianos y esto abre paso a la inflamación e infección de la piel.

Un estudio tomó los datos de 113 pacientes con rosácea y determinó que un 46% de estas personas tenían sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado. Además, se observó que al actuar sobre esta afección intestinal, se lograba prácticamente el retroceso completo de las lesiones cutáneas.

Curar el intestino para mejorar la salud de la piel

piel-sana-y-saludable2

Cada persona es diferente y no en todos los casos los problemas de la piel se deben a enfermedades intestinales. En este sentido, es imprescindible consultar al médico. Este te ayudará a explorar si existe algún tipo de problema intestinal o si hay otra razón para los problemas en la piel.

Si efectivamente estás teniendo problemas intestinales, existen algunos remedios naturales que pueden ayudar a mejorar tu salud.

Ver también: Cuidados de la piel en bebés

Toma nota

  • Hortalizas fermentadas. El chucrut y el kimchi son grandes formas de proporcionarle a tu intestino probióticos para restablecer la flora intestinal.
  • Kéfir: Una de las mejores bebidas para tu intestino es el kéfir. Este producto lácteo fermentado es también rico en probióticos que podrían mejorar tu salud intestinal en muy poco tiempo.

  • Aceite de hígado de bacalao fermentado. Aunque algunas personas lo detestan por su desagradable olor, lo cierto es que este alimento es rico en vitaminas A y D y en ácidos grasos omega 3. Puede ser un suplemento interesante en casos de enfermedad inflamatoria intestinal, en la que el déficit de vitamina D es frecuente.
  • Aceite de coco. Además de sus diversas aplicaciones en cosmética, industria y alimentación, existe cierta evidencia que sostiene que el aceite de coco puede disminuir la gravedad del eccema en niños.

La salud interna se ve reflejada en nuestra apariencia externa. Recuerda acudir a un médico para que te diagnostique de forma conrreta cualquier tipo de afección. Cuida tu alimentación y realiza ejercicio regular, estos son dos hábitos que hacen grandes aportes a la salud en general.

  • Nestle, F. O., Di Meglio, P., Qin, J. Z., & Nickoloff, B. J. (2009). Skin immune sentinels in health and disease. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri2622
  • Pappas, A. (2015). Lipids and skin health. Lipids and Skin Health. https://doi.org/10.1007/978-3-319-09943-9
  • Byrd, A. L., Belkaid, Y., & Segre, J. A. (2018). The human skin microbiome. Nature Reviews Microbiology. https://doi.org/10.1038/nrmicro.2017.157
  • Martín de Carpi, J., Chávez, K., Vicente, M. A., González, M. A., Vilar, P., Vila V. et al. (2009). Manifestaciones cutáneas de la enfermedad inflamatoria intestinal. Anales de Pediatría, 70(6), 570-577. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2009.03.007
  • Bowe, W., Patel, N. & Logan, A. C. (2013). Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis: From anecdote to translational medicine. Beneficial Microbes, 5(2), 185-199. https://doi.org/10.3920/BM2012.0060
  • Chen, Y., & Lyga, J. (2014). Brain-skin connection: stress, inflammation and skin aging. Inflammation & Allergy Drug Targets13(3), 177–190. https://doi.org/10.2174/1871528113666140522104422
  • Parodi, A., Paolino, S., Greco, A., Drago, F., Mansi, C., Rebora, A. et al. (2008). Small Intestinal Bacterial Overgrowth in Rosacea: Clinical Effectiveness of Its Eradication. Clinical Gastroenterology and Hepatology, 6(7), 759-764. https://doi.org/10.1016/j.cgh.2008.02.054
  • Barona, M. I., Orozco, B., Motta, A., Meléndez, E., Rojas, R. F., Pabón, J. G. y Balcázar, L. F. (2015). Rosácea: actualización. Piel, 30(8), 485-502. https://doi.org/10.1016/j.piel.2015.02.010
  • Lee, Y. & Chang, H. C. (2008). Isolation and characterization of Kimchi lactic acid bacteria showing anti-Helicobacter pylori activity. Korean Journal of Microbiology and Biotechnology, 36(2), 106-114.
  • Sadeghian, M., Saneei, P., Siassi, F. & Esmaillzadeh, A. (2016). Vitamin D status in relation to Crohn's disease: Meta-analysis of observational studies. Nutrition, 32(5), 505-514. https://doi.org/10.1016/j.nut.2015.11.008