Decoración de bodas: 10 tips

8 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Aunque hay algunos consejos generales a los que debemos adaptarnos en la decoración de la boda, lo cierto es que los pequeños detalles son los que marcarán la diferencia y pondrán el sello personal de los novios.

Uno de los temas de los que más se habla en las reuniones es la decoración de bodas. Esta viene a ser un reflejo de los gustos de la pareja y del tipo de reunión que han decidido compartir con los suyos. Y cabe destacar que, dentro de los preparativos, tiene su propia importancia.

Hay que dedicarle suficiente tiempo a su planificación para que, al final, el resultado sea satisfactorio. Por otra parte, es conveniente que ambos novios expresen sus ideas y participen activamente en cada una de las fases de la planificación.

Aunque hay personas que no le dan importancia a la decoración, es importante que la pareja pueda expresar su opinión y colabore con el otro, para evitar que uno solo asuma toda la responsabilidad.

10 tips para la decoración de bodas que todos deben seguir

Más allá de los adornos florales, velas o demás elementos que se utilizan para la decoración de bodas, estos tips marcarán la diferencia a la hora de decorar.

1. No minimizar su importancia

Decoración de bodas

La decoración de la boda no debe dejarse para el final. De hecho, todos los detalles tienen que prepararse con anticipación para poder probarlos. De esta manera si, de pronto, no quedan tan bien como lo imaginaban con las luces o el resto del salón, hay tiempo para arreglos.

2. Elegir el estilo

Toda la decoración de bodas ha de estar al mismo nivel que el resto de los elementos que la componen. En especial, tiene que ser del agrado de los novios, ya que son ellos quienes tienen que sentirse identificados.

Los colores, los adornos, los modelos y la distribución se definen por los protagonistas. Si bien muchos salones cuentan ya con sus propios recursos, sirven como base. Siempre hay que aclarar, desde el principio, lo que se busca y cómo lo desean.

Descubre: 7 inspiraciones para la boda de tus sueños

3. Menos es más

Muchas veces, ver tantos motivos bellos confunde y se cae en el error de colocar todo lo que encuentran. No obstante, hay que recordar que la decoración de bodas es un detalle importante, pero no debe opacar a los propios protagonistas.

Tampoco es cuestión de hacer del lugar un muestrario de elementos decorativos. Mucho menos que la cantidad de objetos interrumpa los libres movimientos de cualquier invitado. Quizá, estar rodeados de tantos elementos lujosos genera el miedo de romper algo y arruinar el evento.

4. Contextualizar la decoración de bodas

Según sea la estación del año en que se realice la ceremonia es posible crear la decoración. Incorporar algunas cuestiones temáticas es original y divertido cuando el entorno lo permite.

De esta manera, algunos se atreven a echar mano a los diferentes matices de colores naturales o a utilizar espacios al aire libre. Es importante que todo, desde la llegada a la zona hasta los interiores, mantenga el equilibrio.

5. La iluminación cuenta

flores

Quizá, han visto en revistas o un conocido les aconsejo acerca de algún detalle que vieron en una ocasión y les gustó. Sea como sea, siempre tienen que hacer una prueba con las luces del salón. No podemos pasar por alto que los efectos visuales de los objetos cambian según la luz que los refracte.

Jugar con diversos elementos como lámparas colgantes, candelabros o velas siempre es de buen gusto. Además, en el mercado encontramos creaciones luminosas muy originales para adaptar a todos los estilos.

6. Destinar un presupuesto

Es importante tener claro el dinero que se destinará a la decoración de bodas para negociar con los proveedores. Asimismo, hay muchas ideas económicas que se realizan manualmente reciclando objetos.

Además, acordar desde el inicio cuánto y en qué gastar permite una mejor organización. Asimismo, lo ideal es llevar un papel con las anotaciones de lo que desean y los costos.

Lee este artículo: La organización de la boda puede afectar nuestra salud

7. No perder la calma

El casamiento es uno de los mejores momentos de las personas y los preparativos no tienen que ser causa de estrés. Disfrutar del armado de cada factor de la boda es primordial, por lo que hay que mantener la calma.

  • Si algo se torna complicado o provoca un malestar en el ánimo, se recomienda dejarlo a un lado y buscar otra alternativa.

Conclusión

La decoración de la boda es la primera imagen que se llevan los invitados a la fiesta, pero no lo es todo. Cada detalle es relevante e impactante, pero  lo principal son los novios y su amor.

Estar juntos y atentos a cada paso de la organización es la base para que todo salga bien. Sobre todo, para que se vea con el estilo fiel de la pareja y su manera de ir por el mundo.