¿Qué debo hacer si creo que mi matrimonio ha acabado?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 17 febrero, 2019
Laura Matos · 18 mayo, 2018 · Última actualización: 17 febrero, 2019 17 febrero, 2019
Las relaciones de pareja son complejas y el compromiso, el respeto o la confianza son factores fundamentales.

Cada persona es única, y del mismo modo, las relaciones que mantiene con los demás, también son únicas. De este modo, no es bueno comparar las diferentes situaciones y circunstancias que cada uno puede vivir. Aunque en ciertos aspectos, se pueden encontrar generalidades a tener en cuenta.

Los motivos que pueden llevar a un matrimonio a tomar la decisión de finalizar el mismo son muy amplias. Sin embargo, el motivo que sirve de base suele ser la falta de compatibilidad, la falta de ilusión. En algunos casos, motivos como la violencia de género o situaciones de mayor gravedad también llevan a esta situación.

Las relaciones de pareja son complejas y el compromiso, el respeto o la confianza son factores fundamentales. Cuando estos desaparecen, o nunca han existido, es muy posible que tampoco exista la ilusión de luchar por la relación.

De este modo, en determinadas circunstancias es importante velar por la propia felicidad, plantearse un futuro alternativo. Las relaciones no siempre tienen por qué ser eternas. Ahora bien, enfrentarse a una separación también puede ser un reto. A continuación desarrollamos algunas ideas para poder afrontarlo.

señales tempranas de divorcio

¿Qué debo hacer si creo que mi matrimonio ha acabado?

Suele decirse que el proceso de enamoramiento, a nivel biológico, dura entre dos y tres años. Teóricamente, una vez que ha pasado el mismo, fisiológicamente, se puede dejar de desear a niveles tan altos a la pareja.

Aunque muchas parejas con el tiempo aprenden a crecer juntas, no todas tienen por qué seguir el mismo camino. Es posible renovarse, madurar junto a la otra persona, avanzar en la relación y descubrir nuevas formas de amar. O bien, si no se es capaz de encontrar nuevos caminos dentro de la relación, tal vez sea bueno plantearse romper con la misma.

Cuando una persona se ve en esta situación, puede ser bueno conversar sobre el tema con la pareja, si es posible, antes de decidir algo definitivamente. Invítala a un lugar donde cuenten con privacidad y ambos puedan intercambiar cómo se ha visto perjudicada la relación.

Del mismo modo, un especialista también puede guiar a la pareja a atravesar de una manera positiva y productiva el proceso por el que tengas que pasar, sea cual sea el camino que se elija.

Descubre: ¿Es posible encontrar a la pareja ideal?

Señales de que mi matrimonio se ha acabado

El analizar la pareja, el comportamiento, el ánimo de cada uno, puede ayudar a tomar una decisión. En algunos casos, tan solo un problema es suficiente para determinar la ruptura. En otros casos, la lucha por renovar la relación puede ser más dura.

Es positivo evaluar si existen algunos de estos indicadores en la relación. Varios ejemplos son;

  • Falta de comunicación o ausencia de deseo sexual.
  • Irrespeto, falta de compromiso.
  • Falta de ganas de pasar tiempo juntos, discusiones.
  • Indiferencia ante la infidelidad.

Si no hay amor, compromiso, pasión, confianza y respeto puede que sea hora de tomar medidas. De lo contrario, se cae en un autoengaño que lo único que finalmente puede lograr es prorrogar el sufrimiento y la zozobra de ambas personas.

Divorcio.

Cómo afrontar que mi matrimonio se ha acabado

Los matrimonios pasan vicisitudes que pueden acabar con ellos o hacerlos más robustos. Si finalmente se concluye en que lo mejor para la propia vida y felicidad es la ruptura, es bueno saber también cómo afrontar el proceso.

En muchos casos, una muy buena opción será acudir a un especialista. En concreto si el proceso resulta muy doloroso, se está sufriendo, o la persona se encuentra perdida o sola. Un experto puede ayudar a la persona a encontrar un camino para superar el dolor.

Además, es importante tener en cuenta que uno de los pasos más importantes a seguir será trabajar la propia autoestima

Bien sea con la ayuda de un especialista, amigos o lecturas de temas relacionados, aprender a disfrutar la soledad será lo más positivo. Descubrir cómo quererse a uno mismo, en la majestuosidad que solo la misma persona puede proporcionarse.

Del mismo modo, hay que entender que no es necesario en ningún momento dar explicaciones ni preocuparse por lo que opine la gente sobre la decisión que estás tomando. Como se ha mencionado inicialmente, cada persona es un mundo, ninguna experiencia o relación es comparable a otra. Cada uno vive su vida a su manera.

Finalmente, hay que salir, activarse, retomar actividades que interesen a la persona. Recordar que no se está en el mundo para sufrir. Solo en las manos de uno mismo está conseguir una buena salud emocional. En todo momento, se debe priorizar la felicidad.

  • Amato, P. R. (2010). Research on divorce: Continuing trends and new developments. Journal of Marriage and Family. https://doi.org/10.1111/j.1741-3737.2010.00723.x
  • Kennedy, S., & Ruggles, S. (2014). Breaking Up Is Hard to Count: The Rise of Divorce in the United States, 1980-2010. Demography. https://doi.org/10.1007/s13524-013-0270-9
  • Satlow, M. L. (2010). Marriage and divorce. In The Oxford Handbook of Jewish Daily Life in Roman Palestine. https://doi.org/10.1093/oxfordhb/9780199216437.013.0019
  • Amato, P. R., & Cheadle, J. (2005). The long reach of divorce: Divorce and child well-being across three generations. Journal of Marriage and Family. https://doi.org/10.1111/j.0022-2445.2005.00014.x