Conoce las decoraciones para bodas en tendencia

A continuación te presentamos las decoraciones para bodas que están actualmente en tendencia y que son, sencillamente, espectaculares. ¡Descúbrelas!

Los distintos tipos de decoración para bodas han evolucionado con el paso del tiempo y, a pesar de que son un reflejo de las preferencias de la feliz pareja, hoy en día también son una forma de expresar a los invitados cuál es su estilo propio. En el 2018 lo que es más importante es llevar el regocijo a través del color. A continuación comentaremos esto con más detalle.

La alegría dice “presente” en las decoraciones para bodas

La tendencia decorativa actual se basa en el uso del color “ultravioleta” en combinación con el lila y ciertos tonos pastel (como el rosa y algunos anaranjados) en los eventos diurnos. Mientras que, en los eventos nocturnos se combina el ultravioleta con blanco, metálicos como el plateado o el dorado y, en los casos más osados, algunos tonos de azul oscuro. Esto nos indica que lo más in será arriesgarse a agregar color para transmitir alegría y personalidad.

Entonces, este año, desde el ramo de flores de la novia hasta los centros de mesa deberán ser coloridos y vibrantes, lo cual contrastará radicalmente con la tendencia decorativa clásica, que prefería los tonos neutros y los metálicos. La incorporación de color busca transmitir cierto desenfado y espontaneidad para generar un ambiente mucho más auténtico y, sobre todo, agradable.

Lee también: 7 ideas para celebrar su primer aniversario de bodas

Centro de mesa colorido para bodas.

Espontaneidad, romance y magia

Ojo, hay que aclarar que el hecho de que se incorpore más color a la decoración para bodas no quiere decir que se vaya a convertir la celebración en un carnaval. Los toques de color, aunque sean intensos, no perturbarán el balance visual. Un buen ejemplo de ello se podrá evidenciar en las bodas en las que se coloquen centros de mesa florales pequeños, pero muy coloridos (en naranja, amarillo, violeta y morado) sobre un fondo dorado, beige o blanco.

Otra buena forma de incorporar el colorido, sin perder la sutileza y la elegancia, puede hacerse a través de detalles como, por ejemplo, las invitaciones, los menús, las servilletas y los recuerdos de la boda (no todos a la vez).

Los “excesos” no quedarán del todo out. De hecho, las parejas que decidan celebrar su boda al aire libre podrán recurrir al estilo bohemio en la decoración de superficies planas (como la mesa de obsequios, por ejemplo) y añadir guirnaldas marroquíes para hacer el ambiente mucho más romántico y mágico al caer la tarde. En definitiva, no faltarán opciones que se adapten a todos los gustos porque este año se despide de la rigidez del concepto tradicional.

Elementos en tendencia

Ahora, ¿qué elementos debe tener una decoración para bodas este año? Destacan especialmente dos: los detalles en acuarela y las llamadas tartas de “lienzo”. Con ambos, lo que se busca es conservar el aire de refinamiento pero con una presentación fresca y atractiva. Las acuarelas podrán incluirse en los accesorios textiles, la papelería o, incluso, en una pequeña exposición de pinturas.

Y serán válidas tanto las presentaciones abstractas como las más definidas (la hoja de una planta, un paisaje, un retrato de los novios, la silueta de un palacio, etcétera). Y lo mejor es que las acuarelas quedarán perfectas gracias al toque fenomenal que pondrá la tarta de lienzo, ya que independientemente de su tamaño, forma o color, lo impresionante vendrá a ser la ilusión de cierta textura.

Ver también: ¿Por qué decidimos casarnos?

La tarta en las decoraciones para bodas

Como ya hemos señalado, este año es el auge de las tartas de lienzo. Lucen espectaculares porque imitan diversos estilos de pintura (sobre lienzo, por supuesto) y no incluyen accesorios tales como las típicas figuras de los novios u otros adornos, ya que por sí mismas son lo suficientemente llamativas.

Algunas crean la ilusión de que están hechas de agua y color, con lo cual darán la sensación de ser muy suaves y delicadas, mientras que otras parecerán que tienen relieves y texturas, aunque en realidad sean completamente lisas.

Por otra parte, las tartas podrán tener hasta tres niveles de altura, pero, en definitiva, no tendrán protagonismo en tamaño grande. Se preferirán los tamaños medianos y pequeños, con acompañamientos como muffins, cupcakes y afines. Y en lo que respecta al sabor, el chocolate seguirá siendo el predilecto.

Tarta con textura para bodas.

Rincones y luces

Las decoraciones para bodas también admitirán la creación de “rincones” o “mini ambientes” dentro del espacio donde se celebre el evento. Bien sea al aire libre o en interiores, se buscará crear varios lugares, en vez de en un solo sitio, en el que generalmente se encuentran los novios. La finalidad de estos rincones es cuidar el espacio completo y aprovecharlo al máximo para que los invitados se sientan a gusto y puedan circular por distintos lugares sin sentir que se apartan de la celebración.

También se recurrirá al uso de las guirnaldas y borlas de luces para enriquecer el ambiente con luz y, sobre todo, encanto. No será necesario hacer grandes inversiones en el tipo de guirnaldas, pero sí será imprescindible distribuirlas de una manera acertada para que luzcan magníficas y hagan que las fotografías queden aún más hermosas.