¿Cómo decorar tu habitación para descansar mejor?

Si deseas descansar mejor en tu dormitorio, no dejes de tomar nota de los consejos que te damos a continuación. El dormir bien cada noche es esencial para que tengamos una salud fuerte.
Si eres de las personas a las que les encanta dormir, valorarás que un buen descanso y reposo por las noches es de lo más reconfortante que podemos experimentar en este mundo.

Dormir es uno de los mejores placeres de la vida. Y hacerlo en una cama de buena calidad y en un dormitorio bien adecuado para el descanso es la clave de nuestro éxito.

A día de hoy, existen diferentes modalidades de dormitorios, de casas y hogares. En cualquier caso, el dormitorio es el espacio dedicado fundamentalmente para el descanso.

A pesar de que cada persona tiene su propia personalidad y gusto por la decoración, en este artículo queremos darte las claves para que tu dormitorio esté bien acondicionado y así puedas descansar plácidamente.

Son los factores externos los que pueden hacer que se nos perturbe el sueño y no podamos descansar bien. Presta atención para tener en cuenta los posibles cambios que debas de hacer de aquí en adelante.

 

¿Cómo decorar tu dormitorio para descansar correctamente?

A continuación te contamos en qué detalles son en los que te tienes que fijar para descansar mejor:

1.- Selección correcta de los colores

Los colores pueden ser en muchas ocasiones reflejos de nuestra personalidad y gustos. Por eso, tenemos que tener mucha consideración en elegir bien las tonalidades de nuestro dormitorio.

  • Busca colores suaves y cálidos. Estos ayudan a relajar nuestro sistema. Busca tonalidades de colores arenas, marfiles o amarillos claros. También puedes elegir el azul como una buena opción.
  • Haz que los muebles vayan acorde con la cama que has elegido.
  • Evita la mezcla de colores y de demasiadas texturas, busca armonía en armarios, muebles, cortinas y cojines. Todo se convierte en un todo que debe tener concordancia.

2.- Ubicación de la cama

Uno de los aspectos más importantes es la colocación de la cama. Lo ideal es poner el cabecero en la pared donde se puedan visualizar las ventanas y las puertas, que quedarán a los laterales de esta.

Por el contrario, no se recomienda colocar la cama justo delante de las ventanas principales de la habitación. Por otro lado, si la pared donde colocamos el cabecero de la cama tiene contacto con aparatos eléctricos, es recomendable aislarla.

3.- Iluminación

La iluminación es clave para conseguir una calidez especial. Busca diferentes tipos de luz para darle un toque especial y bonito a la habitación.

  • Luz ambiente: tiene que ser directa pero muy suave para que no sea molesta. Colócalas en las mesitas de noche o en la pared a una altura cómoda.
  • Luz de techo: se encarga de iluminar por completo el dormitorio. Puedes rebajar su intensidad enfocando las lámparas al techo o a zonas de la pared y muebles.
  • Luz concreta: es la luz que se encarga de iluminar algo que queramos destacar, ya sea los libros, un cuadro o un póster.

3.- Dormitorio organizado

El orden produce placer y descanso visual. Intenta organizar de la mejor manera tu dormitorio. Mantén un patrón y ten una rutina para que sea más fácil organizarte.

  • Puedes comprar un canapé para guardar tus cosas de manera más ordenada y sin que estén a la vista.
  • Respeta las zonas de paso y no las obstruyas con ropa, zapatos u otras cosas.
  • Coloca el armario en una esquina alejada de la puerta.
  • No escojas mobiliario muy grande o que ocupe mucho espacio.
Existen muchas formas de decorar una habitación.

4.- Accesorios a tu gusto

Sé leal a tu personalidad, una vez sabido tu estilo o lo que quieres transmitir con tu habitación puedes comprar accesorios para que todo esté en armonía.

Aportan belleza, color y frescura. Si buscas ser minimalista no recargues la habitación; si por el contrario buscas algo más llamativo, dota de colores tus paredes y cortinas.

5.- Alfombras de felpa

Es cierto que los tejidos dan a las habitaciones un toque acogedor. Es como si arroparan el suelo y lo hiciera más cálido.

Las alfombras pueden ser suaves, de terciopelo, de material sintético o hechas por ti mismo. Eso si, intenta que los colores combinen con la colcha, las cortinas y los cojines; así todo tendrá un aspecto más organizado.

6.- Cortinas oscuras y persianas

Si lo que buscas es dormir más horas y la luz del sol te molesta, no tienes que pensarlo más, coloca cortinas opacas o persianas.

Aconsejamos las cortinas de color oscuro, por ejemplo negras, azul marino, gris plomo o burdeos. Y si estos colores no pegan con los de tu dormitorio, puedes combinar colores oscuros y claros para tener el efecto deseado.

7.- Ventilador de techo

Ya sea para invierno o verano, un ventilador puede salvarnos de un apuro. Los cambios de temperatura pueden hacer que nos cueste coger el sueño.

Lo mejor son los ventiladores de techo, pues son prácticos, no hacen ruido y, además, en sí mismos son decorativos. Gracias a sus velocidades que se pueden regular puedes adaptar la fuerza para cada momento del día.

8.- Elementos decorativos relajantes

Encontramos muchos elementos decorativos bonitos, pequeños y de todas las clases. Puedes decorar la habitación con velas aromáticas, barritas de incienso, aceites esenciales o vapor de olores relajantes.

Todo esto hace que nuestra mente se despeje, se tranquilice y esté propensa para descansar adecuadamente durante toda la noche.

9.- Evita los electrodomésticos en el dormitorio

Aunque no nos demos cuenta, los electrodomésticos pueden provocar que no descansemos correctamente.

De forma habitual, los aparatos electrónicos desprenden calor, ondas y emiten sonidos que pueden molestarnos sin nosotros percibirlo.

Por otro lado, muchos estudios afirman que tener un televisor en la habitación hace que nos desconcentremos y no logremos descansar, al igual que estar mucho rato con nuestros móviles o con el portátil.

Una buena decoración puede contribuir a descansar mejor.

10.- La calidad de la cama

Aunque suene muy lógico, se descansará mejor en una cama grande y con un colchón bueno. A día de hoy encontramos ofertas de camas de muy buena calidad y con precios muy ajustados y correctos.

No hay excusa para no tener una en casa. Hay muchos modelos entre los que podemos elegir; lo mejor es que te acerques a una tienda y escojas el que mejor se adapte a tu cuerpo y a tus necesidades.

11.- Intenta que tu cuarto sea simétrico

Si te acabas de mudar, intenta coger una habitación cuadrada, ya que estas son mejores para descansar con total tranquilidad.

Cuando un espacio no está en consonancia y tiene vigas o columnas en medio, puede que la carga energética caiga e incida en nuestra cama. Por ello, es mejor mantener las camas alejadas de estos elementos.

Además, cuanto más grande sea el dormitorio, mejor será para que nosotros podamos dormir relajados y tranquilos.

Como puedes comprobar estas son las ideas que puedes llevar a cabo en tu cuarto para mejorar la comodidad y, por lo tanto, descansar de la mejor manera posible.

Son ideas sencillas, divertidas y fáciles de realizar. Dale un toque diferente a tu habitación pero siempre teniendo como objetivo final el buen reposo.