¿Cómo afecta la deficiencia de vitamina D a tu cuerpo?

3 marzo, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
La vitamina D es esencial para nuestro organismo, pero hay que tener cuidado con los suplementos, ya que un exceso podría ser perjudicial para la salud.

Las vitaminas son sumamente importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Cuando hay carencia de alguna de ellas nuestro organismo se resiente. En este caso, vamos hablar de la deficiencia de vitamina D y cómo nos afecta.

La vitamina D o calciferol se sintetiza en su mayor parte a través de la piel. Su deficiencia suele ser asintomática, de hecho, es muy común. Sin embargo, es importante tener unos buenos niveles de esta vitamina, ya que participa de manera decisiva en muchos procesos fisiológicos.

Por qué es tan importante la vitamina D

Esta vitamina es esencial en la absorción de calcio y fósforo. Por ello, una deficiencia de vitamina D puede elevar el riesgo de sufrir osteoporosis o fracturas. También es buena para el correcto funcionamiento de las articulaciones y del sistema nervioso.

En los últimos años se ha podido determinar el papel de esta vitamina en múltiples procesos fisiológicos, especialmente relacionados con el sistema inmune.

Por otro lado, resulta clave en la prevención de enfermedades crónicas asociadas a la inflamación. De acuerdo con una investigación publicada en el Journal of the American Medical Association, la vitamina D podría ser clave para reducir el riesgo de esclerosis múltiple.

En cuanto a los síntomas de deficiencia, no siempre los hay. Sin embargo, conviene estar atento a la pérdida del apetito, náuseas y vómitos, seguidos de debilidad, nerviosismo e hipertensión arterial. A veces también podría aparecer cansancio, debilidad muscular y dolor de espalda.

Cómo obtener vitamina D

El tratamiento debe estar indicado siempre por un médico. De cualquier manera, a continuación te explicamos algunos factores que serían de ayuda:

Pareja practicando deporte.

El sol es esencial para sintetizar la vitamina D. Por ello conviene exponerse a él, siempre en horarios donde su incidencia sea muy elevada y con una buena protección solar. Hacer deporte o pasear son una buena manera de conseguir esa dosis de esta vitamina tan necesaria.

Asimismo, la podemos obtener a través de los alimentos y en forma de suplementos. Pero estando siempre atentos de no abusar la dosis diaria recomendada, así como la deficiencia causa daños, lo mismo produce un exceso.

Los alimentos en los cuales podemos encontrar esta vitamina son pescados, leche y mantequilla, yema de huevo, atún y sardina, hígado, cereales y queso.

Lee también: ¿Qué alimentos tienen mayor porcentaje de vitaminas?

Esta vitamina se acumula en el organismo en forma de reserva. Junto con la vitamina K, la cual es necesaria para la coagulación de la sangre, son las dos vitaminas que se pueden producir en nuestro cuerpo, las demás deben ser provistas por la alimentación o suplementos indicados por su médico.

La vitamina K se puede conseguir en hortalizas de hojas verdes, brócoli, coliflor, repollo, pescados, hígado, carne de res, cereales y huevos.

Qué provoca la deficiencia de vitamina D

Cuando el aporte de vitamina D al organismo es insuficiente, pueden aparecer problemas de muy diversa índole, o elevarse el riesgo de sufrir enfermedades graves. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • Deformaciones óseas en niños pequeños.
  • Caries dentales.
  • Raquitismo: produce huesos débiles en los niños.
  • Osteoporosis: debilita los huesos, el enfermo es más propenso a las fracturas.
  • Cáncer de mama, de colon y cáncer de próstata.
  • Inflamaciones del intestino.

Estilos de vida para evitar la deficiencia de vitamina D

Mujer con cansancio por deficiencia de vitamina D

Dadas las consecuencias de un déficit de vitaminas, es fundamental llevar una dieta saludable y variada. No solamente consumir un tipo de alimentos, la variedad hace que nuestro organismo pueda aprovechar los beneficios de cada uno para que actúen de manera sinérgica en el buen funcionamiento del cuerpo.

También es bueno aprovechar el buen tiempo para realizar actividades al aire libre. Un poco de ejercicio diario, aunque sea un pequeño paseo te puede ayudar a obtener la vitamina D que tu cuerpo necesita.

Y muy importante, recuerda siempre que es esencial consultar con un especialista. Tu cuerpo no es igual ni necesita las mismas cantidades o tipos de nutrientes que el de otra persona. Todos somos diferentes y necesitamos una dieta específica.

No te pierdas: 6 síntomas de la falta de vitaminas que pueden leerse en el rostro

Debes evitar, además, tomar suplementos de vitamina D sin control. La intoxicación por una ingesta excesiva puede tener graves consecuencias. Por ello, es conveniente que tomes solo cuando el médico te lo prescriba tras someterte a un análisis.

No lo dudes, invierte a partir de hoy en tu salud y proporciona a tu cuerpo la dosis necesaria de vitamina D para que pueda realizar todas sus funciones correctamente. Consulta con tu médico si necesitas un tratamiento específico para suplementar esta vitamina.

  • McKenna, M. J., & Murray, B. (2014). Vitamin D deficiency. In Endocrinology and Diabetes: A Problem-Oriented Approach. https://doi.org/10.1007/978-1-4614-8684-8_23
  • Judd, S. E., & Tangpricha, V. (2009). Vitamin D deficiency and risk for cardiovascular disease. In American Journal of the Medical Sciences. https://doi.org/10.1097/MAJ.0b013e3181aaee91
  • Pearce, S. H. S., & Cheetham, T. D. (2010). Diagnosis and management of vitamin D deficiency. BMJ (Online). https://doi.org/10.1136/bmj.b5664
  • Prentice, A. (2008). Vitamin D deficiency: A global perspective. In Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2008.00100.x